Cuentos de lo extraño – Robert Aickman

2
1466

Cuentos de lo extraño - Robert AickmanMás que apropiado es el título de este libro para definir la extrañeza y el estupor que causan en el lector los relatos que lo componen. Robert Aickman ofrece en estos Cuentos de lo extraño un surtido de historias desasosegantes, peculiares y sobrecogedoras que entroncan con el terror más clásico, pero que también hurgan de forma magistral en el subconsciente más oscuro. Además, la altura narrativa de los relatos es altísima: el estilo del inglés es refinado y sutil, con una sensualidad que rebosa energía y una capacidad para la descripción inusitada en cuentos de este jaez.

Las historias contenidas en Cuentos de lo extraño son, como imaginarán, inquietantes. Lo peculiar del caso es que, aunque puedan rastrearse ecos de la narrativa de terror más genuina (como en el caso de “Che gelida manina”), Aickman nos conduce por senderos que tienen más que ver con nuestra percepción: con la forma en la que nos relacionamos con el entorno y cómo éste nos coloca en situaciones increíbles y cruciales. Se puede hablar de terror psicológico, por supuesto, pero la extrañeza a la que alude el título va un poco más allá: no se trata tan sólo de que la mente de los personajes perciba cosas (reales o no), sino de que los elementos que sirven de escenario a las narraciones son en sí mismos piezas del engranaje narrativo. El miedo, de forma similar a Lovecraft, viene de la misma tierra, de la naturaleza, de la asunción de nuestra minúscula presencia en el universo.

Estas características se observan de manera muy palpable en “El vinoso ponto” y “En las entrañas del bosque”; en ambos relatos los personajes se encuentran (por circunstancias distintas, aunque igualmente azarosas) en entornos físicos ajenos a todo aquello que conocen. Grigg, el protagonista del primer cuento, llega a una diminuta isla mediterránea habitada por tres mujeres que afirman ser hechiceras y que actúan de manera peculiar: sucumbiendo a sus maneras, el hombre permanece en la isla hasta que la violación del territorio por parte de un extraño le obliga a regresar a la civilización. Por su parte, Margaret, protagonista de “En las entrañas del bosque”, llega hasta una residencia ubicada en los bosques suecos con la idea de descansar durante un par de días; allí descubre que los habitantes del sanatorio son insomnes y deambulan por los alrededores día y noche. Ese comportamiento hará mella en la mujer, que poco a poco va comprendiendo que esas personas guardan conocimientos que van más allá de lo esperado.

Tanto en una historia como en otro la naturaleza se convierte en el origen del miedo; un miedo que no tiene por qué ser destructivo o paralizador, sino que puede ayudar a entablar una relación más estrecha con el medio que nos rodea. Grigg es consciente de que sus anfitrionas en la isla, y la isla misma, no tienen nada de normal; sin embargo, su presencia allí le aporta serenidad, lucidez y bienestar: el elemento femenino que es la isla (y que se opone a la destrucción violenta que encarna el elemento masculino) le acoge como elegido, quizá para iniciar un renacimiento o tender lazos con una humanidad que se ha alejado de su origen telúrico. Todo ello no impide que el protagonista se sienta extraño y que todo lo que le rodea indique que hay algo mucho más allá de nuestra comprensión, imposible de aprehender. Y otro tanto le ocurre a Margaret: la comprensión a la que accede (o parece acceder; nunca olvidemos que la insinuación es perenne en estos cuentos) en el sanatorio sueco está más allá de lo humano, en un nivel que entroncaría con la naturaleza entendida como deidad.

Cuentos de lo extraño es un libro maravilloso en muchos sentidos: desde lo bello de su estilo (hay pasajes en “El vinoso Ponto” realmente deslumbrantes) hasta la sabiduría que se intuye en todos los relatos que lo componen. Robert Aickman ha sido, para el que esto escribe, un descubrimiento excelente que deparará horas y horas de buenas lecturas. Les animo a que lleguen a esta conclusión por sí mismos.

2 Comentarios

  1. ¡Qué sorpresa! Ni idea tenia que habían editado una de las antologías de relatos de Aickman en español. Conociendo la industria en este país, muy seguramente en tapa blanda y a precio de oro, pero nunca está de más saberlo…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here