Distorsiones – David Roas

3
1340

Distorsiones - David RoasCultivadores del género fantástico los habrá por docenas, pero que puedan plasmar la tenebrosidad de lo cotidiano dentro de ese universo imaginativo, seguro que algunos menos. David Roas es uno de estos últimos; un autor capaz de explorar el lado oscuro de nuestras acciones cotidianas aunando un refinado sentido del humor y un agudo olfato para la ironía. Adjetivos, lo sé, que se usan muy a menudo y cuya carga de significación se vacía, pero en este caso ambos se pueden aplicar con justicia.

Distorsiones es un título que nos da muchas pistas sobre lo que vamos a encontrar en estos relatos: visiones de la realidad que no se ajustan a nuestra percepción tradicional, atisbos de un poso de oscuridad que se esconde en los rincones más insospechados, tanto de nosotros mismos como de las cosas que nos rodean. Buen ejemplo de ello es “La casa ciega”, un relato que entronca con la mejor narrativa psicológica y que transmuta las inseguridades personales en un lugar de tenebrosas reminiscencias.

Los ecos del terror clásico se advierten en muchos de los textos del libro. “El sobrino del Diablo”, por ejemplo, abunda en los pactos entre artistas y encarnaciones del mal para procurarse el éxito; por supuesto, Roas deforma un tanto esa visión para mostrarnos a un hombre cuya carencia es más moral, más profunda: su apetito por el triunfo no es nada comparado con su desprecio por la vida. “Tópicos” es uno de los nueve microrrelatos que cierran el libro y que ofrece una recreación del mito del vampiro desde los ojos de un niño. “Sympathy for the devil” también coquetea con el tema diabólico, aunque desde una perspectiva mucho más desenfadada y con continuos guiños (meta)literarios.

Y es que el humor también juega un papel fundamental en la visión del mundo que ofrece David Roas en estos cuentos. Un humor que tiene poco de bienintencionado y que suele conllevar una mirada cínica y mordaz sobre los detalles que pasan desapercibidos. Así ocurre en “Das Kapital”, una hilarante refundación del comunismo en la era de las crisis económicas; o en “Usos y abusos del comunismo (La tienda en casa)”, que bien podría ser una continuación del anterior en cuanto a mordacidad ideológica; o también en “Psicopatología de la vida cotidiana”, un visceral (literalmente) homenaje a nuestros deseos reprimidos y a la crudeza que siempre supone la inmersión en sociedad.

En ese equilibrio constante entre humor, ironía, perspicacia y terror es donde se encuentra el principal atractivo de estos cuentos. Es posible que algunos sean un tanto previsibles (fruto, por lo demás, de la utilización de clichés ampliamente difundidos) o que la resolución formal de otros sea tosca y acelerada: el resultado es siempre sorprendente, bien sea porque Roas consigue pillarnos desprevenidos o porque la lectura entre líneas de algunos relatos nos enfrenta a certidumbres que no por reales dejan de ser temibles. El estilo de Roas es eficiente y directo, nada del otro mundo, pero su inteligencia para observar y descubrir lo que se esconde en los actos minúsculos, en los comportamientos más intrascendentes, es colosal.

Distorsiones, como casi todos los libros de relatos, tiene altibajos; me atrevo a pensar que el nivel es más bajo de lo que un narrador como Roas podría llegar a ofrecer (pienso en cuentos tan anodinos como “Volver a casa” o “La vida natural”). Y, sin embargo, tiene ese no-sé-qué de los buenos libros que hace que disfrutemos la lectura y salgamos entusiasmados. ¿Hay que pedir más?

3 Comentarios

  1. un libro flojito.. le falta pulso narrativo, aliento de largo alcance, eso se hace muy evidente en cuanto los relatos comienzan a tener un poco más de extensión, o no?. y tb le vendría bien al autor corregir un poco más su trabajo, bruñir la prosa y cuidar las frases, q están muy muy cogidas por los pelos en demasiadas ocasiones..

  2. Querido Sr. Molina:

    Aquí David Roas… Mil gracias por la reseña (y por la propaganda). Celebro que te hayan gustado mis Distorsiones.
    Un abrazo
    David

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here