El alumno Gerber – Friedrich Torberg

0
527

El alumno Gerber - Friedrich TorbergAunque no sea una obra maestra, El alumno Gerber muestra con una perturbadora tranquilidad la relación de poder que se establece dentro de una institución de enseñanza, y cómo la jerarquía implícita constituye una amenaza para los estudiantes, siempre las figuras más débiles en ese juego. Friedrich Torberg se basó, en parte, para la redacción de la novela en una noticia real sobre el suicidio de diez jóvenes en el año 1929, un hecho que sin duda influyó decisivamente en el desarrollo de la historia y el tratamiento de los protagonistas.

Kurt Gerber es un joven bachiller que está en su último año de instituto y ansía el momento de aprobar los exámenes finales para acceder a la universidad. Sin embargo, el profesor más duro de la institución, Artur Kupfer, apodado «el dios Kupfer», es nombrado tutor de la clase y todo apunta a que los últimos meses como estudiante serán muy complicados. Además, el amor de Kurt por su compañera Lisa le complica la estabilidad emocional, por lo que su concentración se ve mermada con el paso de las semanas. Cuando su padre, preocupado por su futuro, sufre un infarto y debe guardar reposo completo, el alumno Gerber se enfrentará a los momentos más decisivos de su vida.

Lo cierto es que la novela tiene una primera mitad dubitativa: los personajes son presentados de forma abrupta, con ciertas incoherencias, y la trama a desarrollar se presenta fragmentada, tanto en el fondo como en la forma; asistimos a los hechos con frialdad, sin establecer vínculos con el protagonista y sin poder penetrar en la historia. No obstante, Torberg toma las riendas pasado el ecuador de la obra y consigue que las piezas encajen: las diatribas de Kurt, antes eclécticas y extemporáneas, se unen para ir definiendo una personalidad frágil. Poco a poco el texto da forma a un personaje que, si bien exhibe una seguridad ostentosa en su pequeño «reino» estudiantil, en verdad esconde a un ser carcomido por la duda, la inseguridad, los celos y la debilidad.

Kupfer es mostrado como un individuo incapaz de sentir empatía («él era ejercido por su profesión», se afirma en un momento de la novela) y, como consecuencia, su carácter es férreo y presenta una determinación imperturbable. Kurt, por el contrario, es descrito como un joven inteligente y carismático, pero su personalidad en construcción, unida a la inocencia vanidosa de la juventud, hacen de él una presa fácil para su adversario en la cátedra. La propia Lisa le trastorna por completo con su comportamiento, que él toma por veleidoso cuando en realidad es fruto de una serena madurez.

Cuando Gerber va tomando conciencia de su posición de inferioridad respecto a los demás se precipita hacia una caída psicológica que le irá destruyendo lentamente. La segunda mitad de la obra muestra, con mucha más habilidad, ese descenso hacia la incertidumbre que transforma al joven Gerber, al comienzo un muchacho vivaz y seguro de sí, en un personaje indeciso y temeroso. La presión ejercida por la autoridad, unida a unas expectativas sociales asfixiantes, convierten a un joven prometedor en una marioneta.

Si bien, como apuntaba al principio, El alumno Gerber tiene un desarrollo algo incoherente y adolece de un estilo fragmentado en sus inicios, lo cierto es que tomada en conjunto es una novela de una fuerza notable; su mirada sobre la juventud y la lucha constante con el entorno que conlleva es tan fresca hace cien años como ahora. Friedrich Torberg consigue crear un personaje que, a pesar de ciertas inconsistencias, transmite esa fragilidad orgullosa de los primeros años. Aun con sus deméritos, es un texto con algunos momentos muy bellos y capaz de emocionar por la comprensión emotiva de esos sentimientos tan comunes, pero siempre tan complejos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here