El caso de Paul – Willa Cather

2
2035

El caso de Paul - Willa CatherEl caso de Paul muestra, con una elegancia inusitada y una puesta en escena deslumbrante (y que recuerda en muchos aspectos a El guardián entre el centeno), los sinsabores de la existencia de un muchacho que trata de desprenderse de la mediocridad de su vida merced a una imaginación desenfrenada y una huida desesperada hacia la oscuridad. La desmesurada importancia que le concede a la fama, al dinero o al reconocimiento le llevarán a emprender un viaje que, si bien le acercará a todo aquello que ansía, también le causará dolor y terminará por precipitarle a un final caótico y terrible.

Willa Cather escribió un relato oscuro y penetrante, que, por curioso que resulte, está impregnado de luminosidad y hasta de cierta esperanza. La vida de Paul, anodina hasta cierto punto, es vista a través de los propios ojos del muchacho como un camino de aprendizaje, una “rampa de lanzamiento” que le permitirá en el futuro alcanzar esos sueños de fama y fortuna que le ocupan la imaginación. Su trabajo en el Carnegie Hall como acomodador y su amistad con Charley Edwards, un joven actor de segunda, le permiten vislumbrar atisbos de una existencia que le está vedada, aunque él lo considere como un hecho accidental y pasajero.

Esa pasión por el éxito y el dinero está retratada con cierta sutileza: Cather no escatima ocasiones para hacer expresar al muchacho su frustración por el tipo de vida que lleva, pero su actitud arrogante no difiere mucho de la de cualquier muchacho adolescente:

Esta noche se acercó a [su casa] con la falta de energía propia de la derrota, la desesperada sensación de hundirse de nuevo y para siempre en la fealdad y vulgaridad que experimentaba al volver a su casa. En cuanto se adentraba en Cordelia Street, sentía cómo las aguas se cerraban sobre su cabeza.

El lenguaje altisonante, las expresiones hiperbólicas, hacen que pronto comprendamos que Paul es poco más que un niño con unos sueños inalcanzables y una imaginación desbordante. Sin embargo, el conflicto del relato se introduce con el golpe de efecto que supone la fuga del muchacho con un dinero que no le pertenece; esa suerte de viaje iniciático a Nueva York nos sitúa ante un personaje mucho más maduro de lo que parecía, aunque esa madurez se proyecte en intenciones nada realistas. La fugaz aventura de Paul sólo sirve para hundirle aún más en su mediocridad, en su vida anodina y sencilla; los detalles que capta en su breve escapada sólo aumentan su insatisfacción y le sumen en un cúmulo de reflexiones del que no volverá a salir indemne.

El caso de Paul es una bella historia de apariencias, sueños malinterpretados y esperanzas funestas. El estilo de Willa Cather es bastante sencillo, sin florituras ni aspectos destacables; su prosa cumple con la función narrativa que se arroga y apenas ofrece momentos de placer literario. Afortunadamente, la historia de Paul y de sus sueños malhadados tiene una profundidad emocional que subsana la ausencia de maestría narrativa, atrapando al lector y colocándole frente a una situación más complejo de lo que podría suponer en un comienzo. Como relato breve, no cabe duda de que es una buena muestra de la precisión psicológica que el género corto puede dar de sí.

Más de Willa Cather:

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here