El meteorito – Karel Čapek

0
1393

El meteorito - Karel ČapekKarel Čapek es uno de esos escritores cuya obra supone un maravilloso hallazgo para cualquier lectora. Tanto por su estilo como por los temas que aborda en sus novelas y el tratamiento que les da, Čapek es un autor que merece  ser conocido a fondo.

En El meteorito, Čapek trata el tema de la memoria y la identidad, pero lo hace mediante un juego narrativo cautivador. La historia gira en torno a un paciente que ha ingresado en el hospital tras caer con un avión en un día de vendaval. Gravemente quemado y en estado comatoso nadie conoce su identidad.

Y es precisamente sobre esa incógnita sobre la que Čapek construye una novela que ahonda no sólo en la construcción de la propia identidad, sino también en cómo un escritor construye una narración —en lo que supone un ejercicio metalitarario de indudable interés—.

El Caso X, como se denomina en el hospital al hombre que “cayó como un meteorito”, trata de ser descifrado por todos cuantos tratan con él. Por supuesto, por los médicos que le atienden quienes, basándose en la observación de su estado pueden deducir con acierto muchas cosas. Pero también la hermana de la caridad que le atiende, un adivino hospitalizado en la misma planta y un poeta tratarán, por disitntas vías, de construir una personalidad para el paciente anónimo.

De esta manera el autor construye tres narraciones con un únco protagonista que, sin embargo, no es el mismo, aunque tenga puntos en común en cada una de las tres historias. Para la monja es un hombre incpaz de asumir responsaibilidades que huyó del compromiso con una mujer, pero regresaba años después a enmendar el daño hecho. El adivino nos da una visión de su vida en las Pequeñas Antillas como un infierno al más puro estilo de El corazón de las tinieblas. Por último, el poeta le convierte en el protagonista de un relato que construye en parte con su imaginación, en parte con los pocos datos ciertos que del paciente se tienen.

Pero, cada una de esas versiones del paciente anónimo y precisamente por sus similitudes, ayudan a crear una imagen completa del hombre que yace sin rostro y sin nombre. Un hombre rebelde e impulsivo que, en el intento de huir de sí mismo, acabará por perder su identidad. Un hombre que, de alguna manera, aspiraba a la redención cuando cayó del cielo como un meteorito.

La narración del poeta supone además juego literario en el que el discurso narrativo se narra a sí mismo. El poeta cuenta su historia del paciente anónimo, pero narra a su vez la concepción de esa historia. Para el poeta de El meteorito el prurito de escribir es consecuencia de una «pasión por la averiguación» que se aviva siempre de un modo puramente casual. A partir de ahí entra en juego la imaginación:

Se suele decir de la fantasía que vuela; tal vez lo haga en algunos casos (que, no obstante, no tienen cabida en la prosa artística), pero mucho más  a menudo corre vivaz y atenta, como un perro que sigue con su olfato un rastro fresco: aceza fervoroso, tira de la correa y nos arrastra de acá para allá. […] Se aferra al rastro con apasionado y tenaz afán.

Karel Čapek es un narrador detallista y sobrio, uno de los mejores escritores que he descubierto en los últimos tiempos y, por tanto, una recomendación para todos los que apetezcan de novelas que retratan al ser humano con precisión y arte.

Más de Karel Čapek:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here