El salón rojo – August Strindberg

1
1806

El salón rojo - August StrindbergEl salón rojo fue la primera novela del controvertido escritor sueco August Strindberg. Aparecida en 1879, es un retrato fiel del Estocolmo de su época y en ella se describe el ambiente literario y artístico, el mundo periodístico y las intrigas políticas y funcionariales que el propio Strindberg conoció en su juventud.

El tema es no poco común en la literatura de fines del siglo XIX: el joven que decide probar fortuna en el mundo de las letras y entra en contacto así con la elogiada vida bohemia que, con sus sinsabores, acabará por derrotar a las ilusiones del artista. En esta ocasión, ese joven es Arvid Falk, quien abandona su carrera como funcionario para dedicarse por entero a la literatura, hacerse un nombre y triunfar.

Tal vez lo reseñable de El salón rojo es que Strindberg permite que su protagonista se pierda entre el resto de personajes en busca de fama y fortuna que pueblan la obra. Arvid pronto conocerá a un grupo de bohemios pintores, escultores, filósofos y escritores a los que el autor sitúa en primer plano para contar las vicisitudes de su azarosa existencia. Aunque la historia de Arvid es el hilo conductor, durante páginas Strindberg se ocupa de otros personajes, hasta el punto de que será uno de sus conocidos quien, al final de la novela, nos haga saber del paradero del protagonista.

Es fácil adivinar mucho del propio Strindberg en los personajes que recorren El salón rojo. Así, el estudiante de medicina Borg, el joven aspirante a actor de teatro Rehnhjelm, el pintor Sellén o el propio Arvid en su faceta de periodista desarrollan actividades a las que el propio escritor se dedicó en su juventud. Incluso el matrimonio formado por Carl Nicolaus, hermano de Arvid, y su esposa remite al desigual matrimonio de los padres del escritor sueco, un tema espinoso en su biografía.

También aparecen en esta primera novela ciertos temas que serían recurrentes en la obra del sueco como la misoginia o el interés por el socialismo y la lucha de clases.

Aunque pocas son las mujeres que aparecen en la novela, el autor las presenta como mendaces y frívolas. Las de clase trabajadora son meras engendradoras infatigables de niños en número tal que no pueden ser alimentados, o bien mujeres de vida ligera; mientras que las burguesas se dedican a practicar una caridad molesta, gazmoña y mal entendida para ornato de su vanidad.

Arvid Falk trabajará para varios periódicos de izquierdas, deseoso de ser la voz de los desfavorecidos y de los obreros en una época donde el espíritu de la Comuna de París recorría Europa. Su trabajo le permitirá conocer la corrupción de políticos y empresarios, que hacen negocios turbios al amor de un patriotismo ramplón y mientras agitan la bandera para distraer a la opinión pública, aprovechan para meter la mano en la caja.

Mientras, el hambre, las deudas y las casas de empeños son las compañeras de aquellos que necesitan emplear demasiado esfuerzo en sobrevivir como para tener alguna posibilidad real de alcanzar el triunfo. Cansado, desilusionado y vencido, Arvid Falk acabará por renunciar a sus sueños de gloria y emancipación para ceñirse el cómodo yugo de la vida burguesa.

El salón rojo resulta una novela que trasciende el naturalismo. Su estilo descarnado, ácido y pesimista le confiere un acento propio que hace de esta una obra singular. Strindberg supo hacer, de un tema frecuente en la literatura de la época, un texto particular y atrayente.

Más de August Strindberg:

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here