En cuerpo y en lo otro – David Foster Wallace

4
3076

En cuerpo y en lo otro - David Foster WallaceEn cuerpo y en lo otro reúne varios ensayos escritos por David Foster Wallace para diferentes publicaciones y que permanecían inéditos en castellano. Los textos abarcan un gran periodo de tiempo, puesto que van desde 1988 (“Futuros narrativos y los autores notoriamente jóvenes”) hasta 2007 (“Simples preguntas”), si bien la mayor parte de ellos se redactaron en la década de los años noventa del siglo XX. Dado que cada ensayo iba destinado a una publicación concreta, los temas sobre los que escribe el autor son de la más variado: tenis, política, cine o, por supuesto, literatura. No obstante, escriba sobre lo que escriba la poderosa y única voz de Wallace convierte cada ensayo en una pieza inolvidable, brillante e incisiva.

Sólo el tiempo juzga con precisión el talento de un escritor, pero es más que probable que en el panteón de grandes escritores del siglo XX (a caballo con el XXI) tenga que constar, inevitablemente, David Foster Wallace. Pocas dudas hay sobre su genialidad como narrador; cierto es que sobre gustos no hay nada escrito, pero es innegable que su forma de entender la literatura y la forma en que abordó cada obra (desde los relatos más breves hasta la novela, pasando, como es el caso, por el ensayo) hacen de su estilo un referente para todo lo que ha venido después. Y en cada una de estas piezas podemos ser testigos de su talento para la observación, el análisis y, cómo no, la prosa.

Entre todos los ensayos es en “Futuros narrativos y los autores notoriamente jóvenes” en el que podemos apreciar con todo su esplendor las referidas características. En este texto Wallace disecciona las habilidades técnicas de una supuesta generación de escritores para, a continuación, exponer con detenimiento una suerte de teoría narrativa en la que recoge buena parte de su forma de entender la literatura. Sus observaciones son personales, desde luego, pero las reflexiones sobre la influencia de la cultura audiovisual en la narrativa de finales del siglo XX, el peligro de la retórica uniforme de los programas de creación literaria en las instituciones académicas o el papel de la crítica en el auge de determinado tipo de literatura son admirables.

Y es que, aunque se mueva como pez en el agua por diversos temas, no hay duda de que el fallecido autor estadounidense tenía un gran capacidad crítica para la reflexión literaria. Véase, por ejemplo, el ensayo titulado “La plenitud vacía: La amante de Wittgenstein, de David Markson”, en el que realiza un análisis puntilloso y brillante sobre la novela homónima. O “Borges en el diván”, en el que teoriza sobre las biografías de escritores y su afán de notoriedad para el biógrafo. O “La retórica y el melodrama matemático”, en el que nos ofrece un estudio sobre un tipo concreto de narrativa y la necesidad de encontrar al público adecuado.

Sin embargo, otros textos dedicados a temas alejados por completo del mundo de la literatura son igualmente intersantes, e incluso algunos, como es el caso de “Federer, en cuerpo y en lo otro”, hacen gala de una belleza formal que nos recuerda la maestría de Wallace para reflejar por escritor estados de ánimo, sensaciones o conceptos abstractos. Ese ensayo, dedicado a la figura del tenista suizo, tiene algunos pasajes conmovedores por su plasticidad, por su capacidad para hablar sobre conceptos tan etéreos como la velocidad o la fuerza física y representarlos de una manera sutil, hermosa y palpable.
De igual modo, “La (por así llamarla) enorme influencia de Terminator 2” muestra un agudo tratamiento del boom de los efectos especiales en el cine y su influencia en el tipo de películas que se comenzaban a hacer en la década de los noventa. Lleno de humor y de perspicacia, el ensayo hace hincapié en la necesidad de crear historias que puedan sostener esos efectos sin caer en la mera ostentación.

En cuerpo y en lo otro nos devuelve (por desgracia) al mejor Foster Wallace: el escritor capaz de ver más allá de las apariencias para convertir en especial casi cualquier detalle, desde el bote de una pelota de tenis hasta el número de palabras que componen una reseña. No se lo pueden perder.

Más de Foster Wallace:

4 Comentarios

  1. Que interesante reseña, la pregunta es: ¿Cuándo tendremos la oportunidad de leer una reseña en esta página sobre la obra capital de Wallace, La Broma infinita? Aunque se de antemano que la lectura de un texto de más de 1200 páginas nos es algo de la noche a la mañana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here