Geishas rivales – Nagai Kafu

1
2114

Geishas rivales - Nagai KafuNagai Kafu fue uno de los escritores que introdujeron la corriente naturalista occidental en la literatura japonesa. Sus intentos de volcar con fidelidad en sus textos la realidad de su país tuvieron como foco de atención el mundo bohemio de las geishas, actores, escritores y gentes de las artes tradicionales japonesas.

Geishas rivales, publicada en 1917, es una muestra de ese género al tratar de recoger el día a día de la vida de las geishas del barrio de Shimbashi en Tokio. Nagai Kafu nos presenta a Komayo, una joven que ha vuelto a ejercer como geisha tras haber pasado varios años alejada de la capital tras contraer matrimonio. Aunque poco a poco va labrándose una reputación como acompañante e incluso logra hacerse con un buen danna o protector, su relación amorosa con un actor de teatro pondrá en peligro su prestigio como geisha.

La novela tiene sin duda interés por acercarnos al bullicioso mundo de las geishas a principios del pasado siglo. No obstante, Kafu la escribió para un lector que conociese de antemano “el mundo de las flores”, por lo que no existen explicaciones pormenorizadas sobre el universo de las geishas; aunque la narración aporta los datos suficientes para comprender cuáles eran las reglas por las que se regían no solo las geishas, sino también quienes con ellas se relacionaban: clientes, propietarios de casas de geishas o dueños de los locales donde tenían sus citas.

Evidentemente Kafu, en cuanto escritor naturalista, pretendió tomar el pulso a las costumbres de la sociedad de su época. Hombres de negocios, escritores, actores, camareras o periodistas aparecen a lo largo del relato para ejemplificar, con sus vidas, la forma en que Japón se adentraba a pasos forzados en la modernidad, al tiempo que trataba de preservar las señas de identidad de su cultura.

Pero el nudo central de la narración es Komayo y, en torno a ella, el mundo de envidias, traiciones y venganzas que respiraba bajo el estricto reglamento que regía la vida de las geishas. Nagai Kofu acierta al plasmar los sentimientos de la joven que, tras enviudar, vuelve al oficio; que acepta mantener relaciones sexuales con algunos de sus clientes y que, finalmente será traicionada por el hombre de quien se enamora (aunque, como en los cuentos de hadas, le aguarda un final feliz).

Sin embargo, la trama de intrigas y traiciones que se pondrán en juego contra Komayo —y a la que en principio alude el título de la novela—, es contada de manera morosa y carente de ritmo. Es cierto que uno de los acontecimientos del principio de la narración acabará por tener nefastas consecuencias hacia su final, pero por el camino se pierde de vista, quedando como un hilo argumental flojo y algo inconsistente.

Kafu parece haber relegado la trama a un segundo plano, anteponiéndole la descripción de ambientes y personas que debían dejar constancia de cuál era el medio en que se movían las geishas y cuál su  día a día, para recrear así una semblanza del Tokio de entonces.

Más de Nagai Kafu:

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here