jPOD – Douglas Coupland

24
3077

jPOD - Douglas CouplandLas modas literarias, casi por definición, son poco fructíferas para la literatura: por cada novela nueva que supone una aportación más o menos interesante aparecen docenas que no añaden nada nuevo al panorama literario. Aunque no he leído ninguna otra novela de Douglas Coupland, imagino que el resto no debe ser radicalmente diferente a esta “jPOD” que tan mal sabor de boca me ha dejado.

Para los interesados en la trama, contar que este libro narra las peripecias (por llamarlas de alguna manera) de Ethan, un programador de videojuegos perteneciente a un grupo llamado jPOD, integrados en el departamento de desarrollo de una gran empresa. Enfrascados en la realización de un nuevo juego, las vidas de Ethan y sus compañeros sufren algunos acontecimientos que llamaremos ‘especiales’ y que les conducen a unas situaciones ‘peliagudas’. Y hasta aquí puedo leer; en consideración a los que quieran leer la novela, claro.

Como cualquiera habrá advertido ya, “jPOD” es un libro ‘moderno’: salen programadores, se citan muchas marcas de ropa, comida y gadgets electrónicos, los personajes son chachis, ganan un montón de pasta y se comportan como verdaderos freaks. Todo esto sería lo de menos si no fuera porque es lo de más. Me explico.

“jPOD” es una novela inane. Más allá de las absurdas aventurillas de Ethan (primera página: su madre, narcotraficante, mata a un motero que le debe dinero electrocutándole; imaginad el resto) no hay absolutamente nada, nada, que mantenga el armazón de este libro en pie, que lo haga creíble. Puede que la credibilidad no sea un valor per se para decidir si un libro es bueno o no, es cierto, pero “jPOD” se basa sólo en la concatenación de diálogos hilarantes entre personajes simpáticos. Punto. Si alguien cree que va a encontrar una novela que defina una nueva clase social, que marque las pautas de una generación 2.0, que describa a los jóvenes del siglo XXI, que se despida: aquí no hay nada de eso. Coupland, muy diestro (eso sí) en el arte de marear la perdiz, se marca un libro de más de quinientas páginas que sólo puede arrancar una sonrisa (y ya es bastante) a los que sepan qué es Cobold, cómo de ineficaz resulta Windows y sueñen con piezas de Tetris cayendo sin cesar.

Obviamente, el entretenimiento está garantizado, pero es lamentable cerrar el libro y descubrir que uno ha sido engañado del comienzo al final por un prestidigitador de la narración. Douglas Coupland parece conocer bien el mundillo que describe, ofrece un panorama creíble (e imagino que estudiado) de esos nuevos ‘generación X’ criados entre monitores de ordenador, tiene habilidad para reproducir con soltura sus comportamientos y actitudes. Sin embargo, su pericia como escritor es tan limitada que a las diez páginas ya puede uno darse cuenta de que todo van a ser fuegos artificiales. Lo cual, dado que la temática podía dar algo más de sí, es una lástima.

24 Comentarios

  1. Para Doug:
    No hay problema. No me ofendi, quiza solo senti un poco de eso que tendemos los humanos a hacer tan bien: Generalizar. Quiza tambien caigo en eso en mi ultimo comentario donde mencione a Gongora. De repente es innevitable.
    Estoy de acuerdo con tu comentario de lo que dijo Vicente Verdu. Vivir en el siglo XXI no significa necesariamente que se tenga que hablar de chats, internet y artilugios de comunicacion. Coupland solo reflejo ese estilo de vida de los programadores. Fuera de esta tematica, hay un universo innagotable de temas, por lo que hay novelas para todos los tipos de gustos, aun mas extravagantes que los que ha escrito Coupland.
    A pesar de que esta reseña desde la ultima entrada de marzo por parte de Maria, no habia tenido actividad, con nuestras intervenciones le hemos dado vida otra vez y eso es algo que me da mucho gusto.
    Si tienes algun comentario en alguna reseña, no dejes de avisar, me dara gusto volver a comentarlo contigo.
    _Muchos saludos y hasta la proxima.
    Dejo mi correo: narocta@hotmail.com para cuando quieras avisarme de tus intervenciones en este sitio o en otro, sera un placer saludarte otra vez.
    atte.
    Octavio Serrano.

  2. Estimado octobot. Olvidé pedirte disculpas de antemano por áspero y maleducado. Es algo que a mi edad resulta difícil cambiar. Si de algo sirve te pido las disculpas ahora.

    Por supuesto lo de los diez minutos es una exageración. Aparte de mal redactor soy muy hiperbólico. Mi crítica a Coupland, muy personal, es porque me parece un escritor más preocupado por el maquillaje de los personajes que por consideraciones dramáticas. Pero puedo estar equivocado, mi juicio lo baso en la lectura rápida de Generación X.

    Hace unos días un tal Vicente Verdú decía que un escritor que ignore el lenguaje de los blogs, de los chats y demás artilugios modernos de comunicación no puede hacer una buena novela sobre nuestra época. Por supuesto no estoy de acuerdo con esto, la novela no tiene por qué incorporar estos elementos. En otras palabras, estar a la moda significa estar pasado de moda casi inmediatamente.

    En fin, un saludos cordial

    D

    PS. Yo sí leo a Góngora, es que acaso hay alguien que no lo lea?

  3. Para Doug:
    Bueno, quiza nos apresuramos, dejemos pasar esos diez años que dices. Te dire que muchos de los que aqui escribimos un comentario, estan a favor de Coupland, para mi ya han pasado muchos años y no solo los diez minutos que nos das para recordarlo. Somos muchos los que traspasamos esa barrera de tiempo y seguimos siendo fieles a Coupland, y sin animo de entrar en polemica, nos consideramos esos “nadie” (sin reseentimiento) a quienes les gustan y no olvidaran sus novelas, por mucho que se diga que no es buena literatura…
    No solo a la mala literatura le pasa que no se lea, muchas obras maestras son olvidadas en rincones de una biblioteca, sin que nadie las lea. Eso si no son rescatadas a tiempo. Quien lee con avidez a gongora y Argote? o quien le puede entender su lenguaje barroco? que me dices de la Araucana? o ¿Los empeños de una Casa? Realmente son pocos, no es asi? y eso que son obras maestras… El tiempo como dices impone una losa enorme, no solo a la literatura pobre, sino a la buena. Pocos se escapan a ese peso. Veremos en los años que vienen que pasa con Coupland, por mi parte considero que lo recordare mas alla de los diez años que dices.
    Bueno, es un placer mi estimado Doug, diferir contigo, eso le da vida a estos sitios culturales, que poco son visitados. Saludos cordiales.

  4. Para Octobot: la buena literatura, como la buena música, el buen arte, debe poder conectar con el alma de cualquiera, sin importar la edad. De lo contrario son obras perecederas y demasiado ligadas al tiempo que las produce. El buen escritor debe tratar los problemas humanos de esta o cualquier generación ( si lo vemos detenidamente, esta generación no es demasiado diferente a cualquier otra, en realidad). Aunque una novela hable de hackers o de chicos que vivien en facebook o myspace, no tiene por qué ser exclusivamente para el público que la inspira. De lo contrario dicha novela no le importará a nadie en diez años.

    Eso es lo que pasa con las novelas de Coupland, mi tocayo, son novelas que a nadie le importan 10 minutos despu3s de haber sido publicadas.

  5. Estamos en el mismo tren, a este Coupland no lo aguanto, siempre tratando de retratar el “zeitgeist” termina por hacer novelas totalmente perecederas que nadie recordará en un par de años.

    Saludos,

  6. Considero esta reseña algo injusta, como de alguien que no ha conocido en profundidad el trabajo de Coupland. Microsiervos es un libro que encontre en el año 2000, en una feria. Era un libro arrumbado entre las ofertas, bueno para mi, malo para el autor.
    Si bien concuerdo que Coupland no maneja tramas de gran acción o complicación, si es un deleite su manejo del lenguaje informático-consumista-geek. Para mi es un maestro por la novedad de su discurso, que para entenderlo en su plena valía, debe uno haber vivido y gozado la Generacion X, y por supuesto las que siguen, pues nuestro lenguaje esta plagado de estos terminos tecnologicos que rayan en lo futurista. ¿Acaso entendemos a plenitud el lenguaje que utilizaban llos escritores del siglo XIX y anteriores? lo dudo mucho, por eso considero que para tener a Coupland como un grande en la literatura seria preciso ser tocado en las fibras mas intimas por estos años plenos de enormes avances tecnologicos. A mi mismo me cuesta entender y encontrarle gusto a una epoca tan cercana como los 60 y toda su parafernalia hippie, sin ir mas lejos.
    Ojala que su reseña, no mine en el interes y curiosidad de los demas para descubrir a Coupland, se estarian perdiendo de verse reflejados. Bueno eso lo digo para todas aquellas personas que son de la Generacion X para adelante. Disculpenme los demas que son de generaciones anteriores, para entender y amar a Coupland, no precisa ser joven, simplemente tener la mente abierta y dejarse llevar por sus palabras sin trama (si asi se quiere) pero a las que nunca les faltara sentido.

  7. Me parece que no has sido capaz de dejarte llevar por el mundo que creea Coupland en su libro, es una question de sensibilidades, si te llega o no el libro, pero creo que tambien es una question de personalidad, el libro intenta abrirte la mente a otras formas de ver y vivir el mundo.
    Está claro que la de Jpod no ha sido la tuya, pero hay que echarle un poco de imaginación.
    NOTA: trabajo en el sector que describe Coupland y no se aleja para nada de la realidad 🙂

  8. Concuerdo con procouplands y anticouplands. Es cierto que ha tenido el tino de ir retratando peculiaridades de las generaciones de adolescentes y jóvenes de unos 20 años hacia acá, y que ha acuñado algunos términos interesantes para definir hábitos, formas de pensar, derroteros juveniles (yo me quedé con el término del McJob de la Generación X); pero también es cierto que no ha sabido crear algún gran personaje, o un argumento de tal valía que merezca enmarcarlo en lo que conocemos con “Gran Literatura”. Es más un cronista que un novelista, lo que trascienda de su obra tendrá la importancia de contribuir a la descripción del fin del siglo XX y el inicio del XXI en cierto sector específico (el gringo, y el gringo adolescente). Lo que ahora “sorprende” por su modernidad, con el paso del tiempo quedará como apuntes costumbristas de una transición hacia lo tecnológico, las nuevas sociedades. Me temo que no habrá mucho más que eso. Aunque claro, el añejo de las obras suele ser impredecible, serán generaciones subsecuentes quienes terminen de enterrarlo, o quienes le den significaciones que probablemente nosotros aún somos incapaces de dilucidar.

  9. No he leido J-Pod, pero he leido varios de los libros de Coupland y aunque si parecen ser libros “de moda”, para mi nunca se han sentido fechados y creo que se debe principalmente a que los personajes estan muy bien desarrollados, ademas de que Coupland en verdad, sabe como contar una historia.

    Por otro lado, nunca se sabe bien que esperar de el, ya que en algunos de sus libros, tiende a mezclar elementos ya familarizados con su estilo (las referencias a la cultura pop, los dialogos) con cosas antes extranias a su estilo, ademas de que ultimamente parece estar muy interesado por escribir sobre “eventos de poca probabilidad” y poner a sus personajes en situaciones muy exageradas.

    No es que su calidad como escritor sea inconsistente, sino que un libro de el va a ser muy diferente al que le haya precedido. Y si, de hecho, el fue quien creo y popularizo el termino “Generacion X”.

  10. oye pero eso que dices de coupland, de los nuevos generacion X, por si no lo sabias el INVENTÓ el termino generación X, es posible que este, como uno de sus ultimos libros sea malo, pero tiene toda una carrera anterior con casi mas de 30 titulos, deberias informarte antes no?
    disculpa, pero es un escritor que a mi me gusta mucho
    saludos

  11. Probablemente no podré, ni lo pretendo, convenceros para cambiar vuestras profundas creencias anticouplandianas. Sirva este escrito simplemente para dejar constancia de que descubrí a Coupland en la facultad, hace ya unos 10 años, y me hizo soñar. Siempre recordaré sus primeros libros con cierta nostalgia y mucho cariño. Para mí siempre será un buen escritor porque me ha hecho sentir, disfrutar y compartir mis miserias personales por no encajar en esta maldita sociedad nuestra y llevarlo, sin embargo, con humor y cierta dignidad. Cuando acabé de leer Microsiervos, sentí un vacío y no me avergüenza reconocerlo:quería más. Ninguno de sus libros (he leído todos excepto Eleanor Rigby) me ha decepcionado y estoy ansiosa por ver su útimo trabajo, en esta ocasión una película canadiense protagonizada por la fantástica Sarah Polley (“Everything is green”). Para los que estéis de acuerdo y disfrutéis con Coupland no estarían de más unas vacaciones en Vancouver y ver dónde creció Coupland. La ciudad, como sus libros, es una maravilla para mí.
    Saludos a tod@s

  12. Coupland, muy diestro (eso sí) en el arte de marear la perdiz, se marca un libro de más de quinientas páginas que sólo puede arrancar una sonrisa (y ya es bastante) a los que sepan qué es Cobold, cómo de ineficaz resulta Windows y sueñen con piezas de Tetris cayendo sin cesar.

    Hahahahah, me reí mucho con tu comentario. Un saludo, muy buena reseña.

  13. Ojo, alvy singer. Yo prefiero libros con un título que no se le podría haber ocurrido a cualquiera (Microserfs=juego de palabras con Microsoft o jPod=lo siguiente al iPod, que parece la cumbre del gadget (además del rollo de Japón, claro).

  14. Leí en su día Generación X, y por lo visto el señor Coupland continúa por las mismas andadas. Parece además que nos hemos encontrado, en libros diferentes, con los mismos personajes: recién terminada “Casada con Buda”, tu frase “es un libro ‘moderno’: salen programadores, se citan muchas marcas de ropa, comida y gadgets electrónicos, los personajes son chachis, ganan un montón de pasta y se comportan como verdaderos freaks” no podría ajustarse mejor, cambiando “programadores” por gente “cool” y añadiendo a la ropa los zapatos, “Sexo en Nueva York” y los clubs más in de Shangai.

  15. Coupland me parece muy curioso pero JPod visto lo visto no me apetece, y Microsiervos tmapoco. Prefiero todas las familias son psicóticas, parece, un título más consistente.

    ¡Un saludo!

  16. Suelen no gustarme los libros sobre estos temas, pero debo admitir que relatan vida y obra de un grupo de gente que existe, a veces no tan lejos de nosotros. Eso sí, a veces escriben bien, y otras veces ni siquiera parece que escriben.

    Es un gusto visitar tu casa

    Saludos

  17. Veo que lees muy deprisa los libros que comentas, pasan muy pocos días entre reseña y reseña. O son cortos o los devoras sin saborearlos, en todo caso son amenas tus recomendaciones. Yo también voy a comentar una (la primera) con cierta negatividad, y es sobre el último libro de Vargas Llosa, que ha sido un fiasco. Saludos y gracias por tu visita.

  18. Jorge me ha chafado el comment. Estoy de acuerdo punto por punto con todo lo que ha dicho.
    Yo también soy admirador de Coupland desde que leí Microserfs por el simple hecho de que todo lo que explica en la novela es exactamente como es la vida en Silicon Valley.
    Lo digo con conocimiento de causa pues estuve 1 año trabajando en San José, aunque unos años más tarde a la publicación del libro, pero sirve igual.
    Además fué precisamente Coupland el Sr. que acuñó el término ‘Generación X’.

  19. Lo cierto es que no me he sentido nunca atraído por Douglas Coupland, así que no puedo opinar con conocimiento de causa. Siempre he tenido la sensación de que sus libros me iban a parecer exactamente lo que a tí te ha parecido éste. Quizá debería leer alguno para hacer la comprobación, pero hay tanto por leer…
    Un saludo.

  20. Chachis en cuanto a que todo el mundo los admira, nos guste o no, pues representan el ideal de vida del siglo XXI. Para mí también son cercanas las cosas de las que habla, pero me parece una manera banal de abordarlas. Probaré “Microsiervos” (cuando lo encuentre en la biblioteca), pero “jPOD” me ha parecido intrascendente.
    Por supuesto, para gustos colores. Bienvenida sea tu opinión contraria siempre que la argumentes. Por cierto, me gustó tu blog.
    Un saludo.

  21. Si no has quedado muy escarmentado/a, te recomiendo que leas Microsiervos, aunque dudo que sea muy diferente a jPod. Personalmente he de decir que es mi libro favorito, junto a algunos otros que no tienen nada que ver con él, y lo es precisamente porque habla de cosas que me interesan, me son cercanas y, por qué no, porque me siento identificado con muchas de las situaciones y sentimientos de sus personajes. Entiendo que no es un libro hecho para todo el mundo y que sólo los que creemos que se está narrando nuestro estilo de vida llegamos a engancharnos de verdad.

    No me quiero meter con tu forma de criticar el libro y más aún cuando no lo he leído, pero si tiene la más mínima relación con otras obras de este tipo, creo que te equivocas (…”jPOD” es un libro ‘moderno’: salen programadores, se citan muchas marcas de ropa, comida y gadgets electrónicos, los personajes son chachis, ganan un montón de pasta y se comportan como verdaderos freaks…) ¿Chachis unos inadaptados que no saben mantener una conversación en el supermercado, no escuchan Shakira y son feos, fofos y no representan el triunfo social?

    Lo leeré en cuanto pueda y volveré por aquí a seguir leyendo tus opiniones. Un saludo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here