Komatsu PC-340 – Javier Mestre

1
1429

Komatsu PC-340 - Javier MestreTras este aparatoso (en más de un sentido) título se esconde un gran libro, una novela que sin alharacas nos interpela de tú a tú y tiene a bien lanzarnos a la cara una serie de cuestiones incómodas que se suelen hurtar en este yermo desierto que es la literatura contemporánea. Javier Mestre revela en esta primera obra una gran sensibilidad y un profundo conocimiento de las relaciones sociales; otra cosa bien distinta es su destreza narrativa, que se limita a desgranar con oficio, seriedad y mucha eficacia una historia que por sí sola anula cualquier consideración de índole estética que queramos hacer.

Komatsu PC-340 cuenta la relación de Santiago y Victoria: él, un conductor de maquinaria pesada en la magna obra que fue el soterramiento semi-ilegal de la M-30 en Madrid; ella, una ingeniera jefa de producción de esa misma obra. La diferencia de puestos es sólo el reflejo de una diferencia de clases que se pone de manifiesto casi desde la primera página, y que se constituirá en el verdadero eje del texto, haciendo que todo lo demás quede en un respetuoso segundo plano. La historia de amor entre Santiago y Victoria, aunque emotiva, servirá más bien para mostrar las terribles diferencias que existen en nuestro “igualitario” primer mundo.

El acierto de Mestre es alejarse de los aspectos emotivos o convencionales de esa relación que se teje entre los dos protagonistas para bucear, con sutil habilidad, en los entresijos de una lucha intestina que continúa existiendo pese a que nos quieran convencer de lo contrario. Esa antigua confrontación entre el capital y el trabajo, entre la clase acomodada y la obrera, es el motor de esta novela que bien podría ser de tesis por la pujante ideología que respira en cada página.
Y ojo, porque los narradores (la historia es contada al alimón por ambos protagonistas), pese a regar el texto de opiniones muy directas, no llegan a condicionar del todo la trama. Por muy marcado que sea el sesgo ideológico, el autor consigue moverse casi todo el tiempo en el terreno del sentido común, de la bondad y de la solidaridad. Komatsu PC-340 es una novela ideológico, sin duda, pero tiene la virtud de apelar a nuestra sensibilidad social, a nuestra percepción del mundo en el que vivimos, para nada justo e igualitario.

El personaje de Santiago nos sirve (como le sirve también a Victoria) de introductor al mundo del compromiso, de la lucha y de la militancia personal. Como otro de los protagonistas afirma en algún momento, los principios son una suerte de «patología de desadaptación social»: es decir, una piedra en el camino de la aceptación por parte de los demás, una rémora. Esta lección es aprendida pronto por casi todos los participantes en la historia, ya que de una manera u otra lo que se pone de manifiesta es la dificultad de enfrentarse con un sistema que nos ha llegado a convencer de que las clases no existen, de que vivimos en el mejor de los mundos posibles y de que las injusticias son sólo culpa de quien las recibe. Dificultad que no siempre implica derrota, pero sí sacrificio, frustración, firmeza, valor e inteligencia.

Todas esas virtudes son las que se pueden extraer de un libro que va más allá de su mera dimensión literaria. Como decía al comienzo, Mestre no es un escritor “literario”; la alternancia de voces está resuelta con frescura y hay pocos momentos en los que la narración en primera persona suene impostada, pero tampoco encontraremos un estilo que destaque en lo formal por su elegancia o riesgo. Sin embargo, eso no importa. Komatsu PC-340 es una novela arriesgado en el plano temático, ideológico: una novela que nos aprieta las tuercas con pocas concesiones (pese a su tono dulzón) y que nos sitúa cara a cara con esa realidad cotidiana que no aparece en los telediarios. Sólo por eso, créanme, ya merece la pena hacerse con ella.

Más de Javier Mestre:

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here