La doctrina del shock – Naomi Klein

4
1385

La doctrina del shock - Naomi KleinHay hechos que no por evidentes o cotidianos merecen menos atención. Vaya esto por delante porque “La doctrina del shock” es un libro que investiga sobre hechos tan actuales como la invasión de Irak o el tsunami de Sri Lanka; eso sí, aportando ciertos datos que arrojan más luz sobre lo que ha ocurrido en esos lugares y las consecuencias que pueden desencadenar. Naomi Klein ya levantó alguna ampolla con su “No logo”, y parece que se ha propuesto hacer lo mismo con este libro, cuyo subtítulo, “El auge del capitalismo del desastre”, ya da una idea acerca del enfoque que la autora ha pretendido darle.

Es difícil resumir el contenido de “La doctrina del shock” dados los numerosos ejemplos a los que recurre Klein para cimentar sus tesis. No obstante, hay un punto fundamental para entender todas las situaciones a las que se refiere el libro, y ese punto se llama Milton Friedman. Este hombre fue un economista que impartió clases en la Universidad de Chicago en los años cincuenta del pasado siglo, y que formó a su alrededor un grupo de personas que darían lugar a la llamada Escuela de Chicago. Este grupo, con Friedman a la cabeza como mentor teórico y líder entusiasta, sentó las bases para la implantación política de una economía basada en el laissez-faire más absoluto, una radical interpretación del capitalismo de libre mercado que se comenzó a imponer por la fuerza en la década de los setenta y que ha terminado por asentarse de una forma más democrática en los últimos años del siglo XX. En su libro “Capitalismo y libertad”, Friedman enunciaba las claves para que su programa económico se pusiera en práctica: en primer lugar los gobiernos deben eliminar todas las reglamentaciones y regulaciones que dificulten la acumulación de beneficios; en segundo lugar deben vender todo activo que posean que pudiera ser operado por una empresa privada y dar beneficios; en tercer lugar deben recortar drásticamente los fondos asignados a programas sociales.

Parece evidente que una economía diseñada bajo semejantes premisas daría como resultado acontecimientos como los que vemos a nuestro alrededor hoy por hoy. La invasión de Irak, por ejemplo (y no hace falta que Naomi Klein lo analice, si bien lo hace con profusión de datos y con interesantes resultados), no es más que una gigantesca operación empresarial para que empresas estadounidenses (algunas británicas; españolas, mal que les pese a algunos, más bien ninguna) se repartan los despojos del país e implanten su actividad a un coste bajísimo y con unos beneficios desorbitados, en parte proporcionados por el Estado norteamericano en forma de ayudas y subvenciones.

Sin embargo, la autora va un poco más allá y revela los primeros lugares donde esa teoría económica se puso en práctica: Chile, Uruguay o Argentina. Los años setenta fueron prolíficos en golpes de estado que, generosamente apoyados por Estados Unidos, sirvieron para que la Escuela de Chicago ensayara sus ideas en escenarios reales. Las consecuencias, como todos sabemos, fueron las que fueron. De hecho, Klein denomina a estas teorías «doctrina del shock» por unas palabras que el propio Friedman enunció: «… sólo una crisis —real o percibida— da lugar a un cambio verdadero. Cuando esa crisis tiene lugar, las acciones que se llevan a cabo dependen de las ideas que flotan en el ambiente. Creo que ésa ha de ser nuestra función básica: desarrollar alternativas a las políticas existentes, para mantenerlas vivas y activas hasta que lo políticamente imposible se vuelve políticamente inevitable.»

Estas palabras, en boca de un hombre que asesoró a Pinochet en los primeros años del régimen, que visitó la China más implacable poco antes de la masacre de la plaza de Tiananmen y cuyos discípulos se encuentran entre los hombres más poderosos y con menos escrúpulos del mundo (léase: Donald Rumsfeld o Richard Cheney), son bastante siniestras. No hay más que acercarse al ejemplo con el que Naomi Klein da comienzo a su libro: en Nueva Orleans, poco después de las graves inundaciones de agosto de 2005, Friedman escribió un artículo en el que señalaba la oportunidad que se presentaba para desmantelar el sistema público de enseñanza de la ciudad. A lo largo de los meses siguientes, la administración norteamericana siguió al pie de la letra sus recomendaciones y sustituyó las escuelas públicas por escuelas ‘chárter’ (una especie de enseñanza concertada): de 123 escuelas públicas, Nueva Orleans pasó a tener sólo 4 en el plazo de apenas dos años.

Huelga decir que “La doctrina del shock” tiene abundantes ejemplos de casos similares (Polonia, Rusia, China, Sri Lanka, Sudáfrica…), pero el espacio no me permite ahondar más en ellos. Klein aporta numerosos datos en los que basa su teoría del capitalismo del desastre, mostrando de forma concienzuda la manera ilegítima, oportunista y antisocial en la que estas medidas se han implantado en numerosos puntos del planeta. La información siempre ha estado ahí, al alcance de cualquiera, aunque la oscuridad política y la anestesia social que nos embarga parece que no ponen muy fácil el acceder a ella. Sólo por eso este libro debería ser lectura obligada: porque muestra la realidad tan cruda como es, porque muestra la deshonestidad y la completa falta de preocupación por el prójimo de casi todos los participantes en esto que se da en llamar capitalismo, porque a través de sus ejemplos y sus datos nos obliga a pensar, a reflexionar y a juzgar. Porque juzgar es necesario, como lo es poner nuestro pequeño grano de arena en cada proyecto que signifique dar un paso adelante en pro de la mejora de la calidad de vida, de la igualdad entre las personas y la justicia social. Esta reseña es uno de esos pequeños granos. Esperamos poder aportar alguno más.

4 Comentarios

  1. Para aquellos que les interesa el futuro, les recomiendo dos libros que en Internet son gratuitos. Me refiero a:

    EL SHOCK DEL SIGLO XXI
    ¿Por qué el mundo va hacia una crisis?
    ¿Como haremos para salir de ella?

    LOS PRÓXIMOS 500 AÑOS
    ¿Cómo evolucionaran las casas, computadoras,
    automóviles, industrias, y robots del futuro?

    LOS CUALES PODRÁN LEER O BAJAR GRATUITAMENTE A SUS COMPUTADORAS DESDE:

    http://WWW.FUTUROFUTURO.ES.TL

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here