La edad de hierro – J. M. Coetzee

11
3573

La edad de hierro - J. M. CoetzeeDespués de leer, hace un tiempo ya, «Desgracia», me apetecía leer algo más del Premio Nobel J.M. Coetzee, y elegí «La Edad del Hierro».

Coetzee es un escritor sudafricano que nos narra en sus novelas las historias de la Sudáfrica convulsa en los años inmediatamente anteriores y posteriores a la abolición del apartheid. Sólo por eso ya merece la pena leer sus novelas, que nos cuentan de primera mano la situación de una país desgarrado por la violencia producto de la segregación racial. Violencia que toca a todos los sudafricanos por igual.

Sin embargo, aunque la historia que se nos cuenta en «La edad del hierro» es estremecedora, el libro no es todo lo bueno que esperaba de él.

Toda la historia que leemos es realmente una carta que la protagonista, que vive en Ciudad del Cabo, envía a su hija, que vive en EEUU. La protagonista es una anciana enferma de cáncer a la que desahucian. El mismo día en que su médico le da la noticia, un mendigo alcohólico aparece en el callejón de su casa y ella entabla con él una extraña relación. Se dedica a contarle pasajes de su vida, aunque él rara vez le contesta y jamás le cuenta nada sobre sí mismo. Aún así ella le usa de confidente y le pide que tras su muerte envíe la carta que está escribiendo (el texto que nosotros leemos) a su hija en América.

Finalmente las circunstancias unirán a la anciana y al vagabundo. En la casa de la mujer vive su criada negra con sus hijos. El hijo mayor, de sólo trece años, y un amigo de éste, acabarán asesinados por la policía por agitadores. Y así toda la violencia que nuestra protagonista sólo sospecha, conoce de oídas, entre en su casa desbaratando su vida justo cuando ésta acaba.

Con «La edad de hierro» Coetzee se refiere a la fortaleza que demuestra el pueblo negro sudafricano. Su fortaleza, su entereza para entregar incluso a sus niños por la causa de la libertad y la igualdad. Nos describe los poblados segregados, el ambiente de violencia y odio, la pobreza, la corrupción…

Esta es la historia, tremenda y trágica y sin embargo muy mal contada, para mi gusto. Porque esta historia requiere de una narración dura, cortante, tremendista, y no la manera edulcorada en que la anciana mujer nos relata los acontecimientos. Por otra parte, en ocasiones la señora divaga durante páginas sobre cosas que en nada atañen a lo que está contando, usa símiles que nada tienen que ver con la historia…

Aun así es un libro muy recomendable. No es largo (poco más de 200 páginas) y pinta con bastante fidelidad el dolor de un pueblo en guerra.

Más de J. M. Coetzee:

11 Comentarios

  1. No he leido todos los comentarios, pero creo que algunos olvidaron algo, y es que el libro establece paralelismos con la enfermedad del cancer, muestra tanto el sufrimiento ante el regimen del apartheid y ese violencia, como lo que significa la enfermedad mortal, esas divagaciones que segun tu nada atañen a la historia estan perfectamente insertadas, y funcionalmente pensadas, ademas que tambien refiere la problematica de la emigracion, y la intencion de no hacer sentir culpable a aquellos que hasta cierto punto tienen una responsabilidad y estan lejos, en este caso a su hija, de la dualidad horrorosa que vive la mdre, «no tengas culpa, pero si debes tener conciencia.»

  2. ¿Muy mal contada? Por favor. Ojalá Coetzee te prestara un 5 por ciento de su talento para que escribieras mejores reseñas.

  3. He llegado hace muy poco a esta web y me parece muy buena, la calidad de las reseñas y comentarios son notables. La estoy recorriendo y cotejando mis lecturas y escritores .
    Respecto de Coetzee, he leìdo «Desgracia» cuando ganó el Nobel y me gustó mucho : es capaz de ser escueto en la narración y en las descripciones pero lanzar hacia el lector todas las «desgracias» de la novela. Es intensa e inolvidable, escenas y diálogos. Los silencios en su relacion la hija son de una soledad esclarecedora y la sensación de angustia aún hoy la recuerdo.
    De cualquier modo, de recorrida por las librerías no me motivó a comparar otro libro de èl. Pero buscarè el libro reseñado y que provocò diversidad de opiniones.
    Me alegro de haber encontrado esta página de amantes de la literatura.

  4. Fantástica. Así la describo yo. Hoy terminé de leerla y me parece un libro excelente, es verdad lo que dijo Pedro Almodóvar de él: nos olvidamos de que en alguna parte de este mundo existe un país llamado Sudáfrica, y no somos capaces de asimilar su cruda realidad hasta que hemos comenzado a adentrarnos en la fenomenal lectura de este libro. Realmente, una joya de la literatura en toda la extensión de la palabra.

  5. Pues no coincido contigo, esta novela alterna perfectamente la idea de una sociedad convulsa y el cáncer como un estado fruto de una conciencia convulsa. Más rica de lo que tu comentas y con muchas sutilezas. Para mi no llega a la calidad de «Michael K» pero supera a «Desgracia»

  6. Me ha encantado este libro. Yo no he percibido las deficiencias a las que alude la Sra. Castro. Antes al contrario he permanecido subyugada por la sencillez y por la maestría, por esa manera inteligente y honesta con que Coetzee nos pasea siempre por sus historias. Los conflictos en sus novelas son siempre abordados desde una moral que reparte las culpas y las defensas. Las víctimas son entendidas como el resultado de errores colectivos, demasiado adueñados de este mundo como para que resista fácilmente la esperanza.
    Yo recomiendo esta novela y el resto de su obra. Excepto con «En medio de ninguna parte», que me aburrió hasta dejármela, todas las demás me han parecido instrumentos de una voz literaria y política coherente, consecuente y necesaria en nuestra época.

  7. Estimada Sra. Castro: he leído su comentario sobre La edad de hierro. Creo que Ud. ha estado buscando una novela histórica, pero este libro no lo es. El libro no tiene ninguna intención de informarle las circunstancias históricas, solo sirven de marco para la historia. La historia particular de la mujer moribunda es ciertamente un poco surrealista, pero tampoco eso es lo que importa. El valor enorme de esta novela está en su prosa, en el modo de contar las reflexiones de quién se siente morir y el contraste y el cambio que eso representa para toda su anterior vida.

    Un abrazo cordial a todos los amantes de la lectutra
    José

  8. He leído varias obras de Coetze y en ellas el común denominador es, efectivamente, la soledad y la angustia. «En medio de ninguna parte» me pareció una obra conmovedora, trágica y muy bien escrita. Pienso, al contrario de la autora del artículo, que la historia está muy bien contada, con ese estílo frio y sin sentimentalismos, tan peculiar del escritor sudafricano. Es un libro muy recomendable.

  9. Uno de mis libros del mes de Diciembre fue Esperando a los Bárbaros.
    Es mi única lectura hasta el momento de Coetzee a quien muchos han descrito como un escritor frío.

    NO he leído Desgracia. Los lectores de Coetzee siempre dicen que se obra cumpre es Desgracia sin lugar a dudas. Supongo que mi próxima lectura será este título y en vista del comentario anterior postergar La edad del HIerro.

    Cuando leía Esperando a los bárbaros pensaba que el dolor solo puede describirse con la distancia de la frialdad, es una forma de poder entender el dolor. PUedo confundirme, pero la imagen de la Piedad de MIguel Ángel también desprende frialdad junto con todo el dolor que transmite;participamos de un momento íntimo entre madre e hijo, momento que ya nos pertenece a la hombres de forma individual.

    Coetzee puede ser frío. No lo pongo en duda. Pero lo que no nos dejará es indiferentes. “La posibilidad de albergar mi miembro seco de viejo en esa funda de sangre caliente me hace pensar en ácido en la lecha, ceniza en la miel, tiza en el pan”. En Esperando a los bárbaros, el viejo magistrado nos adentra no solo en un momento cruel de la historia de Sudáfrica sino que también nos sumerge en ese periodo del ser humano donde comienza la declinación del cuerpo, donde el paso del tiempo comienza a humillarnos demostrándonos ante nuestros propios ojos nuestras miserias. “Y sollozo desconsoladamente como un niño” Esta frase me parece tremendamente desgarradora y desconsoladora.

    Sin embargo el libro también es un canto de esperanza, una lección, la victoria del bien sobre el mal; nos invita a ser los guerreros de nuestras vidas, a no abandonar bajo ningún concepto nuestras ilusiones puesto que No sabemos que nos espera a la vuelta del segundero del reloj: “Con tal de vivir, me quedaría aquí hasta que la carne se me desprendiera de los huesos, soportando tormentas y granizos y diluvios”

    Y frente a algunos momento de extrema crueldad, aflora una pluma sensible que nos hace pensar, es imposible ser un mero espectador impasible: “Tengo la boca cubierta de besos húmedos” “
    ”El impacto es tan suave como la caricia de una mariposa”

    “He vivido un año lleno de acontecimientos, y sin embargo no entiendo de él más que un niño de pecho”

    “Como alguien que extravió hace mucho tiempo pero persevera por un camino que quizá no conduzca a ninguna parte”

  10. He leido hace poco Desgracia, y me gustó pero como dices no veo que sea un novelon, aunque es de las pocas veces que un libro escrito por un Nobel se deja leer con facilidad, creo que seguiré leyendo a este autor…nos vemos en Ciao, no lo abandones del todo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here