La muerta enamorada – Théophile Gautier

1
19817

La muerta enamorada - Théophile GautierEl mito del vampiro ha dado grandes obras a la literatura. En La muerta enamorada tenemos un precedente que entronca con esa tradición y que introduce la figura de la mujer como criatura perturbadora que debe alimentarse de la sangre de un hombre para escapar de la muerte. Théophile Gautier esbozó en esta novela breve unas líneas que posteriormente serían desarrolladas por muchos otros autores, aunque el estilo romántico, sensual y mágico del francés hace del relato una pequeña obra maestra del horror.

Como imaginarán, el argumento es muy sencillo. Un sacerdote ya anciano rememora los sucesos que la acaecieron siendo un joven novicio a punto de tomar sus votos. En la iglesia donde se lleva a cabo la ceremonia observa a una joven de belleza exultante, que por supuesto le prenda de una forma casi enfermiza. Aunque su superior le destina a una pequeña parroquia muy alejada, una noche recibe la visita de un hombre que le pide que dé la extremaunción a su señora Clarimonde; ésta resultará ser la misteriosa joven que le encandiló, pero su estado dista mucho de ser terminal. Aunque no sabe muy bien cómo sucede, el sacerdote pronto se encuentra en una suerte de vigilia constante, sin saber qué es real y qué no. Pronto no tendrá más remedio que recurrir a fuerzas que creía inexistentes para enfrentarse al mal que le subyuga.

Pese a que hogaño las variaciones sobre el tema han sido ya explotadas por doquier, la inocencia y la belleza que se respiran en la páginas de La muerta enamorada son difíciles de remedar. Gautier incide en la engañosa visión que el joven e inexperto sacerdote tiene de su amor: no es tan importante el que la mujer sea una vampira, sino el hecho de que él no distingue entre realidad y sueño. Para el muchacho, la pasión devoradora que la causa esa beldad es tan destructiva como insoslayable: la fe, a la que su abad apela una y otra vez para salvarle de la tentación, no le sirve de nada. El propio protagonista y narrador confiesa al final del libro que «el amor de Dios no fue suficiente para reemplazar al suyo»; la metáfora del amor destructivo es sublime, ya que el autor confronta la vocación del protagonista con su imposibilidad de renunciar a la pasión terrena.

El romanticismo de Gautier se pone de manifiesto en el tratamiento sensual de esa relación malsana y equívoca. Las descripciones de la mujer y de los encuentros entre ambos son hermosísimas, plagadas de imágenes ricas en colorido y de una viveza hoy ya poco apreciada:

La palidez de sus mejillas, el rosa desvaído de sus labios, sus largas pestañas entornadas que recortaban una franja negra sobre aquella blancura, le daban un aspecto de castidad melancólica y de sufrimiento pensativo, de una potencia de seducción inexplicable.

La lucha del sacerdote por librarse de su doble existencia está perdida de antemano. Sólo gracias a la acción del abad podrá ahuyentar a la vampira y acabar con su dependencia terrible. Sin embargo, el final del texto es muy amargo: la victoria del protagonista es pírrica y desoladora; aunque sólo se insinúa, podemos sentir que la pérdida de Clarimonde es irreparable. Ni su fe, ni su vocación religiosa, ni el paso del tiempo conseguirán consolarle por la pérdida de algo que está más allá de su comprensión, aunque su amor pueda pugnar por aprehenderlo.

La muerta enamorada es una fábula bella y magnífica que deja ese buen sabor de boca de las historias carismáticas y sentidas. Un pequeño placer para los paladares literarios.

Más de Théophile Gautier:

1 Comentario

  1. hombre, poner a un cuento como si fuera un libro puede despistar, porq no se trata ni de un relato;
    es un muy buen cuento, no incide tanto en el terror, más bien en la sensualidad, amaneramiento, en la pasión por ese ente de ultratumba.
    lo q más llama la atencion es lo excepcionalmente q esta escrito, Gautier es muy buen escritor, como decia ITalo Calvino sobre sus cuentos, son demasiados perfectos, pero qué quieres q diga!: mejor eso q una chapuza.
    Los mejores cuentos de vampiros del siglo-XIX, q al menos yo conozca, son La carmilla del gran Lefanu, La familia Vourdalak de Tolstoi, La novia de Corinto de Goethe y El vampiro de Polidori q es un crak, el q creó de veras el arquetipo de vampiro y no Bram Stoker.

    Y sacad ya a colacion el maravilloso recopilata de los mejores cuentos de «Vampiros» q saco hace un año Siruela, porq alli estan todos. Salu2

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here