La paloma de plata – Andréi Biéli

2
1536

La paloma de plata - Andréi Biéli“La paloma de plata” es la primera parte de una trilogía en la que Andréi Biéli buscó reflejar el enfrentamiento que en la sociedad rusa provoca la dicotomía originada por la pugna entre Oriente y Occidente, siendo esta obra una pintura sobre la Rusia mística, espiritual, que se debate acosada por el materialismo (en el sentido filosófico del término) occidental.

La prosa llena de pinceladas simbolistas de Biéli es perfecta para sugerirnos la idea de que lo sobrenatural está en el aire, nos rodea, aunque no todos tengamos la capacidad de percibirlo. El cielo, el agua, el camino que cruza una aldea, los bosques… son la esencia de una espiritualidad atávica que podemos sentir, aunque no definir:

Vivir en el campo, morir en el campo repitiendo para sí una palabra espiritual que nadie conoce salvo quien recibe esa palabra; y la recibe en silencio.

El misticismo parece para Biéli un rasgo del campesinado ruso, precisamente por esa comunión incesante y milenaria con la naturaleza; pero a su vez apunta también la posibilidad de que ese misticismo esté arraigado de igual manera en la ignorancia de un pueblo sumido en el oscurantismo. La instrucción (el símbolo de Occidente) será entonces lo que rompa el vínculo del hombre con ese mundo espiritual, atrayéndole hacia una relación meramente empírica con su entorno.

Pero “La paloma de plata” no es una novela que se detenga únicamente en la reflexión, sino que precisamente ésta se desprende de una historia llena de matices, conducida a través de las peripecias del joven Darialski, un poeta que vendrá a representar el modo de vida occidental que sucumbe ante la fuerza espiritual de Oriente.

Darialski abandonará la que había sido su vida obnubilado por una mujer que ejerce un especial influjo en él. Para comprender su alejamiento de lo que hasta la fecha fue su vida, es necesario entender que Darialski busca, como buen poeta, un ideal que cree ver materializado en una tosca campesina.

Podríamos decir que Darialski contempla a Matriona con los ojos del espíritu y percibe en ella una luz brillante que le atrae sin remisión y parece hacerle vivir en un estado alucinado. Esa luz que irradia Matriona es consecuencia de la fuerza que en ella insufla el líder espiritual de la secta a la que pertenece. Una secta que espera el advenimiento del Espíritu y que precisa de Darialski para sus propios fines. Pero una secta que, además, anuncia que la llegada del Espíritu conducirá a un mundo de igualdad, muy cercano a las ideas comunistas que en la época comenzaban a calar entre el campesinado ruso.

Pero Biéli juega a la ambigüedad gracias al personaje del líder de la secta. Así, por una parte, nos presenta a éste como a un hombre capaz de hacer cosas portentosas, sirviéndose de una especie de magnetismo que emana de su persona, una luminosidad que fluye de él y penetra en el espíritu de quien está cerca; pero también nos permite ver facetas más oscuras de su carácter, como los celos, que nos hacen verle como un hombre irremisiblemente pegado a lo terrenal, aunque él quisiera evitarlo. Finalmente, comete un acto vergonzoso que más bien parece promovido por el deseo de fortuna que por su interés en preparar la llegada del Espíritu.

De esta manera Biéli no despeja la incógnita: ¿es el misticismo la treta de la que se sirven algunos para cumplir sus propios objetivos, o es una corriente que fluye necesariamente de las almas sencillas, de quienes viven en contacto con las fuerzas insondables de la naturaleza?; ¿puede el influjo de Occidente acabar con él?

Más de Andréi Biéli:

2 Comentarios

  1. Quiero leer esta novela desde que sé que existe, grandes autores la han elogiado ampliamente y ya sabemos que los amigos de los amigos, son amigos también.
    El problema es que cuesta un dineral, por dios.

    Pero algún día la compraré.

    Ese día le cuento.

    Igual, pertenece a esa categoría de obras que no hace falta leer para saber que son buenas.

    Un saludo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here