Las deudas ilegítimas – François Chesnais

0
1067

Las deudas ilegítimas - François ChesnaisMucho hemos hablado en esta web sobre la estafa que constituye la actual crisis económica global, y siempre se suele llegar a la misma conclusión: la actuación de la oligarquía financiera es la causa del desplome de la economía mundial. En este ensayo, François Chesnais, catedrático de economía y miembro del consejo científico de ATTAC, ofrece un repaso del papel que los bancos han jugado en la creación de las burbujas especulativas y, sobre todo, en el escenario posterior; un escenario devastado causado por sus desmanes que, curiosamente, se ha convertido en un campo de pruebas para desmontar lo que quedaba del Estado del Bienestar construido tras las crisis de mediados del siglo XX.

El autor se centra en estudiar el comportamiento de los bancos desde la Gran Depresión del 29 y la evolución de su función en el entramado económico mundial. Básicamente, lo que Chesnais postula es que los bancos dejaron de ser entidades proveedoras de crédito (para hacer que la economía productiva tenga capital en el que apoyarse) a mediados de los años 70 para convertirse en empresas especulativas; de esta forma no sólo desvirtuaron su papel dentro del sistema financiera, sino que se convirtieron en elementos que ponían en riesgo el propio funcionamiento del sistema, como hemos tenido la triste ocasión de comprobar en los últimos años.

Aunque la documentación es exhaustiva y el texto está estructurado con solidez, lo cierto es que no es nada divulgativo: el lenguaje es técnico, las tesis están desarrolladas con profundidad y el tono general es científico. Chesnais se centra en el estudio del comportamiento bancario y para ello hecha mano de gráficos, metodologías, estadísticas y análisis; para la sustentación de sus tesis, por tanto, se apoya en multitud de datos que pueden llegar a confundir a un lector no demasiado avezado en economía.

No obstante, la conclusión a la que llega el autor y que defiende con todo este material es la de que determinadas deudas pueden —y deben— ser consideradas ilegítimas. En relación a Grecia, pero también a su propio país, Francia, o a otros miembros de la Unión Europea, Chesnais aduce que las deudas que no se han contraído con el propósito de contribuir al bien común y/o que han sido malversadas con otros fines, bien pueden ser declaradas ilegítimas y, por lo tanto, no devolverse. Para ello, como es lógico, sería recomendable que se realizasen auditorías independientes y públicas que permitiesen conocer la proveniencia del dinero, los intermediarios del proceso y el destino final del dinero.

Para el autor (así lo afirma explícitamente en la conclusión del ensayo) es insoslayable la anulación de las deudas ilegítimas y la subida de los salarios para afrontar la crisis con garantías. Además plantea también la posibilidad de una nacionalización parcial o total de los bancos para conseguir que su función original, la de inyectar crédito a la economía productiva, pueda darse en condiciones óptimas y sin propósitos especulativos ocultos. En el texto se señala la necesidad de que los movimientos sociales europeos empiecen a tomar conciencia de la importancia de estas medidas y las reclamen, tanto a nivel nacional como europeo:

En Francia, como en el resto de Europa, los asalariados se enfrentan a graves problemas de empleo y de precariedad, cuya solución pasa por el control social y la inversión. Las cuestiones sociales —qué se produce, para qué necesidades individuales y colectivas, dónde se localiza la producción, con qué gasto de energía y qué concepción de la actividad se organiza— no pueden continuar estando subordinadas a las estrategias de maximización de los beneficios de las grandes empresas.

A pesar de no ser un libro “asequible”, Las deudas ilegítimas toca algunas cuestiones muy importantes sobre las que merece la pena documentarse; no sólo para tener una visión más concreta sobre las mismas, sino para entender la deriva de la crisis actual y las formas (bien distintas de las “recetadas” por los estados) de solucionarla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here