Lenz – Georg Büchner

0
2362

Lenz - Georg BüchnerGeorg Büchner fue un joven prodigio cuya exitosa carrera literaria se vio truncada por su precoz muerte por enfermedad a los 24 años. Con sólo tres obras teatrales y algunos textos en prosa, figura sin embargo entre las personalidades más destacadas de la literatura alemana del siglo XIX y se considera que, de no haber muerto a tan temprana edad, ocuparía un lugar junto a Goethe y Schiller.

“Lenz” es una novela basada en la vida de Jacob Michael Reinhold Lenz, un poeta alemán promotor del Sturm und Drang (Tormenta e Ímpetu), que vivió en las últimas décadas del siglo XVIII y cuya muerte, al igual que sucedería con el propio Büchner, frustró una prometedora carrera literaria.

Se considera que “Lenz” es precursora de la prosa europea tal como hoy la concebimos, aunque en ella encontramos los rasgos propios del Romanticismo alemán como la exaltación de la naturaleza y de la juventud y su fuerza vital. Escrita de un modo un tanto caótico y deshilvanado, “Lenz” tiene un mucho de kafkiano (lo que, como se sabe, para mí no es un mérito) y un poco de la prosa alucinada de la “Aurelia” de Gérard de Nerval.

“Lenz” relata la estancia del autor en Waldbach, un pueblo de montaña al que Lenz acude en busca de cierta paz espiritual en la casa del pastor Oberlin. Si bien al principio los paseos por las magníficas montañas y las charlas sobre Dios con su anfitrión, parecen procurar cierto sosiego a su alma, pronto el joven Lenz se ve de nuevo envuelto por la ansiedad que lo expulsó de la ciudad. Se siente vacío, perdidas las fuerzas que antes le hacían acometer cualquier tarea con juvenil ardor. Lejos de Dios, la angustia va avanzando en su interior, acorralándole, impidiéndole dormir, hablar, comportarse con normalidad, hasta empujarle hacia varios intentos de suicidio.

Un miedo irracional va sustituyendo poco a poco a su razón, aunque todavía tiene periodos de lucidez en los que la vergüenza por los actos cometidos durante sus delirios, le devuelve a la realidad de la casa de Oberlin, de la familia de éste, del pueblo y de la naturaleza circundante. Sin embargo, poco a poco esos momentos de lucidez se van espaciando, dejando a Lenz abandonado al pánico, la ansiedad y la demencia.

Las frases inconexas, rotas, que a veces rozan la incongruencia, logran sin embargo reflejar a la perfección el modo en que la locura va poseyendo al protagonista, cómo la congoja y la desazón le van cercando, construyendo así un crescendo que culminará con la vuelta a la ciudad del joven protagonista sintiendo que su existencia es un lastre inevitable.

Cierra el volumen unos extractos de Goethe, tomados de “De mi vida. Literatura y verdad” acerca de Jacob Michael Reinhold Lenz y el movimiento Sturm und Drang, donde el inmortal alemán nos describe de primera mano a Lenz y su posición dentro del Movimiento, realizando un panegírico en el que se nos retrata la fuerza creadora y la productividad inagotable de un autor destinado a figurar entre los más grandes de su siglo, pero al que la hebefrenia, la locura de juventud, impidió desarrollar totalmente su genio.

La edición de Nórdica dentro de sus Ilustrados, con ilustraciones de Alfred Hrdlicka, es un capricho para todos aquellos a los que les siga gustando ver un buen texto casado con una estupenda ilustración.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here