Mujeres de los fiordos – VVAA

1
955

Mujeres de los fiordos - VVAAEscritos por mujeres noruegas; ese es el nexo común de los diez cuentos reunidos en “Mujeres de los fiordos”, narrados por diez escritoras de muy dispares características. Y hasta ahí llegan las similitudes superficiales de esta antología en la que podemos encontrar distintas voces expresándose en relatos de muy distinto corte, como corresponde a escritoras que poco más que las condiciones arriba expresadas tienen en común.

Sin embargo, una corriente subterránea se adivina por debajo de estos diez relatos. Algo que los une y los presenta ante el lector de una forma coherente: todos ellos presentan, de alguna manera, una nueva imagen de la mujer. No quiero decir con esto que pertenezcan a eso que se ha dado en llamar literatura femenina, refiérase esto a lo que se refiera. Lo que pretendo significar es que encontramos en estas páginas un saludable ejercicio literario: el de la mujer que, por fin, se narra a sí misma. Y que lo hace sin intentar adaptarse a ese rol que supuestamente le corresponde, a la vez que sin intentar romperlo en pedazos.

Mujeres que narran el acontecer del mundo (personal o público) desde una inteligencia natural, genuina, no feminizada. Pues todos somos, en primer lugar, personas, y luego ya, hombres o mujeres. Y esa primera percepción sin sesgos de la realidad es la que recogen estos relatos.

La mayoría de estos relatos están protagonizados por mujeres. Mujeres que están solas, perplejas, que se enfrentan con indiferencia a la vida, o que albergan de pronto una pequeña ilusión. Pero sus sentimientos y reflexiones podrían trasladarse perfectamente a un protagonista masculino que viviera iguales circunstancias, sin por ello perder un ápice de coherencia o vigor.

‘Hambre intensa, nausea súbita’, de Trude Marstein, y ‘El mar de la tranquilidad’, de Merethe Lindstrøm, plantean diversas maneras de afrontar esas relaciones esporádicas, sin compromiso, que pueden estar basadas en el sexo, o no.
Hanne Ørstavik nos habla en ‘Amor’ de esa pequeña ilusión de la que antes hablaba; una ilusión que puede parecer anodina, que aparece de pronto, pero que se infiltra en nuestra cotidianidad poco a poco, amenazando con trastocarlo todo. Y la ilusión, vivida como la esperanza de dejar atrás una situación que ha sido causa de disgusto, es también el eje sutil en torno al cual gira la historia de ‘Mirador con sol’, relato de Laila Stien.

Dos son los cuentos que destacaría de esta antología: por un lado, la fuerza expresiva de ‘La columna’, el único relato protagonizado por un hombre. Con una narración sosegada, sin recurrir a dramatismos innecesarios, Karin Fossum relata un episodio de gran intensidad, en que la angustia hace que se coagule el fluir de la existencia. Por otro, la chispeante narración de Herbjørg Wassmo en «El motivo», un relato a la vez desquiciado y profundo.

Esperemos que no sea esta la única aparición de narradoras (en femenino) de la colección Letras Nórdicas, de la editorial Nórdica Libros.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here