No hay derecho(s) – Gerardo Pisarello y Jaume Asens

0
890

No hay derecho(s) - Gerardo Pisarello y Jaume AsensSi hay una percepción común entre muchos ciudadanos es que la justicia no siempre actúa como garante de nuestros derechos; lo más normal es interpretar que el discurso jurídico está al servicio del poder, lo que conlleva una posición de superioridad que beneficia a aquellos que detentan un estatus económico determinado y que va en detrimento de la sociedad en su conjunto. Con este compendio de artículos aparecidos en diversas publicaciones, Gerardo Pisarello y Jaumen Asens ponen de manifiesto que el Derecho no siempre es garantía de actuaciones imparciales y éticas, sino que en muchas ocasiones actúa movido por intereses espurios. Pero, sobre todo, lo más interesante de No hay derecho(s) es la reivindicación de los movimientos sociales y de protesta como herramientas legítimas para que la sociedad exprese su malestar u oposición ante determinados hechos.

El ensayo se divide en varios apartados, cada uno de ellos dedicado a un tema concreto: desde las leyes antiterroristas surgidas a raíz de los atentados del 11-S, pasando por la libertad de expresión, hasta los derechos sociales o la memoria histórica. En todos ellos, los autores dan muestra de un gran sentido común a la hora de abordar los asuntos a los que se dedican los artículos; más allá de la interpretación ajustada del derecho que corresponde a cada situación, lo que buscan es conciliar el interés común y la lógica social para encontrar soluciones que beneficien a la cohesión. De ahí que sus tesis, perfectamente argumentadas, choquen, sin embargo, con los veredictos oficiales (y con los análisis de los medios de comunicación generalistas): el resultado al que llegan Pisarello y Asens suele ser el contrario porque priorizan la mirada crítica y social frente al interés privado.

Además, los análisis de estos artículos arremeten contra cualquier tergiversación del derecho, venga de donde venga, por lo que sus ideas (que, como decimos, casi siempre van en contra de la lectura oficial) suelen ser incómodas desde la óptica del poder, lo ejerza quien lo ejerza; de ahí que determinados textos, como son los dedicados a la Ley de Partidos, la seguridad ciudadana o al juez Garzón —entre otros—, puedan suscitar incomodidad entre la sedicente izquierda, acostumbrada a tomar medidas que se alejan de la igualdad para contentar a un electorado populista y desinformado. Estos artículos son encomiables por encima del resto por un motivo: se puede estar o no de acuerdo con ellos, pero tienen la virtud de exponer con claridad todos los aspectos del debate, sin hurtar ningún dato al lector para que el análisis pueda ser completo.

Pero, como veíamos al comienzo de la reseña, lo que el libro parece buscar con denuedo es la reivindicación de la lucha social como arma legítima del débil frente al fuerte; así, las manifestaciones, los actos de protesta, las asociaciones y la desobediencia civil son tratados como métodos de justa oposición ante un sistema que, disfrazado de garantista, elimina en verdad cualquier posible vía de comunicación para que la sociedad pueda expresar su descontento u oposición con las políticas que llevan a cabo. Los propios autores lo explican con certeras palabras:

[…] cuando las vías institucionales se encuentran fuertemente restringidas, […] cuando se consienten, en fin, abusos intolerables como el despido casi indiscriminado, la precarización laboral o la especulación rampante, lo que sorprende es el enorme pacifismo y la calma de la mayoría de la población. De hecho, en un contexto así, la huelga, la manifestación callejera o la ocupación con fines políticos deberían verse como instrumentos de simple supervivencia para frenar una deriva abiertamente despótica. Y es que sin ellas no solo peligra la cohesión social sino la propia libertad […].

No hay derecho(s) es un libro interesante y, ante todo, lúcido. Sin medias tintas, sus autores exponen con claridad unas tesis que pueden resultar incómodas, pero que arrojan mucha luz sobre las claras desigualdades a las que asistimos todos los días. Si quieren saber más de lo que ocurre a su alrededor, ésta es una lectura imprescindible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here