Ouarzazate – Juan Ignacio Iglesias

1
1036

Ouarzazate - Juan Ignacio Iglesias“Ouarzazate” es una novela curiosa, que, probablemente, pasará inadvertida dentro del panorama literario nacional. Y es una lástima, porque este libro reúne elementos que lo convierten en una pequeña rareza digna de comentario: un estilo eficaz y directo, una historia compleja y electrizante, un protagonista real y polifacético… Detalles insólitos en las novelas contemporáneas, que o bien buscan —y se pierden— adelantarse a todo, o bien se anclan en el pasado renunciando a mirar el presente. Juan Ignacio Iglesias apuesta por una novela que entretiene, pero que no por ello renuncia a plantear preguntas, a cuestionar ideas, presupuestos y comportamientos.

“Ouarzazate” podría calificarse como novela de ciencia-ficción, ya que la acción se sitúa en un futuro cercano y alternativo, aunque reconocible sin dificultad. La trama, sin embargo, es por completo deudora de las obras que sentaron las bases del género policíaco (Raymond Chandler o Dashiell Hammet): un detective privado (si bien en la novela se le denomina “informador”), Sócrates Rodríguez, es contratado por una corporación farmacéutica que ha desarrollado un medicamento capaz de reanimar temporalmente las células muertas para que encuentre a uno de los fallecidos con los que experimentaba; el protagonista se verá así involucrado en una búsqueda imposible, sin poder confiar en nadie y descubriendo secretos que nadie quiere dejar salir a la luz.

Como verán, una historia quizá no demasiado original (referencias que van desde Huxley hasta modernas películas de serie B), pero que se enriquece gracias al buen hacer del autor y a dos elementos fundamentales. Por un lado, el protagonista de la obra, ese informador vapuleado y cínico, mitad héroe-sin-querer y mitad filósofo amateur; toda una creación que aúna facetas complejas y profundas con un aire de arquetipo clásico que, sin embargo, le hace más verosímil si cabe. Sócrates tiene algunas de las características de los personajes típicos de las novelas detectivescas: es socarrón, solitario, vive atormentado por la pérdida de la mujer que amaba y huye de su propio pasado como de la peste. Pero, a pesar de estos clichés, es una creación con hondura moral, con sentimientos humanos y que generan cierta empatía; lejos de esquemáticas visiones propias de obras menores o de best-sellers, este protagonista provoca al lector, le sumerge en sus propias dudas y las reflexiones que se hace se convierten en elementos definitorios de la obra.

Y es que “Ouarzazate”, por encima de todo, nos enfrenta con la muerte. Si tuviéramos la oportunidad de hablar por última vez con un ser querido que ha fallecido, ¿lo haríamos?; ¿a costa de qué?; ¿preferiríamos hacerle perder su parte “humana” sólo por tenerle cerca una vez más?; ¿somos más humanos, precisamente, por ser mortales?; ¿la muerte le otorga una mayor dignidad a la existencia? Algunas de estas preguntas están planteadas con sutileza y sensatez, imbricadas en una trama que seduce la imaginación, pero que azuza la inteligencia. Por ese motivo, la lectura de esta novela no es sólo una experiencia placentera, sino la inmersión directa y, en ocasiones, dura en una realidad que se niega y se relega siempre a un segundo plano (como ya vimos hace poco cuando hablamos de “Ayudar a morir“).

Como punto negativo no puedo dejar de apuntar el hecho de que el final del libro desluce mucho el excelente trabajo que Iglesias realiza a lo largo de sus páginas. La conclusión se antoja precipitada, con un exceso de artificio pseudo-metafísico que oscurece una trama que, hasta entonces, era poco menos que impecable. Este detalle afea la novela, puesto que al fin y al cabo no deja de tratarse de una solución apresurada para una historia compleja y que hubiera precisado algo más de cuidado y atención.

Pero, incluso aceptando esta contrariedad, “Ouarzazate” es un libro espléndido, repleto de buenos momentos, con una trama intensa y con un trabajo de fondo interesante y subyugante. La prueba de que diversión y reflexión pueden hermanarse sin mayores problemas.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here