Reflejos en un ojo dorado – Carson McCullers

11
5050

Reflejos en un ojo dorado - Carson McCullersCarson McCullers es considerada, junto a William Faulkner, como una de las más ilustres representantes de la literatura del sur de Estados Unidos, reconocida sobre todo por su primera novela, «El corazón es un cazador solitario», escrita cuando apenas contaba veintitrés años.

En «Reflejos en un ojo dorado» se entrelazan las historias de varios personajes que habitan en una base militar. Por una parte, el soldado Ellgee Williams, un hombre desolado, solitario, que vaga por la vida sin rumbo y cuyo destino sólo puede ser trágico. Por otro, su superior, el capitán Penderton, otro personaje desvalido, triste, desconcertado, casado con Leonora, mujer de carácter fuerte que mantiene una relación con uno de sus amigos en la base, el comandante Morris Langdon, hombre decidido y viril, cuya enfermiza esposa, Alison, desequilibrada por completo, le desprecia por sus engaños. En este ambiente enfermizo y preñado de mentiras, secretos y traiciones se fraguará una historia de celos, de amor y de muerte.

Se acaba uno de dar cuenta de que el párrafo que acaba de escribir es muy propio de una contraportada, porque suena mucho mejor de lo que es en realidad el libro. Y es que, como ocurre tantas veces con la narrativa norteamericana, la enormidad de la tragedia que se pretende transmitir sepulta cualquier posibilidad de empatía entre la trama y el lector. En este caso, los personajes de «Reflejos en un ojo dorado» son tan arquetípicos, tan extremos, tan excesivos que resultan increíbles, por no decir insoportables. La escritura de la norteamericana es tensa, sutil en ocasiones, incluso cargada de belleza, pero no sirve para conmover al que lee.

Las constantes tensiones entre los matrimonios, el esquizofrénico y desconcertante carácter del soldado Williams, todo parece forzado, antinatural, propio más bien de una tragedia griega, donde toda la trama conduce hacia un final previsto (y previsible), pero carente de interés y emoción.

Mientras que Faulkner, por citar a alguien cercano en el tiempo, confeccionaba personajes terribles, grandilocuentes, pero siempre con un matiz cercano (tal vez por sus debilidades y defectos), McCullers no lo consigue, al menos en esta novela. El que debería ser el eje de la historia, Ellgee Williams, se le antoja a uno como una marioneta puesta en manos de un titiritero inexperto, ya que su comportamiento es antojadizo, absurdo y errátil; así ocurre también con el resto de comparsas, de conductas teatrales sin objetivo aparente. Quizá estos personajes hubieran dado más de sí en manos de Tennessee Williams, que tan bien sabía sacar provecho de hombres y mujeres de temperamentos excesivos.
En suma, mucho ruido y pocas nueces; la historia queda en nada a las pocas páginas y uno queda aburrido de unos caracteres faltos de vida y de interés. Sólo para verdaderos entusiastas de la literatura norteamericana.

11 Comentarios

  1. Hola, comparto completamente la opinión sobre el libro. La verdad es que la literatura norteamericana no me gustó nunca pero leer a Mc Cullers terminó por formular mi opinión acerca de esas historias. Los personajes son tan vacios, predecibles y hasta ridículos por momentos. Hay situaciones que no tienen una formulación lógica. Esta obra es demasiado pretenciosa: aspira a más de lo que puede llegar.

  2. yo me he leido refeljo de un ojo dorado y la balada del cafe triste ambos libros me encantan y si te lees el primero no perdesras el tiempo es una muy bna opcion de lectura, ya que estan muy bn escrito te meten en la trama te emocionan para no dar mas vueltan leanlo

  3. m parece q sugerir atrapa más q hacer muchas nueces!…el autor es sutil al describir a los personajes y juega con ellos . Hay hipocresía en torno a los personajes, muestra una vida rutinaria con falta de coraje a la hora de buscar cambios…lo cual induce a que el lector se someta de tal modo en la novela q quiere modificar los destinos de estos personajes. El comportamiento del soldado Williams posee una gran carga emocional por sus conflictos con su propia identidad. por esto demuestra conductas antisociales. Está muy bien marcado el objetivo del autor. primero narra actitudes y luego da información sobre el porq de ellas en cada personaje.
    Me resultó una novela atrapante, llena de intrigas, que no pude dejar de leer hasta el final cuando leí su primera página. (como si fuera un cuento)

  4. he leído «Balada del café triste» libro notable con una trama que rompe toda moral.. un personaje principal que termina completamente solo , dos bandidos que salen con la suya…. quiza un venganza planeada…

  5. un libro que quebra los esquemas de lo moralmente aceptable y politicamente correcto… el juego de personalidades… impreiona en uyn mundo cuadrado…

  6. Hace un año leí seguidos «El corazón es un cazador solitario», «Balada del café triste» y «Reflejos en un ojo dorado».
    De entrada decir que la experiencia mereció la pena. El mejor me parece el primero, que es una de las obras maestras de la literatura americana del S. XX, la relación entre los dos mudos de la ciudad sureña, así como su interación con todos los personajes de los alrededores es de una desolación poética muy conseguida.
    Los relatos de «la balada del café triste» me gustarón también bastante. Sus teorías sobre el amor son de las que dejan resonancias.
    Supongo que teniendo estas dos lecturas es más fácil entender a la autora en «Reflejos», los personajes de MacCullers siempre son solitarios, excesivos, gente que no sabe convivir con sus sentimientos o la interiorización del mundo, heridos, apartados… lo que ahora devaluando las palabras que tomamos prestadas del inglés se llamarían Freaks, enanos, gigantas hombrunas, mudos borrachos algo retrasados mentales… y soldados casi autistas que se deslumbran ante la belleza de una mujer ajena, como en el caso de «Reflejos», soldados de la América profunda que se relacionan mejor con los caballos que con las personas, que como los negros del sur son casi incapaces de realcionarse de una forma normal con sus superiores (conflicto sureño de blancos pobres, de los que también habló Faulkner).

    Quizás de estos tres libros sea el que menos me impacto, iba a escribir el más flojo, pero eso sería desmerecer a esta gran escritora, cuya lectura yo si encuentro muy recomentable

  7. Para Palimp : Es cierto que «Reflejos en un ojo dorado» no es un libro en su autora haya acertado en la construcción de los personajes. Sin embargo, te recomiendo que leas, de la misma autora, «El corazón es un cazador solitario». Ese libro sí que es redondo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here