Rojo y negro – Stendhal

14
15332

Rojo y negro - StendhalEs casi imposible abarcar una novela como Rojo y negro con una breve reseña; y uno, desde luego, se considera incapaz de hacerlo. Stendhal creó una obra que no sólo se centra en la ascensión social de un joven de provincias, sino que incluyó en ella toda una serie de preocupaciones acerca de la situación de la Francia de principios del siglo XIX. Como es lógico, el paso del tiempo hace que las referencias a hechos concretos pierdan su capacidad emocional e informativa, pero la acción que el autor enmarca dentro de ese contexto no deja de ser una historia magnífica sobre la hipocresía social.

Julien Sorel, el protagonista de Rojo y negro, es una creación muy completa y llena de fuerza, sobre todo por su personalidad compleja y contradictoria. Las obvias diferencias entre sus aspiraciones y sus actuaciones en sociedad son presentadas por Stendhal con un estilo amargo; Sorel es producto de un tiempo en el que el fingimiento, la contención y la serenidad eran los únicos caminos que podían hacer prosperar a alguien dentro de una jerarquía casi impermeable. De ahí la inadecuación entre sus propósitos íntimos y los pasos que va dando en la vida real; y ejemplo perfecto es su admiración por Napoleón, que debe ocultar para evitar confrontaciones con la nobleza y la alta burguesía, aunque desprecie sus opiniones y actos.

La mudable conducta de Julien se explica por su afán de medrar en sociedad y de mostrar a los demás —y, sobre todo, a sí mismo— sus méritos. Sin embargo, es inevitable falsear su personalidad para que los Rênal primero y los de la Mole después acepten su presencia. Aunque se considera siempre un criado, Julien actúa con la superioridad moral que se atribuye por sus méritos y no hace sino despreciar a las personas que le contratan. Consecuencia de esta consideración es la relación que entabla con Madame de Rênal, una suerte de demostración de sus aptitudes, ya que cree seducir a la esposa de su patrón; otro tanto sucederá con los devaneos que tendrá con la hija del señor de la Mole, Mathilde, a la que ama no por sus cualidades, sino como símbolo aristocrático. Julien considera que la derriba de su pedestal social y, de hecho, considera un mayor triunfo el haberse impuesto ante otros rivales de noble cuna.

Quizá su vacilante carácter sea lo que le conduce hacia un malhadado final, ya que sus convicciones le obligan a reconocer su falta y aceptar su castigo. Es quizá controvertido el hecho de que Julien, hipócrita y arribista, se abandone a su suerte pudiendo salvarse antes de ser ajusticiado; después de contemplar su modesto ascenso en esa jerarquía social que tan repugnante le resulta, es difícil comprender su abatimiento último. Puede interpretarse como una suerte de sacrificio heroico, ya que Sorel proclama constantemente su admiración por la vida militar y sus acciones valerosas; o también como la asunción de su propio papel dentro de esa alta sociedad que le considerará siempre un inferior, por más méritos que pueda hacer. Una justicia punitiva, que sitúa al arribista en su lugar.

En todo caso, Rojo y negro es un bellísimo ejemplo de construcción de personaje, ya que Julien es un carácter completo y humano. Por supuesto, la novela se enaltece gracias a la portentosa escritura de Stendhal, capaz de proporcionar bellas escenas sin escatimar el sarcasmo y la crítica (como la llegada del rey a Verrières y la marcha organizada en su honor) con un estilo límpido y sencillo. Una maravillosa obra que con todo merecimiento ostenta el membrete de obra maestra.

Más de Stendhal:

14 Comentarios

  1. En breve fue Stendhal un escritor ignorado en su tiempo uno de los pocos que lo reconoció públicamente fue Honore de Balzac. Escritor algo disoluto, que escribió con una prosa magnifica, el rojo y negro es una obra fácil de leer se trata de un conquistador joven , es lo mismo que hizo Dostoiesvki en su Crimen y Castigo , los dos se pone como reto a Napoleón . hasta donde se la única biografía de este escritor es la de F. Grenn . que leí en una edición de Losada biografía históricas y novelescas, que hoy si es difícil de ubicar, gracias , nuevamente por su informe

  2. Leí Rojo y Negro de adolescente y quedé atrapado, hechizado; he de decir sinceramente que perdí la virginidad literaria en el sentido de la pasión como lector.

  3. Disculpenme por su admiración a Stendhal, pero a mí me pareció una porquería este libro –y discúlpenme tanta sinceridad, quiero pensar que a Beyle le hubiera gustado mi sinceridad después de criticar la hipocresía–. Al principio pensé que la traducción que leía era mala, pero cuando busqué y leí otra, me di cuenta de que no era eso. Avanzando en la trama, encontré errores en la métrica de la historia, inconsistencias, sin sentidos, ridiculeces… personajes que se desmayan de la nada (¿tan pusilánimes eran los franceses en 1830?), personajes que aparecen y desaparecen sin aportar a la historia más que algunas páginas (y algo de tedio), personajes que en la misma novela envejecen hasta la vejez, mientras que el personaje principal envejeció sólo 5 años, un Julien que entrenó profundamente el uso de armas de fuego con los «mejores maestros de armas» y al final erra un tiro a su blanco, una marqueza que se enamora de un plebeyo y que su madre no se da cuenta o no le dice nada –y que de pronto desaparece, su madre, de toda la historia–, queda encinta, pasan los meses y nadie se da cuenta; una narrativa tal que ocupa 68 páginas (de un total de 545 en mi edición) para describir los acontecimientos de ocho días, e inmediatamente en sólo cuatro páginas pasaron meses, personajes que salen de escena y acto seguido están dialogando con personajes que se quedaron en escena, ¿amores eternos de ocho días???

    De un párrafo a otro puede cambiar repentinamente de escena y de tiempo ¿?. Personajes que de golpe aparecen muertos; personajes que no se conocen y de pronto están hablando sobre Julien.

    El capítulo 32 empieza con el relato de un tigre, y así se titula ese capítulo y luego… nada del tigre ¿qué tiene que ver un tigre en la narrativa? Es más, pasa de un tigre al embarazo de Mathilde ¿quién explica esta disparidad?

    No sé cuántos relatos los termina con una abreviatura: «etc.». Así termina frases y descripciones, ¿Con un «etc.»? ¿qué clase de escritor se cansa de escribir y pone «etc.»?

    Está lleno de comparativas y adjetivaciones infantiles.

    Cualquier escritor un poco afinado podría reescribir la historia en un quinto de extensión que Stendhal y diez veces mejor.

    La verdad que quedé muy decepcionado con este libro. Es más, si esta novela es uno de los grandes clásicos de la literatura francesa, la verdad ¡qué pobre es la literatura francesa!

    Eduardo

    • En gustos se rompen géneros; sin duda tienes tus motivos para pretender que esta no es una gran novela. Eso no suprime sin embargo que miles de personas tengan a Stendhal a la misma altura que Hugo y aún quizás por encima de Balzac. Cuestión de enfoques: y sí, esa era la Francia de principios del siglo XIX, hasta desde el punto de vista histórico es atrayente. Y un dato por si no lo sabías, el mismo Nietzsche llegó a decir que Beyle era el Psicólogo de la Francia de aquel momento. En fin, convencerte quizás sería demasiado arduo…

    • EL MISMO STENDHAL ADVIERTE QUE DESEA UN RELATO EQUILIBRADO, SIN RECARGAR LAS TINTAS EN LOS INFORTUNIOS; DE AHÍ POSIBLEMENTE LOS SALTOS. Y CON LOS ETCÉTERAS CONTRIBUYE A REDUCIR LA EXTENSIÓN.
      EL DESMAYO DE SOREL PARECE UN SÍNCOPE VASOMOTOR, POR MIEDO O INCLUSO UN RETORTIJÓN INTESTINAL, QUE RETARDA LA FRECUENCIA CARDIACA (COMO EN EL CASO DE QUIEN DESFALLECE POR UNA PRESUNTA APOPLEJÍA), SI NO DEBIDO A HIPOTENSIÓN O HIPOGLUCEMIA.
      TAMBIÉN EN LOS EVANGELIOS SE PREGUNTAN UNOS DESCONOCIDOS: «¿NO ES ÉSE EL HIJO DEL CARPINTERO?» UN PIMPOLLO COMO JULIEN PUEDE VER ENVEJECER A OTROS A SU SABOR Y DESTINAR MÁS PÁGINAS EN SU DIARIO (ES UN DECIR) A LOS HECHOS PARA ÉL SOBRESALIENTES, INCLUYENDO LA ANÉCDOTA DEL TIGRE Y EL VIAJERO INGLÉS. DE MUERTES REPENTINAS Y EMBARAZOS INDESEADOS O ENCUBIERTOS TRATA, ENTRE OTROS ASUNTOS, EL CHISMORREO UNIVERSAL.
      SE LE PUEDE ACHACAR A STENDHAL EL ESTILO DE UN ENSAYISTA COMO MONTAIGNE, LITERATURA HARTO EXIGENTE; PERO DESDE LUEGO SOBREPUJA A SUS CONTEMPORÁNEOS, QUE SE PERDÍAN EN DESCRIPCIONES AMBIENTALES PREMIOSAS (BALZAC), CARGANTES CONVERSACIONES IDEOLÓGICAS (DOSTOIEVSKI Y TOLSTÓI), LAS VACIEDADES POR IGNORANCIA DE LA VIDA (JANE AUSTEN) . . .

  4. noe treba yo tambien he leido ocho veces, sin contar las muchas veces que he leido por capitulos o fragmentos, me gustaria tener el placer increible de poder conversar contigo solo para hablar del libro rojo y negro. mi skipe es cremadehe, cordialmente te adelanto una pregunta a una posible conversacion : ¿ como se llama la mama de julian? dime la pagina y la editorial y su edicion de esta. mucha suerte para ti noe treba, sigue deitandote de placer,risa, de instruccion…….

  5. ¿Qué se puede agregar a la sola lectura de un libro tan magnífico? Mucho… y al mismo tiempo la invitación a leerlo. Tengo El rojo y el negro en una edición de Editores Mexicanos Unidos, y he llegado a ver otras ediciones en las que se pierde mucho del estilo directo, ameno, estricto en los datos y en la penetración psicológica, tan cara al autor. Es sin duda necesario encontrar una buena traducción para disfrutarlo, o ya bien, leerlo directamente del francés, ya que hay librerías donde se puede conseguir una edición en el idioma original. En todo caso, tanto El Rojo y el negro, como La cartuja de Parma, son las dos obras imprescindibles de este autor, al cual em mismísimo Nietzsche llegó a admirar.

  6. Soy stendhaliano ciento por ciento. Es una magistral novela que pinta una época con una economía de recursos que me sorprende cada que la leo, la he leído como ocho veces. Mi libro de cabecera, está siempre allí, a la espera de que abra el libro y me abandone en la aventurada vida de Julián Sorel. Por cierto, La cartuja de Parma es otra novela magistral de Stendhal (espero se anime a una reseña de este libro).

  7. Sí, yo también estoy muy interesada en saber qué edición es la mejor, concretamente qué traducción. Actualmente me estoy leyendo la de Alianza Editorial, con traducción de Consuelo Berges, gran conocedora de la obra de Sthendal, pero se me está haciendo insufrible. A pesar de ser Sthendal uno de los exponentes sin duda de la literatura francesa, no logro encontrar el placer en su forma de esribir, no tanto ya en lo que cuenta o la construcción psicológica de sus personajes.
    Estoy algo decepcionada, la verdad.

    Un saludo.

    • En mi muy humilde opinión tendrían que buscar ediciones de los años 60 o 70. La calidad de los traductores en esos años era muy buena porque trataban de no traicionar el espíritu de los autores, sobre todo de los europeos. Como ya había mencionado, la edición que yo tengo es la Editores Mexicanos Unidos, editorial que lamentablemente creo que ya no existe. He visto ediciones más actuales, de los 90 para acá, y efectivamente pierden la lucidez y la penetración psicológica de este autor (por esto lo admiraba Nietzsche) Así que a buscarle, es muy probable que en librerias de viejo encuentren un buen ejemplar de esos. Espero mi comentario les haya servido; leo a Stendhal desde hace muchos años y volveré a leerlo sin duda. Atte. Noé Treba.

      • ole, ole, ole Noe Treba. que bueno que sigas con ganas de volver al leerlo. pues yo también volveré a leerlo, seria mi novena lectura del libro…. te vuelvo a preguntar cortesmente ¿ como se llama la mama de julian sorel ( me imagino que luego sabrás por que la pregunta. noe mi gusto por este libro no es por admiración al personaje sino al narrador.pienso que el genio de Bayle en su libro es subyugar al lector a su antojo : haciéndonos reír, emocionándonos y esas cosas que produce la alta lectura por decirlo asi…. e n mis multiples fluctuaciones he llegado a pensar que debería escribir la segunda parte sin modificar la primera……

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here