Standards – Germán Sierra

1
1427

Standards - Germán SierraSi la etiqueta postmodernidad tuviera algún sentido, no cabe duda de que sería Germán Sierra el que la dotase de él. En sus libros encontramos elementos que subvierten la noción clásica de novela para crear un género que, sin ser completamente nuevo, sí que contiene rasgos que lo diferencian de prácticamente cualquier otra cosa que se haga en el campo de la narrativa de ficción. Sin necesidad de recurrir a elementos efectistas, el autor plantea miradas al mundo que retuercen lo tradicional y aportan una nueva visión, una nueva forma de contemplar lo cotidiano; a través de sus curiosas historias nos adentramos en tramas que tocan temas profundos e importantes, pero encarados desde una óptica peculiar que modifica nuestra percepción. Digamos que lo usual, lo normal, lo ya conocido, se puede ver de una forma muy distinta a como solemos hacerlo…

En Standards Sierra pone en danza a un plantel de personajes bastante normales que le sirven, sin embargo, para crear una serie de historias que desafían esa «normalidad» y revelan los detalles más pintorescos tanto de los personajes como de nosotros mismos. Sus protagonistas, en principio, no tienen características extrañas ni participan de tramas absurdas: más bien tenemos a algunas personas de lo más discretas, tales como un cirujano plástico, un músico o un cosmonauta; son sus peripecias posteriores las que los sitúan en un plano completamente ajeno a cualquier viso de normalidad y enredan la trama hasta extremos enloquecedores. Unos personajes acaban relacionándose con otros, a pesar de la distancia que los separa; otros dan un giro a sus vidas de forma inesperada; otros se embarcan en desventuras formidables que desafían la lógica; y otros más ven desarrollarse acontecimientos frente a ellos que no tienen ni idea de cómo manejar. En suma: vidas que se pueden considerar estándares acaban por «descarrilar» y arrostran unas posibilidades que no se consideraban.

Tal y como se explica en los textos de solapa, los estándares son melodías que los músicos de jazz reinterpretan para crear, a partir de los originales, nuevos temas que introducen variaciones para conseguir un resultado bien distinto. De forma similar, Sierra reinterpreta las vidas de algunos de los personajes que presenta para construir unos modelos bien diferentes (alocados algunos; miserables otros), pero conectados con esos «originales» que les sirven de base y modelo. En la narrativa del escritor cabe de todo: la trama desquiciante que presenta a unos mafiosos en pos de una venganza imposible; o bien la búsqueda de de beneficios de un promotor inmobiliario. Sin embargo, todas estas insólitas historias van confluyendo en un universo común que encierra más ideas de las que podríamos intuir a simple vista. En Standards las historias fluyen hacia un todo que en absoluto ofrece respuestas a las tramas que se han ido tejiendo; no, al menos, de forma convencional, ya que lo que Sierra expone es la inconsistencia de la personalidad en medio de una sociedad regida por parámetros consumistas y que se cimenta sobre el marketing, el culto al yo y el egoísmo desmesurado. Por eso sus personajes son maleables: tipos (que no arquetipos) que en manos del narrador sirven para ilustrar conceptos, sentimientos, modos de ver, esquemas mentales… Más que personajes, son engranajes de una maquinaria sofisticada que, en forma de narración, nos hace reflexionar de manera compulsiva acerca de temas que damos por sentados, o que ignoramos debido a su ubicuidad.

Germán Sierra no es un escritor al uso. No esperen una historia complaciente, unos personajes comprensibles o una visión convencional del universo que nos rodea. Sierra plantea cuestiones de difícil (o imposible) contestación; pero es el mero hecho de plantearlas en forma de narración, de ficción, lo que las convierte en imprescindibles. Más allá del lenguaje tradicional de la novela, el autor gallego busca una interlocución indirecta con el lector a través de insinuaciones, de veladas y constantes referencias culturales, de escenas sacadas de contexto pero dotadas de una insoslayable carga de significado… Métodos poco usuales, pero muy efectivos, para conseguir crear un lenguaje propio que, pese a su intrincado sentido del ritmo, en muchas ocasiones comunica más de lo que podríamos alcanzar a pensar.

Más de Germán Sierra:

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here