Walden – Henry David Thoreau

1
3414

Walden - Henry David ThoreauWalden es más que un diario que narra algunos hechos de la vida de Henry David Thoreau mientras vivió aislado del mundo; es un compendio de filosofía, de pensamientos y de meditaciones que nos muestra a un hombre preocupado por su entorno y por la sociedad de la que forma parte (aunque se aparte de ella). Y es que su retiro a una cabaña junto a la laguna que da nombre el libro durante varios meses no es un empeño narcisista en pos de «conocerse a sí mismo», sino un ejercicio de reflexión que en lugar de alejarle del mundo, le acerca más a él. Durante el tiempo que habita en esos parajes Thoreau observa, siente, piensa, conversa, trabaja y experimenta como no lo había hecho antes; no es una simple conexión con la naturaleza, sino un descubrimiento de sus raíces, de su forma primigenia de sentir el mundo que le rodea. Más allá de los apuntes meramente descriptivos, lo que el autor expone es su capacidad de penetrar el alma humana gracias a esa separación que lleva a cabo de manera voluntaria.

Para Thoreau, la idea del retiro es más bien un método para comprender mejor lo que tiene a su alrededor, y no un intento de aislamiento sin más. De hecho, con la construcción de su cabaña (que va relatando en los primeros capítulos del libro) nos va mostrando su peculiar manera de entender la vida y lo poco que tiene que ver con sus conciudadanos. A la hora de afrontar su futura estancia en esa morada junto a la laguna, el narrador analiza la pasión por el trabajo y el dinero de sus conocidos, y llega a la conclusión de que la mayoría se afana en labores que no le aportan nada, si acaso preocupaciones. Thoreau admite que no quiere «cambiar [su] tiempo por ricas alfombras o muebles macizos, o por una cocina bien surtida, o por una casa de estilo griego o gótico»; su idea del bienestar no es la de acumular, sino la de disfrutar. Para ello trabaja cuando lo necesita, pero también aprende a saborear los momentos de ocio, que trata de que sean numerosos. Por supuesto, entiende que para mantenerse a uno mismo de esa forma hay que vivir de manera «sencilla y sabia», lo cual implica un cambio importante respecto a los intereses de la mayoría de personas. (Y si eso ocurría allá por 1848, imaginen hoy día…)

Si hay una idea o concepto que el autor valora por encima de todo es la simplicidad: en la forma de ver el mundo, en la manera de relacionarnos y en nuestras aspiraciones.
Que vuestros asuntos sean dos o tres, y no cien o mil; y en lugar de un millón, contad media docena y llevad las cuentas con la uña del pulgar. […] Simplificad, simplificad. En lugar de tres comidas al día, haced si es preciso tan sólo una; cinco platos en lugar de cien, y reducid las demás cosas en la misma proporción. […] Vivimos demasiado rápido.
Para Thoreau, el hombre vive acuciado por necesidades extravagantes que le inducen a vivir de acuerdo con intereses que no son los suyos. Quizá por eso su retiro es una forma de apartarse de ese torbellino para ver con otros ojos los cambios incesantes que se producían entonces; aunque no se opone a la modernidad ni a los descubrimientos, lo que el autor quiere es que no nos dejemos subyugar por la frivolidad implícita en todo ello y que sepamos mirar a nuestro alrededor con sencillez. A través de la contemplación de la naturaleza, del trabajo manual, de la relación estrecha con sus vecinos y de la reflexión pausada, Thoreau alcanza un estado de serenidad sin parangón; lejos de la ciudad aprende a contemplar las cosas con la mesura idónea, y las juzga con un sentido común que a la mayoría de nosotros se nos escapa con la ajetreada vida que llevamos.

Walden es, pues, más que un diario: es una guía para vivir, aunque muy alejada de esos manuales de autoayuda que tanto abundan hogaño. Es un ensayo que puede tanto deleitarnos con las observaciones del autor sobre las aves o la siembra, como ilustrarnos con ideas honestas y sabias que nos incitan a la reflexión. Uno de esos libros que dejan una impronta dentro de nosotros, quizá imprecisa, pero indeleble.

Más de Henry David Thoreau:

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here