Sueño en el Pabellón Rojo – Cao Xueqin

5
6008

Sueño en el Pabellón Rojo - Cao XueqinSueño en el Pabellón Rojo es una obra inmensa en muchos aspectos, difícil de catalogar, ardua en ocasiones, pero de una belleza incontestable. Escrita en los comienzo del siglo XVIII, en pleno esplendor de la China imperial, recoge en sus más de dos mil páginas todo un compendio de personajes, situaciones, descripciones, modos de vida, costumbres, secretos… Cao Xueqin, que dejó inacabada su magna obra (terminada tiempo después por Gao E), fue conocedor de primera mano, al provenir de una familia de alta cuna, de los entresijos de la nobleza y de cómo afrontaban el día a día en aquella sociedad; algo que se refleja en el libro de manera notable.

Es complejo resumir Sueño en el Pabellón Rojo, puesto que la variedad de temas que reúne es mayúscula. Por decirlo en pocas palabras, la historia gira en torno a Baoyu, de la familia Jia, que nace con un trozo de jade en su boca que le augura un destino especial; su relación con las docenas de personajes que habitan las mansiones de su familia (y las de las familias vecinas, emparentadas todas, como son los Xue, los Shi y los Wang) y el amor temprano que le une a su prima Lin Daiyu serán los hilos conductores de una trama que se ramifica y se extiende hasta casi el infinito. La multiplicidad de personajes y hechos es enorme, hasta el punto de que esa pasión entre los muchachos, que supuestamente es el eje del libro, apenas ocupa espacio en esos miles de páginas.

La grandeza del libro reside en la maravillosa atmósfera que se va creando conforme vamos conociendo a los miembros de esas familias y las docenas de personajes secundarios que les rodean. Es cierto que en sus más de dos mil páginas tenemos momentos en los que la narración decae, episodios con descripciones de un detallismo enloquecedor o capítulos que contienen referencias que el paso del tiempo convierte en ininteligibles o prescindibles; sin embargo, a pesar de esas páginas, Sueño en el Pabellón Rojo ejerce una fascinación casi mágica por la minuciosidad de su historia. Aunque parezca mentira, el asistir a la composición de poemas sobre la floración de los hibiscos o leer el paseo apacible por un jardín durante el crepúsculo se convierten, por obra y gracia de Xueqin y su pluma detallista, en una contemplación perspicaz del carácter y el alma humanos. Los actos con los que Baoyu y sus acompañantes matan el tiempo en su residencia son triviales, pero en esa sencillez y mundanidad se esconde el secreto de la felicidad.

Quizá parte de ese encanto que rezuma la obra se deba al carácter extraño y controvertido de su protagonista masculino; lejos de prepararse para su futuro de forma convencional (estudiando para optar a nombramientos imperiales, como su padre y su abuelo antes que él), Jia Baoyu considera que en la mirada femenina se concentran «las más finas esencias de la naturaleza», mientras que los hombres son simplemente «desperdicios y escoria». La fortuna le sonríe en este aspecto, ya que debido a varios motivos su abuela (líder del clan familiar) le asigna como residencia el Jardín de la Vista Sublime, una suerte de oasis dentro de la enorme mansión señorial, que comparte con varias hermanas y primas. La dulzura de sus relaciones y la libertad que respiran durante sus años de infancia y adolescencia es un canto a la felicidad, al amor por las pequeñas cosas y a las relaciones humanas (entendidas como intercambio de conocimientos). El libro termina con un sabor agridulce, ya que el paso del tiempo conduce a una irremediable disolución de la pequeña comunidad del Jardín de la Vista Sublime; aunque los destinos de los personajes son variopintos, la sensación general es de amargura, ya que, como el propio Baoyu reconoce, nada es inmutable y todo perece con el devenir de la existencia. Una lección evidente, pero que aquí está teñida de cierta dulzura y, sobre todo, de mucha belleza.

Sueño en el Pabellón Rojo es un libro que depara instantes hermosísimos; una de esas lectura imposibles de mesurar o calibrar, porque más que en nuestro recuerdo permanecen en nuestros sentidos, en nuestro corazón. Y aunque sea difícil de resumir, sí que les puedo decir que merece la pena dedicarle unas horas de lectura a una novela de estas características. Su sensibilidad literaria se lo agradecerá.

5 Comentarios

  1. Después de leer tu post he quedado con una enorme curiosidad de leer ese libro. Debe ser fascinante. ¿Sabes si hay alguna página para leerlo online?

  2. Me gustaria pedirles si la versión comentada es una traducción directa de la lengua xina, o está traducida de otra lengua

    Atentamente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here