Tierra – David Vann

0
999

Tierra - David VannEn ocasiones la fama de un autor (u obra) está íntimamente ligada no a la calidad del mismo, sino al esfuerzo de promoción de la editorial y al consecuente revuelo informativo en torno al asunto. Creo que esto es lo que ha ocurrido con un autor como David Vann, o al menos con este texto suyo llamado Tierra. Una novela que tiene los atractivos justos para ser una lectura ocasional y olvidable se convierte, gracias al marketing (y a la buena acogida de sus primeros libros Sukkwan Island y Caribou Island), en una obra maestra, y su autor calificado como unos de los grandes autores norteamericanos vivos (con las subsiguientes cantinelas de “heredero directo de…”, etc.). ¿Importa esto a la hora de valorar el texto? Pues no debería, pero el caso es que uno llegó a esta lectura guiándose por recomendaciones, pero al fin y a la postre lo que ha topado es un escritor correcto, con cierta sensibilidad para captar algunas emociones, y una novela con un trasfondo vivaz, aunque con un desarrollo pueril, basado en la acumulación de escenas y personajes exagerados.

Tierra presenta a un joven protagonista, Galen, un veinteañero criado bajo las alas sobreprotectoras de su madre en una granja aislada del mundo; sus únicas visitas ocasionales son las de su tía y su prima, una adolescente que parece tomarle como objetivo de sus devaneos sexuales. El muchacho vive obsesionado con las prácticas de la meditación y apenas tiene contacto con la sociedad; sus aspiraciones de ir a la universidad se ven truncadas por la falta de dinero de su madre y por la monacal existencia que ambos llevan. Pero todo empieza a cambiar el día que descubre que su abuela, ingresada en una residencia para ancianos, en realidad dejó hace años a su madre prácticamente toda la herencia familiar, y que ésta no le ha dicho nada al respecto. Las maniobras de su tía para intentar hacerse con parte de ese dinero y las atenciones sexuales de su prima serán sólo la antesala de una confrontación que llevará a Galen a encararse con su madre.

A priori, como decía, la trama de la obra parece atractiva: la oposición entre madre e hijo, el entorno solitario y aislado, la ausencia de antagonistas claros… Sin embargo, pronto ese interés decae para dar paso a una historia que se apoya en los elementos más ramplones: sexo y violencia; escenas de sexo que no aportan nada al desarrollo, pero que imagino que atraen la atención, y momentos de violencia que no tienen origen lógico, aunque también supongo que tratan de llenar el vacío de la obra. Y es que Tierra nos sumerge en el clásico enfrentamiento entre padres e hijos con la intención de dar una vuelta de tuerca al clásico complejo de Edipo —negativo—, pero pronto naufraga y sólo se queda en la superficie, en la confrontación maniquea, en el conflicto burdo y previsible. Galen, más allá de su curiosa inmadurez, no tiene nada que aportar como personaje edípico: sus emociones son cambiantes y sus acciones contradictorias; sus decisiones son extremas y sus comportamientos rozan el absurdo. Aunque la trama se construya en torno a la lucha que llevará a cabo, parece claro enseguida que Vann pretende epatar al lector no con una historia sólida y profunda, sino con unos protagonistas histriónicos, exagerados e inverosímiles.

Tierra es una novela con extractos bastante llamativos por la intensidad de las emociones de sus personajes; sin embargo, el conjunto adolece de falta de coherencia y de una visión ramplona del conflicto que origina la trama. El autor se recrea en detalles accesorios, en ocasiones brillantes (como la relación de Galen con su entorno, peculiar y trastornada, aunque de extraña belleza), y tropieza con una historia que le supera, quizá por lo poético de sus pretensiones. La parte final, sobre todo, es una muestra clara de que para Vann lo importante es causar una impresión profunda en el lector, pero no excavar en los entresijos de lo que está narrando. Así pues, no cabe dude de que Tierra es una novela para pasar el rato, sin más, y que puede engrosar la lista de esos libros que no nos interesan demasiado sin problema.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here