Una manada de ñus – Juan Bonilla

1
2237

Una manada de ñus - Juan Bonilla«Todos hemos visto ese documental en el que los ñus migran en pos de pastos y son obligados a cruzar un río infestado de cocodrilos. La manada pasa cada año, no sin dejar atrás a unos cuantos componentes; gracias a esas víctimas, que entretienen el hambre de los cocodrilos, la manada puede seguir adelante.» Estas líneas de la contra de Una manada de ñus definen con imaginación el tono de los relatos que componen el libro; historias de personajes que sobreviven, que avanzan a duras penas en pos de algo intuido, pero ignorado, ya sea la madurez, el amor o el olvido. Cuentos trenzados magníficamente por el verbo de Juan Bonilla, un narrador excepcional que consigue a través de su prosa representar las aristas de nuestras vidas, no por pequeñas menos peligrosas.

En general, casi todos los textos guardan relación con la adolescencia: un tiempo pródigo en conflictos, en sueños, en desconocimientos y en esperanzas que de alguna manera termina por marcar a la persona que se llega a ser. Así, en algunos de estos cuentos los protagonistas arrastran el peso de algún hecho acaecido años atrás: el relato que mejor lo ilustra es «Brooke Shields», en el que un periodista tiene la oportunidad de entrevistar a la antigua estrella de cine; en el momento de recibir el encargo comienza a recordar la veneración que sentía por la actriz en su juventud, y cómo un compañero solicitó su ayuda para elaborar un reportaje para la revista del instituto. Navegando por esos recuerdos asistimos a la toma de conciencia del chaval, que aprenderá lo frustrante que puede ser perseguir imposibles, y la imposibilidad de construir la realidad sobre meras fantasías.

Algo similar tenemos en «Justicia poética», un hermoso relato sobre la amistad y el deseo, en el que un grupo de adolescentes locos por la poesía decide tomarse la revancha en nombre de un autor que no recibió el premio que consideran se merecía sin lugar a dudas. En esa vendetta tan particular podremos conocer la pasión del narrador por la muchacha que lidera el grupo, las dudas acerca de lo que están a punto de hacer y las postreras vacilaciones acerca de la naturaleza de sus deseos (los físicos, claro está, pero también los íntimos). Finalmente, el relato ofrece una suerte de redención para el protagonista, aunque la amable pirueta que pone el broche al texto nos deje con un regusto amargo, propio de aquellos sueños de juventud que se malograron con el paso del tiempo.

Y es que aunque la adolescencia marque a todos estos personajes, es el tiempo el elemento que los sitúa en cada momento narrativo y que les asesta los golpes que reciben. Esos ñus que perecen para que la manada siga adelante no son sino los protagonistas de estas historias, que sobreviven a duras penas sabiendo que algo preciado quedará atrás y no podrá ser recuperado. En ese viaje que ilustra cada relato (el tránsito hacia la madurez, la asunción de la pérdida, el conocimiento de los propios límites) los personajes dejan tras de sí porciones de sí mismos en forma de deseos, de certezas, de fantasías o de seguridades; incluso los logros, que alguno se alcanza, son otra forma de renuncia.

Una manada de ñus es un libro de historias sutiles, de personajes corrientes y de situaciones normales: precisamente por eso sus magníficos relatos iluminan partes de nosotros que rara vez tenemos el valor o la curiosidad de mirar. Gracias a Juan Bonilla, podemos ser un poco más sabios con respectos a nosotros mismos.

Más de Juan Bonilla:

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here