Acceso al comportamiento – Antonio Doñate

2
1186

Acceso al comportamiento - Antonio DoñateLa exploración del yo ha sido una constante en la literatura desde los inicios de la novela, si bien se ha abordado desde distintos estilos y técnicas. Acceso al comportamiento también explora un «yo», por decirlo así, aunque el protagonista no sea narrador y la omnisciencia del autor sea completa; ese «yo» es aquí, más que nunca y de forma palmaria, un «nosotros» en el que cualquiera puede descubrir similitudes y conexiones por doquier.

No esperen de este libro una trama reconocible, lineal y clara; tampoco una sucesión de escenas sin relación que se disfrazan de modernidad 2.0 para lograr titulares en prensa y contratos con Alfaguara. Acceso al comportamiento sí cuenta una historia: la de Rafa, treinteañero tardío al que una insatisfacción crónica, una personalidad adusta y una relación amorosa mal calibrada han empujado a una vida más o menos solitaria. Una historia endeble, con claroscuros y aspectos nada heroicos, pero tan común que es difícil no reconocerse en algún gesto, en alguna palabra, en algún pensamiento, en alguna descripción. Rafa busca motivos para sus comportamientos sin saber que lo hace: asiste a conciertos, charla con algunos (pocos) amigos o realiza mecánicamente su trabajo con la inconfesable esperanza de encontrar signos que le permitan entender por qué su situación actual, cómoda pero insatisfactoria, ha llegado a ser tal.

Antonio Doñate tiene un estilo personal que, sin ser elegante (de hecho hay extractos cuya redacción es incluso oscura a nivel estructural), dota al texto de un ritmo reconocible, auténtico; parece imponerse más el afán por preguntarse, por escarbar en la personalidad del protagonista que por elaborar una narración precisa o bella. En otras circunstancias esto podría llegar a considerarse un demérito, pero me parece que Doñate busca una historia directa, que apele al lector, aun con sus meandros narrativos. El libro bucea en nuestra constante búsqueda de significados, en nuestra persecución de una trascendencia que, admitámoslo, es muy probable que no exista. De ahí que el armazón formal no capitalice la atención durante la lectura, si bien la novela está bien estructurada y se desarrolla con una cierta linealidad que ayuda a su comprensión.

Aunque sería un poco burdo resumir Acceso al comportamiento como una historia de amor, esa definición se acercaría bastante a la verdad; el amor como espoleta que desencadena sentimientos dispares, como emoción que reúne elementos disímiles (a veces contrarios) en armonía, como sensación de trascendencia. Rafa busca respuestas en forma de signos que aparecen en su vida de manera aleatoria: personas, palabras, fotos, carteles…; busca explicaciones para construirse a sí mismo, para explicarse en relación con el mundo que le rodea. El libro, por supuesto, no aporta ninguna solución a esos enigmas de la personalidad; no lo intenta, de hecho. Sin embargo, en esa búsqueda que el protagonista lleva a cabo sin saberlo siquiera descubrimos muchas más cosas de lo que querríamos: la fabulación y el fingimiento que implica cualquier relación; la necesidad de crear y satisfacer expectativas; el egoísmo que va implícito en una aceptación tácita; la compasión que acompaña a muchas renuncias…

Acceso al comportamiento es una búsqueda en sí mismo; un libro que ofrece una exploración para llevarnos de un punto a otro. Sin asideros, sin certezas, pero con una ternura que lo hace humano y sensible. Los signos que Rafa cree descubrir quizá sean falsos, pero nos son tan necesarios para interpretar el mundo, para interpretarnos a nosotros mismos, que sería imposible vivir sin ellos. Antonio Doñate ha escrito una novela que nos sirve en bandeja muchos signos: unos nos serán útiles y otros no, pero todos son relevantes. En un momento en que la literatura actual sólo se mira el ombligo en forma de autoficción post-post-postmoderna, este libro nos reconcilia con la idea de que se puede mirar hacia fuera con perspicacia, con interés y con un acendrado espíritu crítico. No se la pierdan.

2 Comentarios

  1. Está muy buen escrito, pero ke falta “algo de humanidad”, Conocwmos la ciudad, las historia politica , per, hay un pero, no sabría decir cual.
    Rafa es un pobre hombre, que sobrevive creyéndose superior. Lo de siempre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here