Bajo el influjo del cometa – Jon Bilbao

2
1566

Si ya dijimos en su momento que Como una historia de terror era un libro de relatos excelente, no se puede uno por menos que quitar el sombrero ante la majestuosidad de Bajo el influjo del cometa, quizá uno de los mejores compendios de cuentos que se hayan publicado en España en los últimos años. Afirmaciones como ésta las pueden encontrar a diario en decenas de medios, pero les aseguro, como lector honesto, que Jon Bilbao se ha descolgado con un conjunto de relatos que merecen nuestra admiración.

Fiel a su estilo conciso y afilado, el autor desgrana ocho historias de pérdidas, envidias y venganzas, todas ellas sutiles. El título, que es también el del texto que cierra el libro, hace referencia a esa zona oscura de nosotros mismos que sólo ve la luz cuando las circunstancias exteriores son propicias: ése será el momento que elijamos (el plural mayestático no es un mero recurso, sino una evidencia) para dar rienda suelta a nuestros bajos instintos, a nuestras pasiones encerradas, a nuestros deseos sepultados. Aunque los personajes del libro despierten simpatías y puedan suscitar una empatía palpable, lo cierto es que en ellos podremos descubrir esas cualidades que nos hacen menos sociales, menos amables, y que normalmente reprimimos en favor de una (quizá mal entendida) corrección social que nos permita desenvolvernos en el mundo.

Eso es lo que ocurre, sin tapujos, en el relato que da nombre al volumen: una pareja sufre la falta de agua y electricidad que ha provocado el paso de un cometa. Si bien tratan de mantener una normalidad aparente, poco a poco Bilbao va introduciendo un resquemor, una duda respecto al comportamiento adecuado que deberían tener. La situación explotará sin remedio cuando sus vecinos, dos afables ancianos, sufran un intento de robo que acaba con la vida del ladrón. Otro tanto sucede en “Ha desaparecido un niño”, texto en el que una joven profesora se ve inmersa en la búsqueda de uno de sus alumnos, desaparecido en extrañas circunstancias; la aparición del hijo de su casera hará que la situación se torne singularmente feliz, aunque los elementos que la rodean cada vez se vuelvan más oscuros.

La grandeza de los relatos de Jon Bilbao es, por una parte, el planteamiento de situaciones límite que, por paradójico que resulte, acaban siendo mucho más cotidianas de lo que se pensaba en un comienzo; y por otra, el hecho de que sus personajes presenten un equilibrio casi perfecto entre oscuridad y luz (llámenlos defectos y virtudes, o como prefieran). Aunque las historias lleven al límite nuestra acepción de lo real, los protagonistas siempre son un reflejo algo distorsionado de nosotros mismos; no es sólo que den salida a ciertos instintos primigenios, sino que también sus debilidades se muestran con una agudeza sutil y profunda. “Un padre, un hijo”, por ejemplo, nos ofrece el retrato feroz, pero sensible, de dos personas solitarias que se necesitan casi tanto como se desconocen mutuamente; “Los espías” también dibuja unos personajes que se esfuerzan por mantener una fachada que sus reprimidos deseos echan por tierra cuando la situación se torna propicia. En general, los protagonistas de estos textos llegan a situaciones límite que tratan de resolver con una humanidad trazada con mano maestra, si bien casi nunca será suficiente para alcanzar lo que realmente anhelan.

Bajo el influjo del cometa es, como decía al principio, un libro de relatos magistral, con auténticas joyas (“Belígero”, “Ha desaparecido un niño”) que sin duda han de alcanzar el estatus de pequeñas obras maestras del género. Dénse un placer y léanlo: no se arrepentirán.

Más de Jon Bilbao:

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here