Click – Javier Moreno

1
2337

Click - Javier MorenoDicen que sólo hay dos temas universales en el imaginario literario: el amor y la muerte. Javier Moreno ha optado por el primero de ellos para escribir una novela que lo aborda desde una perspectiva peculiar. No tanto por la singularidad de su planteamiento teórico, ni por su apuesta formal, sino más bien por la forma en la que su protagonista y narrador Quisque Serezádez, afronta el amor.

Este narrador es el acierto más singular del libro. Ya su propio nombre nos indica que es un contador de historias cualquiera, que sus peripecias podrían ser las de otra persona, las de un ser humano indistinguible; de hecho, así lo expresa él mismo al comienzo del texto: «Pueden llamarme Quisque, Quisque Serezádez, una manera cualquiera de llamar a cualquiera.» Este protagonista se disuelve en un anonimato muy personal, ya que sus aventuras cobran un aire de universalidad en su trasfondo íntimo, pero están teñidas de una mirada única sobre todas las cosas.

Lo que este Quisque relata en «Click» son sus relaciones con diversas mujeres. Con un estilo caótico y confuso, una suerte de flujo de conciencia moderado, el narrador comienza su historia confesando que tiene un revólver pegado a su sien, pero que antes de descerrajarse el tiro que acabe con su vida confesará —a nosotros, los lectores— lo que ha hecho. Esa confesión resulta ser una vuelta al pasado, una memoria de sus amoríos y de cómo le han marcado. A través de la irónica y descreída mirada de Quisque uno se ve abocado a reconocerse en una u otra relación, a participar de los lugares comunes que siempre salen a relucir en cualquier historia de amor.

Y es que, ya digo, «Click» no deja de ser un libro sobre el amor… aunque con matices. En primer lugar, el narrador de Javier Moreno consigue crear una atmósfera que oscila entre la tensión más palpable (¿por qué pretende suicidarse?; ¿qué acto ha cometido para verse obligado a «confesar»?) y la emotividad más mundana (las mujeres que pasan por su vida pueden reconocerse como arquetipos, como figuras primigenias de un modelo de mujer, pero todas ellas poseen una personalidad muy acentuada). En segundo, el amor de Quisque por sus parejas es complejo y siempre con un matiz intelectual: analiza y desmenuza cada acto con la precisión del profesional de la estadística que es, convirtiendo aspectos de sus relaciones en operaciones matemáticas. Y, por último, el final al que nos conduce el libro es sorprendente, pero de alguna manera comprensible; parece inevitable que Quisque termine por comprender su condición de marioneta en manos de otras personas, y que reaccione en consecuencia.

El amor acaba así transfigurado: el autor lo despoja de sus mejores galas para mostrar de una forma sutil la necesidad de dominio, de engaño y de posesión que todos encerramos. A lo largo de la novela vemos a Quisque sacar lo mejor de sí, creer en sus relaciones con una pasión conmovedora, apostar por convertir el tópico devaneo amoroso en un ritual sagrado, un acto de comunión con su pareja. Sin embargo, el resultado es decepcionante: unas y otras se alejan por muy diferentes motivos, pero siempre ajenas a esa pasión que despiertan en el protagonista, que parece condenado al anonimato más absoluto en su propia vida. El amor como arma de destrucción, como actividad alienante, como mentira necesaria.

Javier Moreno ha recreado en «Click» una perspectiva dolorosa, aunque real. El lado más oscuro del amor, no tanto por el dolor que cause (que lo hace), sino por la facilidad con que hace aflorar lo peor de cada cual. Su lectura es desasosegante precisamente por este motivo, ya que en su arbitrario discurso se esconden docenas de verdades que se ocultan en el día a día, sin dejar por ello de ser lo que son. El «click» de Quisque es, con matices, el mismo que oiríamos todos.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here