Cuentos completos – Saki

8
5936

Cuentos completos - SakiHace unos meses publicamos una reseña acerca de un libro de relatos de Saki , en el que se incluían una docena de historias absolutamente fantásticas. A raíz de ese descubrimiento no tardé en caer en esta recopilación completa de sus cuentos publicada por la editorial Alpha Decay y debo confesar que, si en su momento me pareció un autor formidable, hoy sólo puedo decir que Saki es una maravilla de la literatura. Por muchos motivos, claro, que trataré de dejar claros aquí.

Y el primero, desde luego, sería el finísimo sentido del humor que posee el inglés. La serie de historias dedicadas a Reginald (‘Reginald’ y ‘Reginald en Rusia’) son sencillamente fantásticas. En la mejor tradición de Oscar Wilde, con una mezcla sutil de ironía, crítica y mala leche, Saki urde cuentos que no siempre tienen como protagonista a ese Reginald del que sabemos poco, pero que tienen en común el humor —negro— y el cinismo. Estas series están compuestas de historias muy cortas, de un par de páginas (como casi toda la obra breve del autor), que suelen ser divagaciones o comentarios de Reginald, un joven acomodado con un carácter al más puro estilo de los personajes de Wilde: indolente, sentencioso y henchido de ingenio. Algunas de sus peroratas no tienen desperdicio, como ‘Reginald sobre las fiestas’ o ‘Reginald sobre las preocupaciones’. Algunas de las simpatías (y, sobre todo, las antipatías) de Saki también se recogen en estas historias, como en ‘El sexo que no compra’, donde su misoginia (perenne, pero inocua) se trasluce de forma elocuente; algo que se entrevé, con mayor o menor claridad, en muchos otros cuentos y, sobre todo, en la presencia recurrente de alusiones al movimiento sufragista, que llega a efectuar una aparición estelar en la Roma imperial en ‘El programa de gala’.

Otra de las más conocidas recopilaciones de cuentos es la de ‘Las crónicas de Clovis’, cuyo protagonista comparte rasgos principales —cinismo, socarronería— con Reginald, aunque quizá las historias de esta serie sean un tanto más oscuras, más críticas con la condición humana. Un cuento como ‘Ministros de la gracia’, en el que los principales políticos son sustituidos por ángeles que tratan de pacificar las sesiones parlamentarias, es un ejemplo perfecto de la visión penetrante y cargada de ironía de Saki, que desconfiaba de la voluntad humana de hacer el bien, incluso de la posibilidad de entendimiento. Sus personajes son siempre figuras extremas: bien cáusticos enfermizos que parecen estar por encima de las convenciones sociales (como Clovis, cuyas travesuras suelen suponer una merma considerable para la autoestima y reputación de sus víctimas), bien apocados e indecisos que no saben qué papel encarnar en el escenario —siempre surrealista y casi primitivo— social. Esto es ridiculizado al extremo en el relato ‘La transformación de Groby Lington’, en el que se muestra la influencia de un animal (algo externo, ajeno al ser humano) sobre un hombre normal y corriente, que se ve abocado a realizar actos poco naturales.

De hecho, esta última historia encaja perfectamente en la siguiente recopilación de cuentos, «Animales y superanimales», donde Saki vuelve a poner en jaque las flaquezas humanas a través de ciertas comparaciones con los animales. Así, en ‘La loba’ un truco de magia sirve a Clovis (sí, al protagonista anterior) para ridiculizar, con saña inhumana, a un invitado de velada. Casi siempre esas puestas en evidencia revelan la baja opinión que el autor tenía de los convencionalismos sociales, las reglas de etiqueta y las normas clásicas de educación. Ejemplo perfecto de ello es ‘El día de Némesis’, en el que el personaje de Clovis fabula acerca de la posibilidad de celebrar una jornada en la que todo el mundo pueda desquitarse con los demás por las rencillas acumuladas durante el año. O ‘Una vida de zoológico’, en el que la protagonista expone su cruda visión de la sociedad a su tía mientras observan a unos animales enjaulados; los humanos nos engañamos para ser felices: «…podemos vivir una vida pequeña, irreal y estúpida [en nuestra jaula] y convencernos de que somos en realidad hombres y mujeres sin trabas que llevan una existencia razonable en un ámbito razonable».

«Los juguetes de la paz», así como «El huevo cuadrado», fueron publicados tras la muerte del autor. La línea que se sigue en ellos es la característica de Saki: realidad vista a través de un microscopio cínico. Por ejemplo, en ‘Los invitados’, un cuento que roza el surrealismo más total y que refleja la clase de convencionalismo a los que nos vemos abocados para mantener una ilusión de estabilidad y buena educación; o ‘Prevenida’, en el que la política (otra de las pasiones de Saki) y los engaños y retorcidas acciones que genera contribuyen a ahuyentar de la ciudad a una joven inocente. Por último, no se puede dejar de mencionar un rasgo constante en las narraciones del autor, y quizá de los más característicos: la maldad inherente que parece acompañar siempre a la infancia. Se puede hallar en ‘Morlvera’, o en ‘El estratega’, relatos en los que los niños son capaces de un refinamiento para la inquina y la venganza muy superior al de los adultos. Para Saki, los infantes pueden atesorar en sus corazones un odio y una capacidad para el mal indecibles, como en ‘La penitencia’, en la que una acción casi irrelevante casi le cuesta una hija al señor Ruttle. Por no hablar de ‘Sredni Vashtar’, del que ya hablé en la otra reseña y que me parece un cuento memorable, digno de figurar en toda antología del relato breve que se precie.

Y muchas, muchas más virtudes que me dejo en el tintero podrían dar una idea mejor de lo incomparable que resulta Saki. Han sido días de pura delicia el pasearme por estas docenas de historias que encierran lo mejor de la literatura: humor, ironía, sagacidad, inteligencia y, por encima de todo, la frescura de reírse de todo (incluido de uno mismo); quizá la mejor manera de encarar la vida. Se admiten sugerencias.

Más de Saki:

8 Comentarios

  1. Wow! Hermosa reseña sobre un escritor magnífico! Pocos son los escritores que me hicieron reír como saki, quizás Brascó con su Quejido Guacho, Shakespeare con sus primeras obras o La conjura de los necios de Toole, y sin embargo ninguno de ellos tiene esa sutileza para manejar la ironía propia de quizás los tristes y místicos escritores del siglo 19.
    Por mi parte me enamoré platonicamente de Clovis y de Reginald, me encantaría tenerlos una tarde para charlar con ellos, me hipnotizan sin siquiera existir. Me gusta pensar que son el reflejo de Saki, que él los escribió pensando en cómo actuaría frentes a las diversas situaciones, me encanta pensar que él era así, al menos en el fondo de su corazón y conciencia.
    He visto por ahí que también escribiste sobre Capote, asi que siento que nos vamos a llevar muy bien (: ja. Te mando un abrazo

  2. Como otras veces, yo alabo el cuento que más me gusta del autor, en este caso «Saki» : se trata de «La ventana abierta», sobre el militar que regresa muy alterado de la India colonial, «de los nervios», como se decía, y al visitar a una familia vecina es víctima de una broma cruel por parte de una niña. «Las historias breves eran su especialidad».
    Estupendo, léanlo, seguro que está en esta antología y en otras muchas.
    Saludos.

  3. Magnifico comentario sobre los cuentos completos de este maravilloso escritor, relativamente poco conocido por el gran público.
    No se sabe mucho sobre sus novelas cortas, y escribió varias, y sería interesantísimo también leer comentarios sobre ellas.
    Lo bueno de la más excelsa literatura es eso. Es para siempre, y si bien a los super artesanos les pase similaridades -como decesos en carnicerías guerreras de las más estúpidas- y sean postergados y olvidados por décadas, después se los coloca donde deben estar, desplazándose justamente a la basura impostora siempre contemporánea que ocupa los lugares privilegiados del presente.
    Rara destino de la cultura humana. Rescatar tardíamente a los verdaderos valores que antes indirectamente liquidó, para tener en el pedestal del hoy a tantos incompetentes tan bien promocionados por la maquinaria dineraria-editorial.
    Muchas gracias por acomodar las cosas donde deben estar.

  4. Yo he descubierto a este birmano-británico de sangre escocesa, en
    clases de Literatura Moderna y Contemporánea y creo que es como dice
    Tom Sharpe: Una vez leído un cuento, queremos leer otro y otro y ya no
    lo olvidamos más.
    Lo que lamento es que, con un espíritu muy «a lo Kipling» se zambullera
    sin más en la carnicería de 1914-1918, para terminar su invalorable
    carrera con una bala de un francotirador alemán en el Somme.
    (Dicho sea de paso, en estos días me enteré, por un film, que Rudyard
    Kipling perdió también un hijo de 18 años en esa guerra después de
    haberlo incitado a enrolarse por el «honor del imperio»)
    Destaco de Saki dos cuentos memorables: «Tobermory» y «Sredni Vashtar» (ambos de su libro «Crónicas de Clovis»)

  5. Hola! escribo porque estoy buscando un cuento de Saki que habla sobre un señor que vende una casa, dejandose una habitacion para él; va siempre a tocar la flauta hasta que la familia se cansa y el señor se ve obligado a urdir una venganza. Creia que se llama: «Gato encerrado» pero no lo hallo con ese nombre. Tambien hay otro que habla de unos niños un poco perversos que terminan tomando a otra niña de rehén, creo. Son cuentos que venian en una antologia infantil, Cuentos crueles (creo que se llama). Si alguien tiene info, se lo agradeceria mucho, los necesito para un proyecto educativo.
    Gracias!!!
    mi mail es: lili.enlosbosques@gmail.com

  6. Genial reseña sobre un libro que debe ser una maravilla. Ya me convenciste para leer «La reticencia de Lady Ann y otros cuentos», donde descubrí por primera vez a este autor tan extraordinario en su habilidad de urdir cuentos con un sutil velo crítico y de ironía. Me apunto esta recopilación para seguir disfrutando de Saki.
    Un saludo

  7. Cómo lo pintas de apetecible. Ya mismo me pongo a buscar algo de este autor tan poco conocido para muchos de nosotros.

    Un saludo. Muy buena reseña.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here