La conquista del aire – Belén Gopegui

0
1496

La conquista del aire - Belén GopeguiEn muchas ocasiones habremos comentado aquí que la narrativa española de los últimos años (muchos años, por desgracia…) está anclada en una subjetividad que elimina cualquier análisis o visión de la realidad para refugiarse en unos territorios que rehuyen el contacto con el mundo real. No es el caso de algunos autores, entre ellos Belén Gopegui, que además de hacer gala de un estilo peculiar y nada convencional, se interesa por las relaciones de sus personajes con el entorno, con la realidad y con el contexto socioeconómico.

La conquista del aire fue su tercera novela, publicada en 1998, aunque ahora reeditada. La tesis de partida es tan sencilla como (aparentemente) nimia: Carlos Maceda, un treinteañero que ha fundado una empresa de hardware informático, atraviesa ciertas dificultades económicas, por lo que decide pedirles un préstamos a sus dos mejores amigos, Santiago y Marta. El hecho de deberles ese dinero no sólo hará que su relación comience a cambiar de manera sutil, sino que afectará incluso a los conocidos y parientes de los tres, desatando una serie de cambios en sus vidas que ninguno de ellos podría haber supuesto.

En cierta forma, La conquista del aire es una novela etérea, insustancial, ya que se apoya para su desarrollo en las percepciones de sus protagonistas; no hay grandes momentos, no hay apenas acción, ya que todo acontece de manera gradual, sutil, casi imperceptible. En pocas palabras, podríamos decir que el dinero va corrompiendo algunos de los lazos que existen entre los personajes: aunque la relación no se directa, ese préstamo que Carlos pide acabará afectando al matrimonio de Marta, a los empleados del propio Carlos o incluso a Alberto, un amigo de los tres protagonistas que vive en Edimburgo como profesor.

El acierto del texto estriba en ahondar en las ideas y creencias de los tres amigos con honestidad: no sólo el dinero (el hecho de endeudarse y de sentirse acreedor; de poseer un capital o de estar a merced de los vaivenes laborales) pone en jaque su intimidad, sino que muchos de los valores que creían firmes y que venían compartiendo desde su adolescencia empiezan a quebrantarse. Gopegui profundiza en el inevitable cambio en la visión del mundo que todos sufrimos cuando crecemos, cuando dejamos atrás la etapa adolescente (marcada casi siempre por un idealismo casi congénito) y abordamos un mundo regido por unas leyes que se antojan inamovibles; una «crisis de los treinta» que se muestra con una claridad hermosa y lúcida, marcada por las discusiones entre el grupo de amigos y por una narración que disecciona cada estado de ánimo, cada duda y cada deseo con inteligencia.

Así, nos encontramos con unos personajes débiles, inseguros, capaces de lo mejor y lo peor; personajes que se cuestionan de manera constante su posición en la vida, su relación respecto a los demás y las expectativas que creían tener. Marta, por ejemplo, como funcionaria de alto rango en un ministerio comprende que su actitud revolucionaria de izquierdas choca sin ambages con su estado laboral, más propio del capitalismo; Carlos debe afrontar, no sin consecuencias, el hecho de que como fundador y responsable de una empresa tiene un estatus completamente diferente al de sus empleados; Santiago, orgulloso de su independencia y de llevar una vida ajena al éxito social, conoce a una mujer de la que se enamora, pero que encarna todo aquello en lo cual él no cree…

La conquista del aire es una novela de bella concepción y de aún más interesante trasfondo; una novela que atesora momentos lúcidos y que nos retrata como personas sociales, no sólo como meros protagonistas de historias. Una novela, en suma, que merece la pena leer con atención y disfrutar.

Más de Belén Gopegui:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here