Las aventuras de Huckleberry Finn – Mark Twain

2
2660

No hay duda de que Las aventuras de Huckleberry Finn puede contarse como un clásico entre los clásicos, y desde luego una obra capital dentro de la literatura estadounidense. Mark Twain creó a uno de los héroes más singulares de la narrativa moderna y lo hizo con una novela que, más allá de su carácter “juvenil” o de aprendizaje, tiene un sentido del humor muy negro y un cinismo sutil como pocos.

Como casi todo el mundo sabrá, Las aventuras de Huckleberry Finn narra las peripecias del protagonista homónimo y su compañero accidental de viaje, el negro esclavo Jim, en su descenso por el río Mississippi para escapar, el primero de su padre y el segundo para evitar ser vendido a otro amo. En ese descenso hacia ninguna parte estrecharán sus lazos de amistad y se toparán con una multitud de curiosos personajes que les acompañarán en parte del trayecto y provocarán situaciones inesperadas.

Si hay algo que rebosa esta novela, es humor. Pero no se fíen del carácter de ese humor, porque Twain era un contador de historias inigualable, sí, pero no era menos despiadado a la hora de reflejar la realidad que tenía ante así. El libro es un excepcional relato de aventuras, con un ritmo intenso y sostenido que atrapa desde la primera página y mantiene la atención sin descanso; no obstante, bajo esa pátina llamémosla superficial existe un profundo conocimiento del comportamiento humano: las inocentes correrías de los fugitivos son a ratos alegres, a ratos desquiciantes, a ratos tristes; pero siempre hay algo más que subyace bajo esas emociones más básicas. Hay una visión oscura del alma, un secreto que convierte cada detalle en una lectura de la mezquindad que atesoramos, de lo absurdo de muchas de nuestras conductas.

Buena prueba de ello es el episodio en el que Huck es acogido por la familia Grangerford, una honorable estirpe sureña, enfrentada desde hace años con unos familiares lejanos, los Shepherdson: las diferencias que los separan están olvidadas y en verdad nadie sabe por qué lucha, pero lo cierto es que su combate termina de la peor manera posible. Buck, uno de los hijos más jóvenes de los Grangerford, le explica a Huck qué entienden ellos por “diferencias”:

Bueno —dijo Buck—, pues una diferencia se tiene así: un hombre riñe con otro hombre y le mata; después viene el hermano de ese hombre y le mata a él; después vienen los primos a meterse en el asunto… Y con el tiempo, se matan todos y ya no hay diferencias. Pero se va muy despacio y se necesita mucho tiempo.

Esa definición tan absurda es, al tiempo, una muestra inmensamente trágica de la psicología humana; algo que Twain consigue a lo largo de toda la novela, por cierto, ya que posee una habilidad especial para exponer con simplicidad ideas o conceptos complejos. Su sentido del humor es directo y llano, pero la crítica que siempre va implícita en él es tan contundente como insoslayable. La lógica que Huck y Jim aplican en su aventura es, en ocasiones, absurda o discutible, pero lo que trata de poner de manifiesto el autor es que sus comportamientos, aunque alejados de lo considerado como correcto, son humanamente encomiables. Cuando se topan con dos estafadores que se hacen pasar por duque de Bridgewater y rey de Francia, ambos engañan a diversas personas en su favor, pero cuando los planes de los rufianes empiezan a conllevar el sufrimiento ajeno, Huck decide que es mejor renunciar a su compañía y comportarse de forma honrada. El bien estriba en no causar el mal a los demás, no en someterse a leyes o costumbres, parece decirnos Twain.

Las aventuras de Huckleberry Finn es una muestra hermosa y divertida de que la literatura puede aunar elegancia, humor, inteligencia, denuncia y acción por igual, sin resentirse en absoluta ni circunscribirse a géneros concretos. Esta novela es un canto a la vida y a la libertad, pero sobre todo al ser humano; un himno lleno de sorpresas que sólo depara momentos de alegría. Si no lo han hecho ya, tengan el enorme placer de entregarse a su lectura.

Más de Mark Twain:

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here