Las hermanas Bunner – Edith Wharton

1
1970

Las hermanas Bunner - Edith WhartonEscrita en 1892, pero publicada en 1913, Las hermanas Bunner es por tanto una obra anterior a las grandes novelas de Edith Wharton, como La edad de la inocencia o Ethan Frome; y, sin embargo, es una nouvelle de una inmensa calidad con los rasgos de la mejor narrativa de la escritora neoyorquina, y otros propios que lo convierten en un texto significativo dentro de su producción.

En Las hermanas Bunner, Wharton sitúa una vez más la acción en la ciudad de Nueva York, pero abandona los círculos de la clase aristocrática para descender hasta la vida de dos hermanas, propietarias de una humilde mercería y sendas vidas grises y metódicas.

La existencia de Eliza y Evelina transcurre siempre por los mismos cauces. Su universo se circunscribe a los límites de su pequeña tienda, situada en una calle que, a medida que avanzaba, se alejaba de lo destartalado y se aproximaba a la miseria; mientras sus ambiciones se han adaptado a una modesta prosperidad que les permite ganarse la vida y no contraer deudas. Si las hermanas alguna vez tuvieron sueños de juventud, estos hace mucho que quedaron atrás.

Sin embargo, la compra de un reloj que Eliza regala a su hermana pequeña conmoverá esa anodina paz doméstica. El relojero alemán al que se lo compra irrumpirá en la vida de las mujeres como un brote de viejas ilusiones para una, y como el acontecimiento más importante de su vida para otra.

Porque si algo brilla en la construcción de esta novela corta, y brillan muchas cosas, es el personaje de Eliza Bunner. La aparición del señor Ramy, el relojero, dislocará por completo no ya la vida ordenada de la mujer, sino su mundo interior. Pero no es este el relato del enamoramiento de una mujer madura, sino la conmoción de una persona que de pronto se plantea su derecho a una felicidad que hasta el momento se le ha mostrado esquiva; y, más aún, su derecho a, si no conquistar esa felicidad, si al menos echarla de menos.

Pero esa revolución interior, que Wharton va detallando con sutileza, pronto cederá ante sentimientos a los que el alma de Eliza es más propensa: la renuncia y la abnegación. Porque si la escritora logra trasmitir esa insurrección que por un tiempo vive la mayor de las Bunner, lo hace sin dejar de presentar una semblanza clara de su psicología, que es la de una mujer dispuesta a colocarse siempre en un segundo lugar, agachando la cabeza ante las obligaciones que su conciencia le dicta.

Por su parte, Evelina queda apenas esbozada como la hermana menor que no pide sacrificios por su persona, pero que los acepta. De hecho, y aunque acabará por ser una víctima de las circunstancias, la autora la hace en ocasiones parecer mezquina por su comportamiento, aunque permanece en todo momento ajena a la renuncia de Eliza.

Los acontecimientos se desenvolverán de forma pausada, sin precipitación, hasta completar la moraleja de que renunciar a la felicidad propia en favor de la de terceros, no asegura para nada que el destino obedezca a nuestros deseos. Por alcanzar esta certeza pagará un alto precio —su existencia tal como la conocía, pero también sus creencias— Eliza Bunner.

Las hermanas Bunner es una novela exquisita, profundamente conmovedora, que merece sin duda que los lectores de Edith Wharton le presten su atención.

Más de Edith Wharton:

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here