Martin Dressler. Historia de un soñador americano – Steven Millhauser

0
1071

Martin Dressler. Historia de un soñador americano - Steven MillhauserEl resumen de esta novela podría hacernos pensar en otro de esos textos que suspiran por contar una de esas grandes historias de superación y éxito que tan caras son a la cultura estadounidense; pero como ya vimos en su momento, Steven Millhauser es un narrador cargado de magia y sabiduría: lo que en otras manos hubiera sido un cúmulo de tópicos, en las suyas se transforma en una aventura formidable que nos lleva al interior de un hombre. Ese Martin Dressler al que hace referencia el título es el protagonista absoluto, en todos los sentidos: es el personaje principal, sí, pero también verdadero asunto de la novela, su eje y su tema.

Martin Dressler. Historia de un soñador americano narra el progresivo ascenso del homónimo protagonista en la Nueva York de finales del siglo XIX y principios del XX; hijo de un humilde tabaquero, empieza a trabajar como botones de un hotel y conseguirá hacerse con una cadena de restaurantes en pocos años. E incluso llegará más allá, puesto que su desbocada imaginación le impele a buscar caminos nuevos para sus visiones en la forma de edificios de apartamentos que se erijan como pequeñas ciudades en miniatura. Su carrera hacia el éxito no se ve empañada por nada, aunque algunas de las personas que se cruzarán en su camino le depararán curiosas e imprevisibles desventuras.

El libro, como digo, puede leerse en clave de mitología moderna: el sueño americano (no en vano el subtítulo hace referencia a ello) encarnado en la figura de un protagonista joven, ambicioso, imaginativo, audaz y brillante. No obstante, la novela va mucho más allá al retratarnos a Martin como un verdadero soñador: no alguien a quien le interese el triunfo personal o el éxito social, sino un hombre espoleado por su ingenio, por su fantasía, por su convencimiento de poder hacer cosas que están fuera del alcance de los demás. Los logros de su vida, que no son pocos, van llegando a medida que el protagonista se va dando cuenta del potencial de su imaginación; Millhauser no se recrea en el fulgurante trayecto vital de Martin, sino en su ilimitada visión para descubrir y perseguir aquello que le fascina.

De ahí que las relaciones con los demás sean tan importantes en su vida, y al tiempo tan frustrantes. Tanto en el plano amoroso como en el de la amistad, Martin siempre encontrará un obstáculo insalvable para entablar vínculos duraderos con otras personas: la incomprensión que sus ideas despiertan en los otros. Los dos únicos personajes que advierten su potencial son Rudolf Arling, el arquitecto que hará que los sueños del protagonista se tornen realidad, y Emmeline Vernon, la hermana de su esposa; estas dos personas serán las que más cerca estén del corazón de Martin, aunque por motivos distintos, y las únicas que vislumbren lo que en verdad se esconde tras la fachada de hombre de negocios voraz que representa aquél. Los demás personajes que rodean al protagonista son incapaces de percibir la naturalidad de sus sueños, así que como él mismo, en realidad, es incapaz de comprender la realidad que ellos representan.

La historia de Millhauser es tan bella como dolorosa: la confrontación del ideal con el mundo real, de la fantasía con la realidad, y las consecuencias (no muy buenas) que suele acarrear. Así, lo que sería una simple historia de superación deviene una mirada intensa y hermosa a nuestra alma, a nuestros sueños y esperanzas; una historia que aúna imaginación y humanidad a partes iguales, con buenas dosis de imaginación y belleza.

Más de Steven Millhauser:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here