Nana – Chuck Palahniuk

5
3239

Nana - Chuck PalahniukBueno, partiendo de la base de que Chuck Palahniuk es uno de mis autores favoritos, que nadie se asuste si lo recomiendo vivamente.

En Nana, Palahaniuk da una vuelta de tuerca a sus clásicas historias de personajes extraños e inadaptados y va un poco más allá. Aquí, la trama es casi típica del realismo mágico. Un periodista, Carl, encuentra, investigando un caso para su periódico, un texto antiguo, una nana, que, una vez leída, le otorga el poder de matar a voluntad. Se de cuenta de que, con sólo odiar intensamente a alguien y cantar en voz alta esa nana, puede matarle. Y así nos embarcamos en una historia descabellada, trufada de personajes secundarios buenísimos y delirantes, con un ritmo trepidante y donde la acción se desarrolla sin parar y la tensión se mantiene hasta el desenlace.

A mí me gusta por encima de todos los demás libros del autor porque me parece que es en esta novela donde alcanza la cima perfecta de su manera de hacer literatura. Hay quien le tacha de superficial y escandaloso, pero me parece que Palahniuk retrata en sus novelas algo fundamental; a saber, la degeneración y falsedad de la sociedad, el funesto destino que nos depara a todos un mundo que se complace en premiar lo banal, lo falso, lo aparente, y desprecia la originalidad, la innovación y la diferencia. Todas esas cosas se ven claramente en Nana, desde el protagonista con su inadaptación y el miedo que siente al ser poseedor de un poder que no controla, hasta el policía cazurro.
Personalmente, recomiendo Nana con efusividad.

Más de Chuck Palahniuk:

5 Comentarios

  1. Esta novela está bastante bien, a pesar de su aparente falta de pretensiones (al menos en el plano estilístico).

  2. A veces me gusta perder el tiempo, entrar en una librería y husmear en sus estanterías, como si estuviéramos en época de rebajas. Nunca sé muy bien ni lo que quiero ni lo que voy a encontrar, pero lo cierto es que siempre salgo con algo en las manos. Voy a cualquier sección, apartado de literatura nórdica pongamos por ejemplo, y rebusco entre los autores, deteniéndome a leer en detalle las breves sinopsis de sus obras. Una manía como cualquier otra.
    Hace unos días, le tocó a la narrativa norteamericana contemporánea. Por qué, pues no lo sé, en realidad no soy un ferviente seguidor de la “cultura U.S.A.”, pero escucho y escucho tantos elogios sobre su literatura actual que, al asumir mi ignorancia, me siento incluso acomplejado de representar el papel de pobre analfabeto funcional. Sin entrar en la calidad de los autores, no tengo suficiente bagaje literario para ello, me sorprendió la extravagancia de muchas de sus temáticas, recuerdo una especialmente llamativa: “La gravedad del arco iris” de Thomas Pynchon, en la que el protagonista tenía largas erecciones (¡!), cada vez que una V2 sobrevolaba el cielo de Londres. No sé qué sustancia inyectada, le hacía reaccionar de esa original manera ante la presencia de las famosas bombas volantes.
    Inmediatamente me pregunté, ¿es posible crear una obra literaria a partir de semejantes historias?, ¿éste es el temario de la literatura que hace furor en la actualidad?… Soy un clásico, lo reconozco, y al final no me atreví comprarla. Me conformé con algo más “light”: un poema sacrificial africano, capaz de llevarse por delante al más pintado de los mortales. No llega al nivel de las V2, es cierto, pero poco le falta.
    En fin, salí con “Nana” de Chuck Palahniuk debajo del brazo, y supongo que vacunado para todo lo que pudiera venir.
    Mi primera reacción ante el libro, y sé que va a resultar inconcebible para la numerosa colonia de Palahniuk-adictos, es la de una indiferencia total. Su pretendida prosa revolucionaria no ha desencadenado en mí el más mínimo de los entusiasmos. Cero grados, ni frío ni calor. Eran tantas las alabanzas que, a mitad del libro, empecé a preocuparme por semejante falta de fervor: No será éste, – me dije -, el momento más adecuado para la búsqueda de la página 27 de “Poemas y rimas del mundo entero”; el estado de ánimo influye enormemente en el acto de la lectura y, a lo mejor, el mío no es el más apropiado. Cerré el libro y le di una nueva oportunidad, después otra, y otra,…. al quinto intento, concluido el periplo viajero de Carl Streator, mi percepción no ha variado lo más mínimo.
    Y es que, en mi opinión, el estilo de Palahniuk peca más de efectismo que de efectividad. Una prosa sincopada y machacona, más propia del periodismo sensacionalista que de la buena literatura, una trama extravagante donde poder volcar los más estrafalarios personajes, unas dosis de esquizofrenia colectiva, – muy asequible hoy en día -, y el plato, en forma de libro, se halla listo para ser ingerido. Habilidad, es cierto, no se le puede negar al “cocinero”, sabe a la perfección qué impacta al lector y cómo hacérselo llegar: mercadotecnia y publicidad, en perfecta simbiosis, al servicio de la pluma. O, es al revés (¿?).
    La reseña achaca dos acusaciones a los detractores de Palahniuk: “Hay quien le tacha de superficial y escandaloso,…”. Y posiblemente, no sean ciertas ninguna de las dos. A día de hoy, pocas cosas hay ya capaces de escandalizar al personal, cuanto menos historias como la de “Nana”. Tampoco creo que sea superficial, el mensaje transmitido habría que catalogarlo más bien de transgresor; lo que chirría a mis oídos es el “cómo”, el lenguaje empleado para hacérmelo llegar, que me parece más propio de un excelente publicista que de un buen escritor.
    Cuestión de gustos.
    Cordiales saludos a los seguidores de solodelibros

  3. palahniuk en mi opinion es el mejor escritor de la actualidad junto con irvine welsh. recomiendo “axfixia” y “el cub de la lucha” de chuck y “cola”, “escoria” y “trainspotting” de welsh. IMPRESCINDIBLES

  4. Totalmente de acuerdo. Cito a mi propio blog (wow, esto debe ser una forma de masturbación 2.0 o algo):

    “Este tío se hizo famoso/conocido para mucha gente por Fight Club, adaptado posteriormente al cine en una buena película, que no desmerece a su autor. Sólo he leído Nana (Lullaby) y me gustó bastante, pues creo que reúne todas las señas de identidad de Palahniuk en su estado más puro: humor negro, ironía, crudeza emocional, toques violentos y crítica de los valores establecidos. Todo siempre políticamente incorrecto y sin cortarse frente a ningún tema. Por lo que he leído, Nana es algo diferente al resto de su obra, pues se sale un poco de la estructura que Palahniuk prefiere y tal vez lleva a su extremo los rasgos que antes he descrito, llegando incluso a lo sobrenatural para construir una alegoría de la naturaleza y el comportamiento humanos.”

    Palahniuk

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here