Rant. La vida de un asesino – Chuck Palahniuk

11
3782

Rant. La vida de un asesino - Chuck PalahniukHay fórmulas que pueden resultar un acierto para un creador, dotándole de una voz propia y característica, sirviendo para que sus obras (cabría decir «sus mensajes») calen de forma profunda en el ánimo de los lectores. Esto ocurría con Chuck Palahniuk y su peculiar narrativa, cargada de fuerza, con un estilo sobrio e hiriente que conseguía elaborar imágenes muy vívidas y que tenía como seña de identidad la violencia inherente que parecía rebosar de las páginas de sus libros; violencia no tan literal como metafórica, fiel reflejo de una sociedad histérica y carente de referencia alguna.

Todo lo anterior está dicho en pretérito porque Rant. La vida de un asesino, la última de sus novelas, no sólo no ofrece demasiadas novedades a los que ya se hayan acercado alguna vez al universo del norteamericano, sino que agota la fórmula que tan buen resultado le ha dado y se limita a forzar un tono que cumplía su labor en anteriores libros, pero que ha terminado por perder su energía al no renovarse. La fuerza de la narrativa de Palahniuk se basa, sobre todo, en su virulencia a la hora de enfrentar a sus protagonistas con una realidad en la que quieren encajar, pero que les rehuye de manera sistemática, impidiéndoles «socializarse» tal y como ellos desearían y generando así una respuesta que tiende a materializarse de forma salvaje e ilógica. Esto le dio excelentes resultados en lo que son sus dos mejores obras, El club de la lucha (epítome del reflejo literario de una generación desencantada y sin rumbo) y Nana (la mejor muestra del alcance que puede llegar a tener su estilo, mezclando la fantasía más absoluta con la mirada incisiva sobre la realidad).

En Rant. La vida de un asesino, por desgracia, no se encuentra ni esa frescura, ni esa ambición. Palahniuk se ha limitado a reinventar una historia que ya ha puesto por escrito otras veces —protagonista que no acepta su realidad actual y trata de cambiarla—, aderezándola con algo de la fantasía surrealista de Nana y unos toques futuristas; el resultado es una enrevesada conjunción de factores que no acaban de cuajar y una trama que clama por algo de cohesión. En esta ocasión, el autor intenta conformar la narración a base de fragmentos de diferentes fuentes, al estilo de un reportaje periodístico; sin embargo, mientras que en «Diario: Una novela» el recurso de la escritura diarística, sin ser sublime, daba buenos frutos, esta novela hace aguas en todo momento. Las diferentes voces son demasiado iguales: de hecho, son absolutamente monocordes, ya que la prosa del escritor es tan idiosincrásica que se hace imposible separarla en distintas personalidades; Palahniuk asoma en todo momento, en cada personaje, en cada punto de vista. Lo que trata de ser un mosaico de piezas que van encajando hasta desvelar el secreto de la historia (que no revelaré aquí) no es más que un narrador cuasi-omnisciente jugando a ventrílocuo. Al lector se le hace evidente que los caracteres que constituyen la base de la trama son intercambiables (como narradores, se entiende): la sensación última es la de estar leyendo una novela desordenada al capricho de un autor juguetón y molesto.

No obstante, el trasfondo de Rant. La vida de un asesino, como el de casi todas las obras de este autor, es muy interesante (aunque, una vez más, algo manido). La necesidad de experimentar nuevas sensaciones, la incertidumbre vital antes hechos insoslayables —la muerte— y la habitual presencia del desencanto social ante un mundo dirigido por medios de comunicación en el que nos vemos abocados al consumo extremo y a la satisfacción vicaria de necesidades, son temas que se entrecruzan en el libro y que afloran con lucidez, cinismo y furia. Nadie como Palahniuk para ilustrar la apatía moral de esta sociedad nuestra con su mezcla de absurdo y rabia, con sus protagonistas llevando al límite su pasión vital a través de actos cargados de sangre y dolor, actitudes desafiantes e irracionales, pero todo ello henchido de un profundo amor a la vida, a la libertad del individuo y a la necesidad de deshacerse de prejuicios y reglas. No hay metáfora más certera que las comidas que Irene Casey prepara, rellenas de chinchetas para obligar a sus comensales a disfrutar cada bocado, cada sabor.

Aunque en esta ocasión el resultado formal no sea muy logrado, el fondo tan vital de esta novela de Chuck Palahniuk consigue maquillar con cierta solvencia lo que de otro modo hubiera sido un fiasco absoluto. Está claro que el tono característico del escritor se ha agotado como recurso: quizá la pericia narrativa del norteamericano (limitada, seamos sinceros) no da más de sí, y las historias que puedan surgir de su cabeza se verán siempre constreñidas por un corsé elegante, pero poco efectivo. Se echa en falta algo de la camaleónica habilidad de un Foster Wallace, por ejemplo, para seguir ejerciendo un estilo literario homogéneo, pero mutante, adaptable a distintas necesidades y evolutivo. Si no es así, los futuros libros de Palahniuk sólo serán pastiches demasiado familiares para todos.

Más de Chuck Palahniuk:

11 Comentarios

  1. No entiendo al que ha hecho esta critica. No tengo la menos duda de que hasta la fecha, Rant es el mejor libro del autor. Llevo mucho tiempo siguiendo su obra y he leido todo lo habido, incluso las obras no traducidas al castellano, y sin duda hay tres que me llenan especialmente: Rant, Asfixia y Error Humano (terrible traducción del titulo original,Stranger than Fiction. Y Rant es el personaje mejor creado en universo literario que, como hace visible esta crítica, no todos entienden.

  2. Yo he leido casi toda la obra de Palahniuk y estoy en completo desacuerdo con este escrito que veis arriba.

    Rant es para Palahniuk lo que puede ser La torre oscura para Stephen King. Una obra que resuma y muestre de manera menos velada el alma del autor.

    La manera en la que está narrado el libro, siendo el protagonista el único personaje al que no dejan expresar lo que piensa, ya es una innovación respecto a las obra anterior del autor.

    Creo que hasta el momento es su mejor libro, y el hecho de que sólo sea el primero de una trilogía me hace dar botes de alegría.

  3. Bueno a mi me parece que todo este gran problema que parecen decir que el muchacho tiene , o por lo visto que se ve como un «problema» es para mi lo mas natural en un escritor , EL ESTILO.
    Es como si leyera hemmingway y diga » este tipo es muy simplon! »
    o bukowski – sin irnos mas lejos de estados unidos -.
    – REPITE . REPITE . REPITE –
    nosotros vamos al baño diariamente algunos muy repetidamente y ello no significa que no nos podemos hechar la cagada mas gloriosa – aunque similar a todas las demas – de nuestra vida.
    Aunque acepto esten aburridos del olor, esto es diferente a que sea malo por repetirse.
    Aqui hay un problema estilo simpsons de que el artista se repite y la gente se aburre.
    El autor no busca simpatizarnos al parecer, creo que trata de decir algo
    mucho mas extendidamente y en diferentes medidas – aunque no lei mas que asfixia – CHAU

  4. Pues me quedan 30 paginas para acabarlo y sin dudarlo un momento me parece su mejor libro, mucho mejor que el club de la lucha, quizas sea porque he comprado los libros al tuntun sin orden de publicacion pero este libro me encanta, es mas estoy perdidamente enamorado de Buster Casey, me parece uno de los mejores personajes que se han creado en la literatura (al menos en la mia). Con respecto a Fantasmas hay que saber que estamos leyendo porque no es mas que un libro de relatos perfectamente maquillado con una historia, solo por el relato «Tripas» me merecio la pena comprar el libro, para mi el mejor relato que he leido jamas y eso que soy un fanatico de Stephen King pero desde hace tres meses llevo grabada la frase «Palahniuk is God» en mi mente.

  5. Bueno, para los que habéis comentado, nunca he leído ninguna de sus obras, y me habéis dejado (PLOF) cuando habéis dicho que esta era floja. Así que, cual creéis que es el mejor libro de este autor? A ver si a mi también me gusta (:
    Se agradecen sugerencias

  6. He leido todos sus libros y este no me defraudo ,para mi innovo con el estilo de literatura tipo periodista que usó y todos los temas «segundarios» si cuajaron bien en la trama desde mi punto de vista, aunque tal vez creo que si tuvo problemas para diferenciar los personajes como comentabas.

  7. […] de Internet: Solo de Libros, Bajo el signo de libra, Cerebral Jetsam, Dolor de […]

  8. En su comentario sobre «Fantasmas» ya decía que era la más floja de sus obras. Si esta todavía es más floja, mejor no seguir leyéndole. A mí, que me había deslumbrado antes, «Fantasmas» me pareció una obra tontuna. No leeré ésta.

  9. Y yo que creo que Chuck Palahniuk lleva «acabado» estilísticamente desde su libro inmediatamente anterior (Fantasmas).
    Pero igual hay que verlo desde un punto de vista monetario: sigue teniendo éxito. Habría que preguntarse qué es lo que a él le importa, si la cuenta corriente o el estilo. Igual el estilo le trae al fresco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here