Rascacielos – J. G. Ballard

14
3084

Rascacielos - J. G. BallardJ. G. Ballard es considerado uno de los mejores escritores de ciencia-ficción de los últimos tiempos, marcando una línea muy personal, caracterizada por sus temas (la problemática relación del hombre con la tecnología y el progreso, las obsesiones sexuales —y sensuales—) y por su estilo, muy cuidado y elegante.

En “Rascacielos” se observan esas características, enmarcadas en una historia muy propia del autor. Cerca de un Londres futuro se erigen varios complejos residenciales ideados como mini-ciudades, unos rascacielos que contendrán todo lo necesario para el desarrollo de una comunidad interna sin apenas necesidad de salir de los edificios para nada. En el primero que se termina se instalan rápidamente muchos inquilinos, entre ellos el doctor Robert Laing, a través de cuya mirada conoceremos buena parte de la trama. En ese edificio autosuficiente pronto comenzarán a surgir disputas: al principio por motivos vanos, pero poco a poco los habitantes del rascacielos empezarán a formar una sociedad en miniatura que reproducirá, de una manera exagerada y malsana, los vicios y virtudes de cualquiera de las conocidas. Pronto se dividirá el edificio en facciones que defenderán los intereses de ‘los de arriba’ (habitantes de los pisos superiores, más adinerados y con mejor posición social) y ‘los de abajo’ (los inquilinos menos pudientes). Ballard tensará la trama hasta desembocar en una alocada y violentísima lucha por la supremacía en el edificio, que no es otra cosa que un combate por la vida misma.

Releyendo estas líneas me doy cuenta de que suenan mucho mejor de lo que el libro ofrece en realidad. El planteamiento (que fue lo que me atrajo del libro cuando lo encontré) es interesante; manido, pero interesante. Ballard es un autor preciosista y esperaba encontrar una historia inteligente y apocalíptica, pero el resultado ha sido totalmente frustrante.

A las pocas páginas, los habitantes del edificio, presentados como maduros profesionales de más o menos éxito, comienzan a comportarse como niños, como animales salvajes, sin que el cambio se vea introducido de una forma creíble y —sobre todo— gradual. En un momento dado se intercambian cumplidos y, al volver la hoja, nos encontramos con que tratan de matarse entre sí sin motivo aparente. Quiero decir con esto que Ballard maneja la evolución de los personajes con una desgana y una falta de pericia totales, construyendo sus personalidades a golpes, sin una idea clara que pueda transmitir al lector. El único de los protagonistas que posee algo de coherencia es Richard Wilder, un productor de televisión bruto y pendenciero, que no hace más que seguir su desarrollo natural hasta convertirse en un depredador furioso e implacable. Los demás personajes no hacen sino aparecer aquí y allá, sin propósito aparente y sin aportar mucho a la trama.

Una lástima, porque, como ya he dicho, la historia podría haber dado mucho más de sí. Sin embargo, al poco de iniciar la lectura queda claro que, o bien Ballard se ha visto superado por su ambición, o bien no es el escritor indicado para tratar un tema semejante. Queda claro que es una novela que sólo gustará a sus incondicionales.

Más de J. G. Ballard:

14 Comentarios

  1. Estimado Pablo

    creo que en parte tienes razón; sin embargo, para enterarnos de la relevancia de este autor tendríamos que leer toda su obra y la pregunta sería ¿dónde acaba la obra de un escritor? A mi me parece que una novela debe ser autoconsistente, es decir, debe cerrarse sobre sí misma, debe explicarse por sí sola; si es necesario explicarla en otros trabajos, entonces no es una buena novela. Rascacielos, a ratos parece poco creíble; los personajes se violentan y se vuelven salvajes repentinamente, me parece que tampoco era necesaria esa violencia explícita, quizás hubiera logrado más insunuando un poco de violencia simbólica, A pesar de todo, me gusta Ballard y sigo leyendo sus libros,

  2. Yo creo que la relevancia de Ballard dentro de la literatura de su tiempo no se debe a ningún libro en particular sino al conjunto de su obra considerada como una serie de propuestas teóricas sobre el mundo actual. Si analizamos sus novelas una a una y con criterios estrictamente literarios, muchas pueden resultarnos frustrantes por un motivo: suele haber una fractura entre los planteamientos (entornos de un futuro-presente muy sugerentes) y los desenlaces (que se resuelven según criterios narrativos psicologistas más tradicionales). Esto sucede en “Rascacielos”, en “Super-Cannes”, en “Milenio Negro” y en casi todas sus novelas largas, excepto -quizá- en “Noches de Cocaína” (que está muy lograda).

    Como los mayores méritos de Ballard están en la presentación de una situación estimulante para el lector pero no en su desarrollo, son más recomendables algunas de sus novelas cortas (como “Crash” o “Furia feroz”), en las que mantiene muy bien el pulso.

    Saludos

  3. Hola, Rodolfo:
    Creo que ambos están publicados por Minotauro, aquí en España, así que imagino que los podrías conseguir mediante alguna librería on-line, tipo Casa del Libro.
    Un saludo.

  4. Hola, les escribo desde México, y quisiera preguntarles a algunos participantes del foro si tendrían algún ejemplar de Rascacielos y exhibición de atrocidades, o al menos, si están en otro país, me ayudaran a conseguirlo, ya que escribí a librerías y editoriales, y me informan que están descatalogados. Mi correo es duque_blanco@hotmail.com. Desde ya muchas gracias.

  5. Omanero
    Si, la verdad es que siempre tiro ideas desordenadas….No fue mi intención, bajo ningún punto de vista, comparar ambas formas de escribir. La comparación iba por el lado de lo prolíficos que son en la editorial Minotauro. Los libros de esta editorial me gustan mucho porque es garantía de buena ciencia ficción, y es por eso que no entiendo por qué se enamoraron de Ballard. Tiene ideas muy buenas pero en su forma de abordarlas radica mi disconformidad….sí, me deja una desazón que con otros autores me encanta, pero con él no. Es dificil de explicar…, además me provoca tedio en algunas partes de sus escritos.
    Bradbury, es otra cosa, es magia, es poesía, muchas veces es una visión pesimista de la realidad para convertirla en algo hermoso y en eso radica la importancia de su obra, en la esperanza…esperanza de que nos demos cuenta !!

  6. hola,

    a mí también me pareció un poco disconexa la historia, a pesar de que el tema es interesante. el cambio que sufre el Dr. Laing desde el comienzo al final es discontinuo y poco creíble. ballard abusa de las relaciones incestuosas y obsesivas… sin embargo, hay capítulos bien tratados; yo diría que por lo menos ballard siembra la semilla en el lector para usar algunos temas que no trató muy bien en esta obra.-

  7. Hola, Victoria.

    Lo que más me gusta de Ballard es la desazón que provoca y los escenarios. Pero lo que dices respecto a Bradbury, no sé, la verdad es que no me parecen comparables en absoluto, así que creo que elegir entre uno y otro es cuestión de gustos. Sí es cierto, en eso te doy la razón, que Ballard parece que pinche en sus novelas a partir de la mitad del texto y que Bradbury parece que cierre mejor las novelas, pero insisto, no me parecen comparables.

    Saludos.

  8. No leí Rascacielos, pero sí leí varios otros libros de Ballard (El mundo sumergido, El mundo de cristal, El hombre imposible, El hombre iluminado, Pasaporte a la eternidad, El día de la creación y Crash) y esto debido a que colecciono Minotauros….Discrepo un poco con la editorial porque creo que le han puesto demasiado color a lo que escribe, debe ser uno de los más prolíficos en Minotauro, junto con Bradbury, y considero que Bradbury es muy superior. Me quedo con los escritos de su primera época, a pesar de que en todos pienso que decae …. que no logra los objetivos, al menos no los míos jaja
    Si, es original y aborda muy buenos temas, pero no es el mejor autor de ciencia ficción que ha existido y, ahora último, ni anda cerca.

  9. Disiento del análisis que se hace aquí de esta obra en algunos puntos:

    En primer lugar, considero que la alegoría que hace Ballard no pretende ser, en ningún momento, un retrato de cualquier sociedad, como dice usted, sino más bien de la clase social más representativa de nuestro tiempo: la clase media. Si bien es cierto que existen diferencias económicas entre los de arriba y los de abajo, no creo que la intención del autor fuera la de retratar a los menos favorecidos y a los más ricos.

    No entiendo tampoco lo que dice usted respecto a que el planteamiento es ‘manido’, ya que el argumento es, bajo mi punto de vista, completamente original, si bien el tema, es cierto, forma parte del repertorio común de la literatura moderna. Pero no es algo que pueda reprocharse, ya que los temas ‘literarios’, si abstraemos lo suficiente, no dejan de ser una docena.

    Con respecto al tratamiento de los personajes, considero que la crítica -hablo en general- se centra en exceso en este aspecto, teniendo en cuenta que existen grandes obras cuyos personajes presentan algunas incoherencias y, no por ello, dejamos de considerarlas como ‘obras clásicas’. Sí es cierto que no aparecen reflejados ciertos aspectos de los mismos y que son parciales, pero tampoco podemos decir que sean personajes fáciles o que sus roles sean reconocibles. De hecho, creo que funcionan correctamente al servicio del argumento sin caer en lugares comunes. Desde un punto de vista estructural, la riqueza de relaciones y la falta absoluta de los papeles tradicionales aportan a la trama una complejidad suficiente para considerar que es, cuanto menos, coherente, a pesar de que no se ciña a esquemas tradicionales. Por otra parte, existe una constelación de personajes secundarios que complementan a los principales y a los que reconocemos perfectamente al final de la obra, a pesar de que no han tenido apenas voz en el relato.

    Por lo demás, creo que es una obra bien construida, aunque, técnicamente, no sea una novela al uso. Ballard es un autor poco leído, poco estudiado y poco comentado. Siempre será minoritario, quizá por la etiqueta ‘ciencia-ficción’.

  10. No es desde luego, el mas representativo de los autores de ciencia ficción, pero desde luego algunas de sus obras, no esta precisamente, estan entre mis favoritas, como la “Isla de cemento”

  11. Curioso que leyendo el comienzo de la opinión poniendo bien a Ballard pensaba que iba a discrepar de ella para luego al final estar bastante de acuerdo cuando comentas que el libro no convence. Como aficionado a la Ciencia Ficción no creo que Ballard sea ni de los más conocidos ni de los más respetados autores del género. Al autor lo leí hace tiempo de casualidad cuando buscaba la novela de la película El Imperio del Sol (bastante decente), y en la biblioteca comprobé que tenía libros sci-fi, pero tras leer La Sequía, no seguí leyendo al autor por algo que ahora no podría explicar hace tanto tiempo. La suerte que ha tenido es que sus novelas se han llevado al cine.

  12. Anteayer Fresán ya hablaba maravillas, pero yo la intuí un trabajo poco interesante, al menos desde su punto de partida. Qué duda cabe de que Ballard es a estas alturas un tipo inteligente y capaz de grandes cosas. Me fio de su opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here