Sentencias e impresiones – Josep Pla

7
1514

Sentencias e impresiones - Josep PlaNo sabemos nada de nada y, aun así, somos pedantes.

Este es el tipo de joyas que recoge este libro de sentencias extraídas de la obra de Josep Pla. De este autor sólo había leído, hasta el momento, Viaje en autobús. Pero este libro de sentencias nos da una imagen certera de lo que es su obra. Es un a modo de resumen de las ideas que empapan los escritos de Pla.

Un libro de aforismos de un autor no es una lectura ciertamente entretenida, es más bien un pasatiempo apropiado para los viajes en metro en hora punta, cuando lo mejor es leer cosas breves y ligeras para olvidarse del aliento del compañero de viaje en la nuca, ya que precisamente las apreturas del vagón no permiten sumergirse profundamente en la lectura.

El desencanto hacia el ser humano, o al menos hacia la sociedad que éste ha construido, lo equivocado de los valores que nos mueven, la nostalgia de una vida más sencilla, la exaltación de la naturaleza y la visión del hombre como de un ser indigno de ella, son los humores que destila la obra de Pla y que este libro recoge. También la exaltación de placeres sencillos como la comida, las mujeres o la contemplación de un paisaje. Así como reflexiones sobre la creación literaria (ese tema tan original y poco tratado).

Por otra parte, todas estas sentencias tienen el denominador común de traslucir una cierta ironía, una cierta mordacidad fina que deleita sobremanera. Pla es un hombre inteligente señalándonos con una sonrisa las manchas de nuestra sociedad y nuestras costumbres fingidamente limpias. Esas manchas de las que todos somos conscientes y que pretendemos ocultar, dando la vuelta a la muda.

Como para muestra vale un botón, me permito copiar algunas de las sentencias que recoge el libro:

Nos consideramos tan importantes que nos parece de lo más normal que puedan invertirse las leyes de la naturaleza —siempre y cuando sea a nuestro favor, claro.

Cuando uno repara en que un país puede ir tirando a pesar de la enorme cantidad de imbéciles que lo gobiernan, la sorpresa es permanente e inenarrable.

La mediocridad es irrompible.

El amor físico es la única defensa humana contra el aburrimiento vital.

Ni que decir tiene que Pla queda pendiente. Este autor merece que me dedique a él en profundidad. Por otra parte, lo ideal sería no tener que coger el Metro en hora punta.

Más de Josep Pla:

7 Comentarios

  1. De Pla leí “Contrabando” y “Viaje Frustrado” y me parece un escritor muy recomendable.

    Cito de memoria un comentario de Pla: “siempre se encuentran maravillas en las bibliotecas ajenas”.

  2. De Pla he leído “Viaje en autobús”, “La huida del tiempo” y “Vida de Santiago Rusiñol”, y me parece un gran escritor, un prosista profundo y muy inteligente cuyos libros merece la pena leer.

  3. Que conste que lo de las mangas con estrellas de teniente no iba por los que hacen Solodelibros, sino por un ramillete de gente que me estoy encontrando en la red desde que estrené alas. Siento el tono, pero estoy irritado, aunque con talco a toneladas en la sonrisa.

    Un saludo.

    Sigo siguiendo-os.

  4. Algo me dice por estribor que tiene sentido que repita esto aquí, y algo me grita desde popa que estaría mejor calladito.

    Nunca fui buen timonel:

    El error no está en decir que quien lee a Brown y se considera lector está poco menos que usurpando la condición de quien lee a Kafka o Faulkner. Con eso comulgo, sin liturgias, pero comulgo. El verdadero lastre está en querer ir siempre un escalón por encima del resto, y decir después que los que leen a Cortázar toman posturas alevosas o que los que se quedan en Steinbeck, o en Baudelaire, les huele la camisa a heno o el aliento a absenta.

    Lo malo es llegar a cobrar conciencia de cierta solemnidad y arquear tanto las cejas que con el escepticismo atroz se olvide uno de la emoción del descubrimiento.

    Luego dirá algún connaiseur con chorreras (o galones), de esos que no saludan dos veces si ya te han visto la cartera, que todo esto son sentimientos y no ideas.

    Él sabrá. Yo sólo escribo.

    Como decía Pla (sintetizo tres en uno y desengraso), “hay amigos, conocidos, y saludados”. Yo sólo soy una sombra, pero autónoma.

  5. Vale, Pla queda pendiente para mí también. Aunque estoy pensando que la primera frase estaría mejor con un “porque” en vez del “aunque”…

    ¿O quizás no?

  6. Los haikus también son una buena lectura para el metro. En fin, dejaré un dicho francés que seguro que hubiera hecho reír a Pla: La cultura es como la confitura; quien tiene poca suele esparcirla mucho.

  7. A Pla lo considero un escritor olvidado e incluso denostado. En un viaje a Gerona, su tierra, no pude encontrar sus libros. Tan solo tenian en las librerias de la ciudad algun tomo suelto de sus obras completas.

    Espero que disfrutes de su obra tanto como lo he hecho yo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here