A la busca del tiempo perdido – Marcel Proust

185
57337

A la busca del tiempo perdido - Marcel ProustVoy a hablar de un libro que casi nadie va a leer y que, hasta ahora, pocos han leído. Incluso muchos de los que hablan de él, sea bien o mal, no han completado su lectura. Algo que, por otra parte, no es del todo extraño, dado que la novela en cuestión consta de más de 3000 (sí, tres mil) páginas. Desde luego, todo un reto para cualquier lector, por avezado que se considere, aunque sólo sea por el tiempo que demanda su lectura.

A la busca del tiempo perdido es algo más que una novela; es una experiencia vital. Un universo completo recreado en sus páginas, con unos mecanismos internos que la convierten en un libro difícil, arduo, incluso en ocasiones (por qué no decirlo) aburrido. Muchos lectores, allá por el momento de su publicación en 1913 no entendieron la propuesta que ofrecía Marcel Proust; hoy por hoy, las diferencias no son muchas. Y, sin embargo, es toda una obra maestra; una auténtica obra de arte maravillosa de principio a fin. ¿Por qué? Bueno, eso es lo que trataré de explicar aquí.

Proust fue un escritor exigente. En las últimas páginas de “El tiempo recobrado” (el último de los volúmenes que conforman el libro) él mismo admite fijarse como meta algo realmente difícil: reflejar la realidad humana a través de una observación minuciosa, que no detallista, del comportamiento de las personas. Precisamente eso es lo que se achaca como dificultad o lacra a A la busca del tiempo perdido: su puntillismo, su atención sobre el detalle, su minuciosidad. André Gide, lector para la editorial Gallimard, devolvió el libro al editor con un comentario (del que se arrepintió más tarde) en el que decía: “No puedo comprender que un señor pueda emplear treinta páginas para describir cómo da vueltas y más vueltas en su cama antes de encontrar el sueño”.Sin embargo, a mi modo de ver es ahí donde radica su genialidad (lo cual no lo convierte, automáticamente, en un libro fácil) y su diferencia. Proust empleó métodos y técnicas que se descubrían en la narrativa a principios del siglo XX. Escritores como James Joyce o Virginia Woolf emplearían el monólogo interior de maneras refinadas, pero Proust inauguró esta toma de posición de la escritura con su larguísima obra. Inspirado por el estilo de autores muy dispares, que abarcan desde Flaubert o Stendhal, hasta Dostoivesky , pasando por Thomas Hardy, el francés hizo uso de recursos que, de un modo u otro, ya se habían utilizado con cierto éxito antes, pero que él reelaboró de forma magistral hasta escribir A la busca del tiempo perdido.

El propio Proust estableció una comparación entra la elaboración de su libro y la construcción de una catedral: una obra cuyos planos iniciales no son definitivos, sino que cambia y muta sujeta a múltiples designios. La madeja que el autor va desenrollando a lo largo de las miles de páginas es una prolongación de su memoria, una memoria que es activa, que no se limita a traer recuerdos al consciente para plasmarlos sobre el papel, sino que analiza, examina, compara, siempre de manera constante, con digresiones (inevitables), con olvidos y con inconstancias. Como el mismo escritor dice, “lo que se trata de hacer salir, mediante la memoria, es nuestros sentimientos, nuestras pasiones, es decir las pasiones, los sentimientos de todos”.

Marcel ProustEn cierto modo, lo que Freud investigaba casi al mismo tiempo en Viena es lo que, en forma narrativa e imaginaria, recrea Proust en su libro. Temas tabúes, como la homosexualidad, y habilidades del subconsciente son examinados bajo el atento microscopio de la escritura del francés, que parece abarcar todos los temas humanos posibles. Quizá esta pasión por tratarlo todo, por querer comprender entre sus páginas todo lo imaginable, fue el mayor reto al que Proust se enfrentó. Como él mismo comunicaba a su editor, el manuscrito crecía y crecía, teniendo como topes la primera y la última parte; el resto era elaborado constantemente por el escritor, que ampliaba sus recuerdos (y, por ende, su obra) de manera desaforada.

Proust se aleja de la razón y la lógica para tratar de encontrar esas ‘verdades universales’ que busca mediante la memoria de la que hablaba arriba. Considerando que la razón y la voluntad no han conseguido el objetivo de plasmar la realidad, Proust se concentra en dibujar el ‘exterior’ de los personajes, aunque los falsee y no los describa fielmente (inventando todo tipo de detalles, aunque se base en personas reales para imaginar sus caracteres). En este sentido, su cambio respecto a la tradición decimonónica de la que es heredero (recordemos que Zola , naturalista acérrimo, es contemporáneo suyo) es brutal: pasamos de una novela sujeta a lo real, empecinada en retratar comportamientos sin dejar nada a la imaginación, a un prodigio de inventiva memorística que, pese a hablar de personajes y situaciones mundanas, nos revela conductas que pueden pasar por universales.

Al introducir su propia conciencia en la novela (anticipándose a Joyce, Woolf o Faulkner), Proust multiplica las posibilidades artísticas de la escritura, puesto que su obra adquiere múltiples interpretaciones, todas válidas y aunadas: novela psicológica, autobiográfica, reflexión sobre el arte y la literatura… En una obra como A la busca del tiempo perdido cabe absolutamente todo, no sólo, evidentemente, por su extensión, sino por su peculiar composición, que permite tocar todos los temas imaginables desde un punto de vista único -el del autor-, pero, al mismo tiempo, universal.

En realidad, a lo largo de las tres mil páginas de A la busca del tiempo perdido no parece que se cuenten demasiadas cosas. En “Por la parte de Swann”, el narrador recuerda su infancia y nos cuenta su descubrimiento del mundo de la aristocracia de los Guermantes. “A la sombra de las muchachas en flor” nos muestra a un narrador adolescente que, en sus vacaciones en un balneario, conoce a unas muchachas que le inician en su despertar sexual y, de alguna manera, ‘artístico’. “La parte de Guermantes”, tercera parte de la obra, introduce al narrador en el mundo aristocrático y exclusivo de los Guermantes, mitificado por sus recuerdos y que resulta ser desolador visto y vivido de cerca; toda la clase alta y burguesa de la Francia de fines del XIX es despedazada por la visión del autor, expuesta como una clase decadente y cargada de vicios y defectos. Es en “Sodoma y Gomorra” donde el narrador se ensaña con más ahínco con esa clase aristocrática y rica; esos personajes son sinónimo del vicio más abyecto, de la corrupción más profunda: por un lado, dedicados a sus fiestas, recepciones y soirées; por otro, consagrados a la lujuria y la depravación. “La prisionera” nos muestra el envés del sentimiento amoroso, plasmado en Albertine, la mujer de la que cree enamorarse el narrador y a través de la cual se reflexiona sobre las diversas facetas del amor, con especial hincapié en los celos. “La fugitiva” desarrolla el tema del libro anterior, sumiendo al narrador en el convencimiento de que nada es perdurable, de que todo mutable, frágil, como la memoria de la que hace uso y en la que se refugia debido a su enfermedad. Es en “El tiempo recobrado” donde culmina la peripecia del autor: después de un largo reposo debido a la enfermedad que le consume, regresa a un París devastado por la Guerra Mundial, donde los personajes que conoció y trató se han confundido con una burguesía adinerada que ha borrado a los esplendorosos aristócratas que tanto admiraba; entiende que sólo la creación artística le puede ayudar a ‘salvarse’ de la inevitable consunción vital que observa a su alrededor: de este modo, comienza, en un viaje circular, la escritura de su obra maestra.

Y en esas miles de páginas asistimos a cientos de descripciones, de minuciosos recuerdos, que, aunque pueden engañarnos y hacernos creer que estamos ante un volumen autobiográfico infinito, nos muestran, en realidad, la decadencia de una clase que es trasunto de toda una civilización, de toda una realidad. Es esto, quizá, lo más significativo de la obra de Proust: la posibilidad de hallar en cada una de sus escenas la representación metafórica de alguna otra cosa. Obviamente, su lectura es muy ardua y dificultosa: cualquiera que lo enfrente, incluso el más leído, encontrará momentos tediosos y complicados. Sin embargo, creo que el proceso acaba por merecer la pena, aunque sólo sea por la magnitud inigualable de lo que tenemos entre manos. Comprendo que haya quien diga que es imposible leer algo que apenas cuenta, directamente, nada importante; es admisible el celo, pero también es cierto que no se ha vuelto a escribir nada semejante, por lo que su abordaje es complicado. A aquel que se atreva, mis felicitaciones: verá como acaba mereciendo la pena.

Más de Marcel Proust:

185 Comentarios

  1. La pereza con la que se puede comenzar esta aventura, es proporcional a la tristeza por terminarla…

    Alguien escribía…¿y ahora qué?

    La acabo de terminar, y la voy a echar de menos…

  2. Hoy he terminado A la busca del tiempo perdido. Esta semana ha sido un calvario y no he entendido el motivo hasta hoy. He tardado 1 año y medio (con otras lecturas intercaladas claro) y ahora que, que leer, estoy roto, y no me daba cuenta; he ido deprimiendome según lo terminaba y ahora que. Soy lector de Mann, Tolstoi, Dostoievski, Montaigne pero ahora que. No leerlo o desalentarse por la extension es no entender nada. He leido aqui expresiones que me parecian rompedoras de terapeuras de hoy, de pensadores zen, de Krisnamurti. No me atrevo a calificarla. Es imprescindible, eso si.

  3. El libro de Marcel Proust “En Memoria del Tiempo Pérdido”. con todo y sus 3000 páginas, es uno de los libros más bellos con que cuenta la literatura universal. Decir que dicho libro es aburrido, pesado o algún otro calificativo. Equivale a no haber captado lo que su autor, trata de transmitir. En “Los Pláceres y los Días.” y “contra Sainte-Beuve” ó “Recuerdos de una Mañana”. El genio de Proust; transmite un profundo conocimiento de la naturaleza humana; nos habla igualmente de la otra vida, que sin haber muerto, podemos gozar los que tenemos el privilegio de soñar y que no se ve sujeta a las reglas del tiempo y del espacio. Convencionalismos Sociales o Leyes de Orden Público. La defensa de la memoria involuntaria frente a la facultad de inteligencia; las reproducciones de Madelaine Lemaire y la constitución del Liceo Condorcet. Demuestran que el talento de Proust, se encuentra inspirado por las Musas. En una vida tan breve; Proust, nos dejó un importantísimo legado cultural. No en vano ha sido considerado el Padre de la Novela Francesa del Siglo XX por otro autor excelso. Me refiero a Stefen Sweig.

  4. […] escritor francés Marcel Proust financió la publicación de las 1 500 páginas de “En busca del tiempo perdido”, una novela en siete partes y 3000 páginas, publicada entre 1913 y 1927. Su obra es considerada […]

  5. Lamentablemente me sucedió lo mismo que a otros no soporte leer mas ese libro, “la busqueda del tiempo”………. para mi fue muy aburrido y lo abandone por la mitad es muy pesado

  6. ¿Conocéis una publicación titulada ANALEKTAK? Una brillante selección de fragmentos de La recherche… en francés, castellano, catalán, gallego y euskera. Francamente, interesante

  7. Leer a Proust es un acto de fe hacia la literatura, tanto se ha hablado de él, tanto se ha intentado imitar o se critica o se burlan del asmático y homosexual que escribía en la cama, pero lo cierto es que luego de Proust la literatura cambió hacia adentro, hacia el detalle humano e imperceptible. Gracias por este post.

  8. Yo leí Almas Muertas Best Seller de Nicolai Gogol y habla d el Pícaro Tchitchitov,enterado d eque la banca rusa presta dinero a los propietarios según el Número de sus campesinos,adquiere un terreno cualquiera y compra a todos los tontos que ahorran en bancos y le vende almas muertas a todos sus prestamistas el alquimista Gogol manda de viaje por Rusia a su personaje,y así conocernos una serie de fisonomias inolvidables.
    Sobre este esqueleto argumental,sórdido,Gogol lográ una d elas mas sentimentales obras d ela literatura rusa del siglo 19,los campesinos y sus dueños en el delicado conocimeinto d esus actitudes,situaciones hilarantes y caracteres reflejados en dialogos espirituales.Marcos Zavala Darg.

  9. Yo lo estoy leyendo ahora, terminando la primera parte. Y aunque al principio me pareció tedioso, al avanzar en la lectura me empezó a gustar su estilo. Cuando habla de la relación de Swann con Odette, y cuando describe personajes de la aristocracia es genial. Utiliza muy bien la ironía…un buen lector sabrá apreciarlo.

  10. hace años que lei esta obra de Proust. Tengo que decir que me costó trabajo terminarla, pero creo que la volveré a leer, con mas gusto que entonces, sin impaciencia, recreandome en el tiempo de su lectura. La traducción de Carlos Manzano es buena, (En esditorial Lumen). Saludos desde el sur de Madrid

  11. Cuando tenía 19 años empecé a leer el libro “el camino de Swaan” sin conocer a Proust, y me agradó, pero los dos siguientes libros me inquietaron. Sin embargo no pude continuar la lectura porque no tenía los libros y el tiempo. En fin con los libros a la mano en mis cuarenta añitos intenté terminar de leer varias veces y no pude. Pero, hoy día a mis 48 años he terminado de leer “el tiempo recobrado”. Realmente he vivido y experimentado todo lo que este genio narra de los recuerdos tan simples y profundos que todos tenemos y como en cualquier momento se vienen al presente. I ni que decir de su descripción de lo que el tiempo hace con las personas, veo a las personas que conocí cuando era joven y son otras. Proust es un genio eterno, realmente me conmovió. Felicitaciones a la persona que escribió la reseña.

  12. Creía que era el sueño el que me imposibilitaba una lectura con ritmo, sin embargo, después de dromitar, regresaba al primer tomo (Por el camino de Swam) y volvía a experimentar la necesidad de frenar, regresar sobre los renglones, releer, parar de nuevo, masticar, releer… Bueno, lectores más experimentados en Proust y que ya han dejado aquí su impronta, me animan. No es sueño, es la obra de un autor que deambuló por las cavernas del alma… Obviamente, nuestras penumbras imponen los tropezones, hasta en eso fue fiel el buen amigo Proust.

  13. Marcel Proust no es un escritor de best seller, ni es para que su obra la lean personas con poca cultura y escaso tiempo disponible. Existe una versión fílmica francesa muy acertada, empero ello jamás reemplazará a su lectura. Detrás de “En busca….” hay un ser humano complejo y desconocido para él mismo. C.M.C.

  14. Proust es una chismosa. Habla un enfermo que de la vida no conocia nada. Jamas trabajò, jamas supo lo que es luchar por una familia. Como hay personas que dicen que les ha leido, Proust , el alma?
    De mi no habria entendido nada. en mi alma se habria perdido.
    Un pobre escritor, comparado a Flaubert o al grandisimo Maupassant

    Proust: un Mito, creado por…..

  15. En busca.. es una evocación a través de experiencias recobradas y siempre presentes en nosotros. Es universal. Todos nos hemos asomados aunque sea por un instante al mundo sin tiempo que queda de esas experiencias suntuosas y simples en que veces queda atrapada la vida. En busca .. comienza con una una reminiscencia de otro tiempo que emerge en el autor del sabor del té y del sabor de la madalena que acaba de morder. Un deja vu. Más, que eso. Un contacto con la eternidad que hay dentro nuestro

  16. Por casual referencia comencé a leer el primer tomo de “en busca del tiempo perdido”, “El camino de Swaan”; La verdad, una obra en conjunto compleja pero fascinante, quizá inigualable; Leí después el tomo dos, el tres, el cuatro y así suscesivamente hasta el sexto que es “la fujitiva”, el tomo séptimo me costó mucho trabajo y como dos años para conseguirlo, lapso en el cual de nueva cuenta releí los seis primeros tomos antes de empezar de forma definitiva el séptimo tomo, una vez que le conseguí; Si, quizas sea difícil la lectura de ésta obra pero una vez que comienzas a leerla te fascina y llega a ser como una droga, ya no quieres dejar de leerla. Recomiendo la edición de Alianza Editorial, muy buena traducción. Saludos “Proustnianos”

  17. pues yo no comprendo como no terminar la novela que te atrapa en su laberinto. como no continuar la lectura tan llena de vida, como no querer saber más… sobre el tiempo perdido

  18. Hola
    Sin querer llego a mis manos el tomo 4 Sodoma y Gomorra, al principio me costo mucho trabajo tanto entender como encontrarle el gusto y después de leer y releer el primer capitulo de este tomo, poco a poco me fue interesando más y ahora que he leído esta reseña y sus comentarios comprare todos los tomos y espero ser una de las pocas que halla leído la obra completa, muchas gracias a todas las personas que promueven la lectura saludos desde México

  19. A Marcel Poust lo leo desde mi adolescencia y hasta ahora que soy un cuarentòn lo, le releo , es cierto que casi o muy pocas personas , pueden leerlo por completo , como afirma certeramente el señor Molina. En una tesìs que preparo hace algunos años , propongo llevarla a los escolares de mi paìs , por medio de algùn mètodo; de los tantos que hay , por lo menos o màs que puedo decir es que Honorè de Balzac y Marcel Proust , son mis preferidos entre los grandes , lo que si es algo arduo y que apenas he podido leerlo es en su idioma original.
    Saludos y felicidades a los lectores desde Perù.

    Jorge Lòpez Zegarra

  20. Absolutamente de acuerdo con las apreciaciones del señor Molina sobre la magna y prodigiosa obra de Proust. Por mi parte, quisiera poner de relieve un aspecto en apariencia paradójico: la “objetividad” de la visión proustiana del mundo, conseguida desde la más profunda subjetividad. Según Marcel nunca podemos conocer por completo a ninguna persona. En esa medida, el narrador, como en las mejores novelas, no juzga a sus personajes: se limita a presentarlos desde los más diversos ángulos. Es el lector quien, en todo caso, acabará por redondear cada uno de los caracteres. El narrador los ve con una mirada en todo momento comprensiva y benévola. El análisis de los recursos literarios de Proust tal vez no cabría ni en una obra de las dimensiones de A la busca… Esta obra se ha de leer con calma y tiempo para la reflexión, repasando tal o cual párrafo especialmente complejo. Como la mejor literatura, A la busca del tiempo perdido nos lleva a un saludable ejercicio de introspección.[Don Mauro Armiño ha realizado una excelente traducción y edición anotada y enriquecida con explicación de personajes y lugares.]

  21. Pues yo voy a empezar a leerlo…me gusta el tema y me apasiona el reto de comprender, entender y llegar al final…espero llegar al final del libro..jejejeje…..asi pues…¡LET’S GO TO WORK!

  22. En este momento (viernes santo del 2011) termino la última frase de “El tiempo recobrado”, tras leer toda la obra de “En busca del tiempo perdido”, como se tradujo la obra en México, la cual comencé a leer en julio del 2010. Me llevó muchas páginas el poder entender el porqué de la obra y el porqué comencé a leerla. Sin embargo, al transcurrir esta obra maestra poco a poco me di cuenta de lo maravilloso que es el poder entenderla. Mi conclusión es que es un verdadero tratado de la vida misma vista con la introspección minuciosa del autor. Es difícil y algunas veces tediosa leerla por nuestra incapacidad de realizar tal introspección y concluir de ella a menudo. De hecho, creo que en la medida que la espiritualidad INDIVIDUAL se vaya perdiendo y el detalle de lo vivido olvidado, cada vez será más un tiempo perdido el no leer a Proust. Si por el contrario, solemos recapitular nuestra vida y tratamos de encontrarle el sentido correcto, es recomendable recobrar el tiempo leyendo tan maravillosa obra.

  23. la editorial de bolsillo es exactamente igual que la original lo unico que una esta hecah a precio mas barato mas polular con pastas de menor calidad y la otra son de tapa de carton duro bien encudernado ya sabes,,,, la de bolsillo igual que el original exactamente las traduciones lo mismo del frances al español no es muy dificil si fuera ruso ya hay que afinar y el verdadero nombre el que yo compre es En busca del Tiempo perdido efectivamnte esta mal traducido un cordial saludo desde Madrid España

  24. lo encontre por casualidad en la cuesta de Moyano donde hay asetas de madera todo muy bohemio y enfrete tienen puestos de segundamano habia oido hablar de el en los circulos mas intelectuales de Madrid y mira por donde me lo encuentro de segundamano y baratisismo 100 ptas. hace años ya empiezas a leerlo y no paras es verdad que te da tenyacion de dejarlo mas de uno dice que lo ha leido y es mentiraaaaaaaaaaaaaa es muy largo pero es interesanisimo hasta ahora no se ha escrito nada parececido dicen en esta pagina y es verdad es un trabajo de chinos pero te apasiona odos los intelectuales reconocen al autor como su preferido no hay ninguno que no le conozca como el camino de Swan pero es cierto si lo he leido muy pocos lo han terminado entre ellas yo lo confieso es mi culpa como decia un editor sera que yo soy muy practica no se puede emplear 3o folios en decir como se va a dormir uno jajajaja un clasico de la literatura universal te lo recomiendo por el no pasa el tiempo tiene `lena vigencia en nuestros dias A ka busca del tiempo perdido no pierdes el tiempo con el siempre te esta enseñando algo nuevo lo dicho lo recomiendo a la vista de lo que se escribe hoy que cualquier famosillo escribe un libro sin saber lo que se dice nada solo por llevar su nombre hay que volver al trabajo bien hecho no a que triunfe la mediocridad que es lo que ocurre en estos tiemos

  25. Alguien podría decirme si comprar la traducción de Estela Canto con Losada, o la de Carlos Manzano de editorial Debolsillo. Es una cumbre de la literatura universal y quisiera comprarla en la traducción más digna – la de Valdemar no me convence – además de que no cuesta 15 pesos precisamente. 😀

    • Luis, vaya por delante que no he leído a Proust y que, por lo tanto, no conozco la calidad de las dos traducciones. Pero, lo que sí sé es que Carlos Manzano es un excelente traductor, serio y concienzudo; he leído muchos de sus trabajos (Italo Svevo, Louis-Ferdinand Céline, Dino Buzzati, Giorgio Bassani, Henry Miller, Elio Vittorini, y otros), y puedo asegurarte que ninguno de ellos defrauda. La labor de Estela Canto lamento no conocerla.

      Aunque no resuelvo tu duda, cosa que lamento, por lo menos si puedo avalar a uno de tus candidatos: Carlos Manzano, es un muy buen traductor.

      Saludos,

  26. Hola,
    Acabo de comprar (“usados”) los tomos 1 y 2 de las Obras Compeltas de Proust de Editorial AGUILAR. HAy alquien que pudiera decirme si se trata de una buena edición en lo que respecta a la traducción? Ya que he leído en estos comentarios que NO TODAS las traducciones al español son buenas. Gracias por enviarme vuestra respuesta. Saludos desde Buenos Aires!

  27. Hay una traducción muy buena de Editorial Losada, de Estela Canto, escritora, periodista y traductora argentina. Se las recomiendo.

  28. No es “A la busca del tiempo perdido” sino “En busca del tiempo perdido”, eso de la “a la busca” es una traducción literal del francés “à la recherche”.

  29. Hay una traducción de Carlos Manzano en Editorial Lumen. Es la única que he leido y creo que es la mejor traducción.

    Reconozco que me costo al principio pero cuando terminéme dije “tengo que volver a leerla”. Y creo que su lectura me va a delitar un poco mas.

  30. He tenido muchas ganas de leer a Proust desde hace tiempo. Hoy me he animado a comprarlo (en inglés) y la verdad se me ha hecho un poco difícil entender la narrativa aunque hablo ambos idiomas.
    Claro está recién empiezo, pero me gustaría me dijesen si consideran que es un libro de leer en la lengua materna o si también resulta así de complejo como me lo ha parecido a mí de momento. Gracias, les agradezco enormemente su opinión.

    • Proust es difícil de leer, incluso en francès. Sus frases son inmensas y nos perdemos en ellas. Pero hay que leerlo a pequeñas dosis, saboreándolo como a un buen vino. Despacio, con calma y sin prisas. Y saber dejar el libro para al día siguiente en su debido momento.

      Lo aconsejo como libro de cabecera pero no el único. No hay intrigas, misterios que nos absorban, sino instantes, décimas de segundo descritos con una exquisita sensibilidad. Para ello está bien combinarlo con otra lectura más trivial, Resulta demasiado espeso para leerlo de tirón. Requiere un cierto tiempo, como la maceración del vino.

  31. No estoy muy de acuerdo con el Sr. Molina en alguna de sus iniciales apreciaciones, las grandes obras no están para ser leídas por todos, El Quijote, Ulises….A la busca del tiempo perdido , esta para ser leído por cuatro desadaptados de la feria de la “literatura” consumista, me incluyo en lo desadaptado.
    Sobre un comentario de sobre una buena traducción, comparada con la traducción de Pedro Salinas ( ¿) supongo que se refería a la edición a la edición de Plaza & Janes, edición en la cual leí por primera vez a Proust, en la nueva edición de Valdemar de Mauro Armiño, con los tres diccionarios de la obras la considero una magnifica traducción y un aporte importante los diccionarios tanto de los personajes como de los lugares, diccionarios que nos permite recorrer este monumental laberinto con un cierto norte.
    Esta obra, como toda gran obra, no hay que leerla sino releerla, como se meceré cualquier obra de arte, con tiempo, espacio, ambiente. Tengo un amigo que leía simultáneamente Ulises y A la busca del tiempo perdido y decía que era una experiencia inigualable, yo no me atrevo a ese tipo de experiencias, creo que mi capacidad asimilativa no me da, pero dejo esa inquietud………..

  32. la he leído y me ha gustado tanto que estoy buscando una buena traducción, no es que tenga nada en contra de Pedro Salinas -pero quisiera hallar una traducción completa– (por aquello de la uniformidad) La versión en inglés es magnífica por cierto, pero en español no he visto ni la primera edición decente, saludos.

  33. me gustaria grandemente leer ese libro, solo con leer resume online me causa mucho deseo de leerlo. el problema es que no tengo la facilida para conseguirlo, me he cansado de buncar en la red, pero se me hace dificil. si me pueden ayudar me encantaria y le agradeseria inmensamente. cualquier cosa mi correo aparece y me dan respoesta.

    • Yo compré el primer y segundo tomo por internet en esta pagína http://www.casadellibro.com/. Sin embargo el segundo tomo trajo algunas páginas en blanco. El tercero lo compré en una librería en Bogotá y el cuarto en la Feria del Libro en Colombia.

      No sé dónde vivas tú, pero yo lo he consigo facilmente… eso sí, es caro a comparación de otros libros, cada tomo cuesta más o menos US$40. La editorial que leo es Alianza, seguramente habrá otras más baratas, pero según recomendaciones la mejor traducción es la de Salinas.

  34. No he leído a Proust,pero como comentó alguien en este blog, la mención de su obra en “Pequeña Miss Sunshine”(hace tiempo) despertó mi curiosidad. Y uds. con sus comentarios me impulsan más aún . ¿Se puede empezar por cualquier libro ? O si se altera el orden es más difícil?. Gracias

  35. pues he leido el primero y segundo volumen de esta monumental obra y no deja de impresionarme la cantidad de temas que proust ha tratado; desde su constante ataque al habito del ser humano, hasta el tema de la imaginacion, desde su manera de vivir, apreciar y crear el arte, desde su manera tan minuciosa de describir los paisajes, hasta el tema que siento es el mas complejo de comprender: EL AMOR. En los primeros 2 volumenes Proust nos plantea 3 situaciones amorosas, todas completamente diferentes y sin embargo tan similares en su consecuencia final que es el sufrimiento que nos hace sentir el amor: podemos apreciar los enfermizos celos que Swann sufre debido a la ausencia de Odette y a las historias (a veces disparatadas) que crea en su mente, incluso la ultima pagina de “un amor de swann” en la que swann se arrepiente de haber gastado su tiempo con una mujer que jamas lo quizo como el a ella; en la primera parte del segundo volumen, el sufimiento del joven Marcel por la hija del matrimonio Swann, Gilberta. En este caso, nuestro narrador se va enamorando de Gilberta a tal punto que este amor lo pone en un estado de ansiedad y desesperacion tremenda y viendo que Gilberta no le corresponde, decide dejar de ir al salon Swann para asi intentar que Gilberta le sea correspondida y es al final cuando se mandan cartas declarandose su amor mutuamente, pero aqui uno se da cuenta de que MArcel estuvo todo ese tiempo encaprichado en una relacion que nunca inicio y que nunca termino (dado que nunca tuvo inicio) el joven Marcel sufrio por un amor inexistente, uno amor no correspondido y ya aplicandolo mas a la realidad, cuantas veces no han habido personas que sufren por una persona sin nunca saber si son correspondidos y ellos creen que la otra persona las quiere y las ama incondicionalmente (como marcel creia de Gilberta) y ese delirio que acarrea el estar pensando si somos correspondidos o no unicamente nos trae sufrimiento.

  36. Excelente tu texto. Te comento que asisto a un taller literario y entre nosotros no me siento muy satisfecho con él. Trato de buscar info sobre libros que no puede dejar de leer quien desea ser escritor y di con Proust. Soy socio de una biblioteca que posee los cinco tomos que componen la obra de Proust, editado por Losada, traduccion de Estela Canto y segun lei en la red es una de las ultimas y mejores traducciones que se ha hecho. Voy a comenzar la aventura y el desafio de leer la novela por completo. Vaya desafio!!! Pero lo voy a intentar. Saludos cordiales a todos, pronto vuelvere a escribirles para comentarles como voy con mi lectura.

  37. Llevo 200 páginas del primer libre, “Por la parte de Swann”, y es la lectura más dificil a la que me enfrentado nunca.

  38. Estoy en la mitad de “Por el camino de Swan”,Proust era un agujero negro en mi cultura librística,y quiso la casualidad que lo leyera inmediatamente después de la Autobiografía de otro autor,en este caso autora,Edith Wharton,”Una mirada atrás”.Y por contraposición,lo que en Wharton es mera superficialidad,en Proust es de una hondura increíble.Es un libro difícil,sobre todo porque leer una traducción no es nunca lo ideal y el español no se presta para las largas elucubraciones proustianas,pero igualmente es fascinante.Aparte de la célebre escena de la magdalena mojada en la taza de té,nunca había leído una descripción de la lluvia de tal belleza como la produce Proust en un pequeñísimo fragmento de pocas líneas.Al leerlo,casi se puede sentir el discurrir el cerebro del autor.Realmente un genio,y no digo nada nuevo.

    • -Estoy traduciensdio del francés el guión que hizo Harold Pinter sobre “A kla bñuscqueda del tiempo perdido” aparte de que yo habia hecho ya varuios guiones de la noveloas de Proust, que fueron para mi una gozada y tambiñen estoy traduciendo 2a LA RICETCA del tempo perduto” el guiñon de Suso Cechi d´Amico y Viscionti, que ninguno llehó a hacerse pe´ñlicula.-Lo traduzco del iatliano aparte de que soy cioleccuonista dwe Proust, que el otro dia en Jaime´s me ofrecuieron dos ljubros, uno

      • Crees que es un libro para leer en su idioma materno? Vivo en USA y lo compré en inglés (idioma que también hablo) pero le he encontrado un poco complicado de entender. Te agradecería mucho una opinión o si es cuestión de seguir leyendo para asimilarlo.

    • ES MUY AMENO Y ORIGINAL LA TRADUCCIONEXACTA ES EN BUSCA DEL TIEMPO PERDIDO ES QUE TIENE 3OOO PAGINAS Y LA GENTE LO QUIERE ODO RAPIDO ES UNA OBRA MAESTRA COMO MUY BIEN DICES
      CORDIALISIMOS SALUDOS

  39. Que pomposa y vacía la reseña. Con más simpleza se escriben cosas mejores.
    Me fundo en la humildad señores, sean más naturales y dejen los vicios del snobismo.

    Ignatius

  40. Estoy por el anteúltimo libro (Albertina ha desaparecido) terminándolo. No entiendo o mal entiendo las críticas que se le hacen a Proust. Primero no es dificil de leer, es sumamente fácil. Es como discurrir dentro de una mente, seguir sin casi darse cuenta los pensamientos ajenos, el ir y venir de un concepto y todas sus relaciones. Lo que hacemos a diario, todo el tiempo, nosotros mismos. Segundo, no es aburrido. Todo lo contrario, guarda suspenso, intriga, a veces uno se desespera por lo que saber que ocurrirá con tal o cual, o de que naturaleza será el secreto revelado. Y tercero, es fundacional. Compendia todas las corrientes literarias y artísticas del siglo XX, tomando la cotidianeidad como sujeto de interés. Es cierto que no es efectista y que requiere cierta intelectualidad para ser degustado, y tal vez por eso tenga resistencia, pero eso es curable. Mi recomendación es LEERLO y DEGUSTARLO. Es mi libro de verano.

  41. Leer un bet-seller, es quizá parecido a sentarse en el sofá y ver una película de acción, lo cual no está mal como entretenimiento, pero leer el tiempo perdido de Marcel Proust, o cualquier obra literaria de igual magnitud, es como sentarse es este mismo sofá, pero con la tv apagada y quizá en una tarde de invierno ante el fuego del hogar saboreando un buen congac y dejando correr la imaginación. Un placer del que no todo el mundo sabe disfrutar.

  42. Pues a mí no me pereció nada aburrido, todo lo contrario,me reí mucho en algunos capítulos, con el personaje de la abuela, que se ponía nerviosa si le veía beber, y con Francisca, la tía Leonia,el propio Charlus es genial en sus comentarios. Maravillosa novela que no me canso de releer,la abra por donde la abra. El último libro, eso sí, es raro, como si lo hubiera acabado demasiado deprisa. Es el que menos me gustó, salvo en su final, todo lo de la fiesta en la que hace una terrible reflexión sobre el paso del tiempo y la huella que deja en el rostro de las personas.

  43. No se puede ser mas perfecto que Proust ,a la hora de describir cualquier acontecimiento, me chifla, me devuelve la forma de fijarme en el mundo que me rodea que tenia cuando era más joven, los detalles, las miradas los acontecimientos con su escenario, los pensamientos de los demás, sus reacciones sus gestos sus sentimientos que nada tienen que ver con sus actos,el teatro que la vida te va llevando a representar y lo que uno siente que no tiene nada que ver con tal interpretación, la escena donde se desarrollan los hechos, él logra como nadie meterte en ella, PERFECTO

  44. “¿que quiere que le diga? Que me critique quien quiera”,añadió,como exponiéndose,atrevido,a sus reproches…

    (pag.107)”el tiempo recobrado”,MP.

  45. Realmente estoy fascinado con la lectura. Voy a empezar el segundo libro (A la Sombar de las Mujeres en Flor), de siete de la editorial Alianza, y estoy más emocionado que cuando empecé el primero. Si bien es cierto que hay partes densas, creo que son las menos. Me impresiona la cantidad de metáforas que utiliza y la sintaxis, realmente exquisito el uso de la coma y del punto y coma para describir y describir sin que pierda el sentido de la idea que intenta desarrollar. La capacidad de imaginación para interpretar los colores, los sonídos, el sabor del té, entre otros, y la capacidad para transmitir sus sensaciones por escrito son realmente impresionantes. Llevo casi 2 años leyendo una hora diaria inenterrupidamente tratando de recobrar lo que no leí en mis primeros 44 años y puedo decir quer el placer va creciendo y que Joyce y Proust son de los autores cómplices y culpables en mi aventura. Además, Prosut me parece un buen maestro para la intención que persigo escribiendo cuentos cortos. Qué bueno que haya este blog y ojalá pronto podamos coincidir en algún punto del planeta, puede ser en México D.F. (jajaj), para discutir en vivo nuestras impresiones.

  46. A diferencia de muchos, yo creo que “En busca del tiempo perdido” es un libro abierto a multitudes.
    La narracion de Proust demuestra que no se requieren grandes experiencias para convertir la vida en una obra de arte.
    Nuestros recuerdos obedecen, mas que a un registro de lo percibido, a un olvido que se apropia de formas extraordinarias y que convierte una “pequeña historia personal”, en un alucinante viaje a traves de colores, figuras, siluetas y paisajes, que obedecen mas a la voluntad de un pintor que de un escritor.

  47. Hola,a todos yo ando por el segundo volumen de en Busca de el tiempo Perdido
    en concreto se titula A la sombra de las muchachas en Flor.
    Cada volumen tiene 500 y pico paginas, y me tiene en ascuas, este señor
    que en paz descanse,me lo dio a conocer una Novela grafica de Alison Bechdel.
    Y no se equivoco,es maravillosa.

  48. Buenos días.
    Ayer mismo compré una caja con los tres volúmenes de “A la recerca del temps perdut” edición en catalán de esta gran obra. La traducción és de Vidal Alcover y parece ser que es dublime.

    Una abrazo.
    Santi Bruch.

  49. Gran obra, una maravilla. Sobre la traducción de Pedro Salinas: muy buena, sobre todo por lo difícil de la tarea. Ahora bien: es sumamente molesto el abuso de leísmos y laísmos que introduce, porque, aunque parezca increíble, un señor profesor (catédrático) de Literatura como Salinas era laísta y leísta. Ya os digo: resulta cansino -e imperdonable- este defecto. Y me llama la atención que en Alianza no lo hayan corregido aún.

  50. Es un placer leer a Proust y compartir con sus lectores ese mismo sentimiento. Estoy leyendo Sodoma y Gomorra y tengo una satisfacción inmensa por indagar a través de Proust lo profundo del ser, de la persona, de sus valores, de la voluntad de cada uno de sus personajes; que aún aristocráticos o burgueses podemos encontrarlos en nuestra vida cotidiana. Esa precisa indagación, con alta cuota de ironía, coloca a Proust en el pedestal más alto de la literatura universal. Un abrazo grande para los Proustianos.
    Daniel

  51. Martha, yo estoy leyendo En busca del tiempo perdido en la editorial Alianza, Libro de bolsillo, Biblioteca de autor. Cada volumen cuesta alrededor de 14 euros o así.

  52. Estoy enfrascado en la lectura de “Por el camino de Swann” y tengo que decir que por momentos es como andar entre el fango y otros como nadar en una piscina natural de aguas azules. Se me está haciendo difícil, pero es que es tan diferente a todo lo demás que al menos conocerlo me parece obligatorio. Lo que más valoro quizá en un escritor es su capacidad para narrar la nada, la de desplegar un estilo, una escritura, sin la prótesis del argumento. Eso es Proust, y por eso es único. Claro que hay que poner una concentración superior a cualquier otra lectura (de novela se entiende) y aún así hay algunos párrafos que pasan sin haberte enterado de nada, y tienes que releerlos una y otra vez. Pero merece le pena, aunque sólo sea por conocer otros caminos en la escritura.

  53. Según mi parecer es una obra compleja en el sentido de que se requiere tener paciencia para su lectura y comprensión. Creo que es una de las obras que más me impactó por su capacidad psicológica y la explicación sobre la conducta humana. Y es que muchos comportamientos humanos, lo queramos o no, tienen subliminales y tradicionales causas difíciles de comprender y que pasan a convertirse en una especie de patrones meramente absorbidos por el subconsciente (como diría Freud).

    Como anécdota decir que la primera vez que ladeé la cabeza para leer los títulos de la biblioteca de mi abuelo, este fue el primero que vi. Tal vez porque era el más grueso, claro…

    Saludos.

  54. Hola soy bibliotecaria y desde hace tiempo oí comentarios acerca de la obra de Marcel Proust en un programa de canal 22 y me llamó la atención, me gustaría leerlo pero la obra completa es muy cara para mi presupuesto, me gustaría que me recomendaran una editorial que no fuera tan cara, he buscado la obra en los libros de viejo pero no está completa y no se si está en alguna página de internet donde la pueda adquirir. Agradeceré cualquier información, hasta luego.

  55. Hace muchos años que llevo leyendo la obra de Proust y todo lo concerniente a
    la vida y la obra de Marcel Proust, lo que quiero hacer notar, es que la lectura de esta obra compuesta en varios volumenes, no es como la mayoría de lectores pregona díficil y para algunos hasta aburrida, esto es un mito , toda la obra esta enlazada es una lectura circular, por hacer una comparación , es muy diferente correr cien metros planos como un velocista y otra tener el físico de un marathonista que es el caso del que hay que estar preparado para esta lectura de largo aliento ademas debo añadir que si bien cualquiera puede leerlo, no debemos olvidar que a cierto tipo de lectura merece acercarse cuando uno ya tiene cierta educación literia . lo cual no es una exclusión para los que recien van a leerlo .Por otra parte es cierto que la obra de Proust es densa, su obra lo abarca todo, en ese sentido es universal y me alegra que existan cada vez mas
    lectores de la obra de este escritor del que llevo tantos años releyendo y estudiando.
    Jorge López Zegarra

  56. He terminado de leer “El tiempo recobrado”. Me ha gustado el retroceso que hace en el tiempo para recordarnos emociones olvidades, situaciones complejas etc. Proust hace una especie de repaso de esas emociones sentidas a traves del tiempo vivido. Y teme no tener tiempo de escribir la obra escrita en sus recuerdos.

    Tengo que reconocer que cuando ayer terminé de leer este volumen, sentí como que queria retener el libro que se escapaba de mis manos.Creo que volveré a leer “en busca del tiempo perdido”.

  57. me gusta su composicion literaria, me gusta la estructura de sus parrafos, aunque solo estoy leyendo el primer libro, Proust es excepcional…

  58. Lo que me interesa y fascina de la obra de Proust es que se trata de pura literatura. Esa descripciòn detallada del comportamiento, gestos, etc, de sus personajes, màs los pensamientos que va desarrollando sobre distintos momentos de la vida,denotan un espìritu exquisito y sensible capaz de “ver” detràs de un paisaje, un ramo de flores o movimiento de manos, un mundo donde se unifica el espìritu humano, la naturaleza y el arte.

  59. Despues de esperar a que La editorial Lumen sacara el VII tomo “El tiempo recobrado”, como aún no lo han acabado de traducir, he tenido que adquirir dicho volumen en la edicción de Alianza. Ha pasado mucho tiempo desde que terminé el VI. Nuevamente me encuentro perdida. Pero este volumen me va refrescando la memoria. Sigo pensando que algún día tendré que releer esta gran obra pues creo que me he pedido tantas veces en sus vericuetos que debo encontrar el camino con calma.

  60. He continuado con la lectura de La Prisionera y la parte inicial del libro donde refleja todas sus dudas, miedos y obsesiones sobre Albertina es un gran estudio de los celos y el afán de posesión de los seres humanos. Empieza Proust en este libro a delinear su idea principal: Que el arte es lo único que enriquece y trasciende la vida. Todo el capítulo que trata sobre la fiesta que organiza el Barón de Charlus en el salón de Madame Verdurin es genial, me reí mucho. No sé si en este libro el traductor estaba ya más involucrado en el desarrollo de la obra porque siento que la lectura corre con más fluidez, ¿o será que soy yo la que me he involucrado más con todos los personajes? Como Proust adopta como técnica literaria la descripción de percepciones, es común que estas cambien en el transcurso de la novela, lo que nos presenta una evolución de los personajes. No es como la novela de caracteres donde los personajes están delineados de antemano y no cambian a pesar de que cambien las situaciones siendo siempre fieles a sí mismos. No. En la obra de Proust nada está dicho de antemano. Los personajes evolucionan así como va evolucionando el narrador y, por tanto, la percepción que tiene de los personajes, las situaciones actuales y la revaloración que hace del pasado. Es hermoso el tratamiento. Nos vamos enterando, junto con el narrador, de situaciones que él desconocía del pasado y que constantemente actualizan su punto de vista. Tal como es la vida real. Sigo recomendando su lectura. No desistan.

  61. Después de muchos años de no haber pasado de “Por el camino de Swann”, emprendí la lectura de los siguientes libros. Extraordinarios. Ciertamente hay pasajes que resultan anacrónicos. Las conversaciones de salón que con tanta puntualidad reproduce Proust resultan en muchos aspectos anacrónicas, pero conforme van pasando las páginas nos acercamos a referencias más modernas. La decripción de las mujeres, sus costumbres sexuales, sus trajes, sus modos, son reveladoras de lo mucho que hemos perdido o de lo mucho que hemos ganado de esta civilización europea. La descripción que hace de su primer viaje en automóvil es de antología. El espacio-tiempo modificado por la máquina altera las percepciones de la belleza y la naturaleza. Conceptos magníficos, frases inolvidables. Después de retratarnos con toda magnificencia a la sociedad de Guermantes, en las últimas frases de “El mundo de Guermantes” nos muestras —en pocas líneas— la mezquindad humana de esos personajes que tanto ha luchado por retratar en todo su esplendor. Es aquella parte cuando Swann revela a la duquesa de Guermantes su enfermedad y pronta muerte. Es genial la manera como esas pocas líneas retratan la falsedad y frivolidad de un mundo glamoroso. Pero hay que leerlo. Cuesta trabajo dedicarle tiempo, pero cada día que le dedica uno a su lectura enriquece nuestra sensibilidad. Los personajes se vuelven entrañables. Ánimo.

  62. Acabo de leer el primer libro (Por el camino de Swann) traducida por Pedro Salinas. Admito, eso sí, que salteé gran parte del capítulo “Unos amores de Swann”. Y muy probablemente vuelva a saltear mas paginas.
    En lo particular no me pareció una lectura compleja, ardua, tediosa, y mucho menos aburrida. Tampoco, vale aclarar, es una novela muy divertida.
    Este primer volumen que acabo de leer es simplemente sublime.
    Otros importantes detalles: no es mi fuerte la literatura, sino la filosofía. Y en filosofía tengo una gran admiración por un filósofo en particular, entre otros, que es Henri Bergson. Y justamente Proust intenta plasmar en la novela su filosofía. Recomiendo la lectura de este pensador, estos títulos:
    La evolución creadora.
    La energía espiritual.
    La risa.

  63. Comencé hace un tiempo el primer volúmen de “En busca del tiempo perdido”.
    No tengo dudas, la parsimonia de su redacción debe ser de las más intrincadas que he leído, dejando en el aire una evocación al tiempo, al verso estático, a veces poseído por un impulso Rimbaudiano asechando su propia esencia en cada exclamación de verdades, en cada oraculo pincelado en una memoria juvenil. El tiempo pasa y los grandes autores sucumben ante su propia obra, las multitudes quiebran el resplandor de las letras, aduciendo su actuar a penosas justificaciones. “es muy largo” “a veces me aburre” “no me gusta leer cosas antiguas”. Proust se vislumbra en el horizonte moderno como una cumbre borrosa sin ninguna significación, sin ninguna aclaración presente. Como un universo oculto en 3000 páginas enmarañadas por un salvaje pasado que lo niega. Ahora más que nunca sirve el título de esta saga. Muy bueno el blog.

  64. Entré en esta página porque el próximo año empiezo la lectura de En busca del tiempo perdido. Es gratificante leer sus comentarios. Tengo una gran expectativa por iniciar su estudio, cosa que haré en un curso al que asistiré todo el año 2009 para desentrañar este monstruo formidable.
    Un solo comentario: tengo entendido que la mejor traducción para leerlo en español es la de Salinas editada por Editorial Alianza.

  65. Me fascina y a veces me desespera.Me he estado preguntando qué es lo que me gusta tanto de Proust.Hay pasajes tan arduos y otros y todo, tan maravillosos, tan una joya.Cautivante.
    El Quijote, Rojo y Negro,son también de mi predilección.
    Encantada de haber leído vuestras opiniones y comentarios.Enlazados por el placer proustiano y el irreemplazable refugio y vuelo de las páginas de un libro!

  66. Saludos, antes que nada deseo confesar que soy un principiante en todo esto de la lectura, pero vamos, como es de emocionante y sobretodo placentero…deseo recomendaciones de libros…por favor…hasta pronto

  67. Yo leí toda la saga a mis 19 años, y luego otra vez, en la traducción de Manzano, a los 22. Y, aunque es un poco aventurado decirlo a mi edad (26), puedo asegurar que estuve ante una de las mejores lecturas de mi vida.

    Uno puedo engañarse con que el narrador se pierde mucho en divagaciones sobre cosas nimias, pero son precisamente esas nimiedades las que cobran un valor enorme a lo largo de la obra y que, de alguna manera (no diré cómo ni por qué), determinan los acontecimientos principales del narrador.

    Por cierto, para quien preguntó si el narrador dice o no su nombre, en el tomo cuarto o quinto sugiere su nombre, “Marcel”, una sola vez y en un diálogo con Albertine, pero inmediatamente el narrador explica que algún nombre tenía que ponerle a su protagonista.

    Saludos.

  68. Cuando tenia 24 años tuve un novio francés que me hablaba maravillas de este libro,”A la busca del tiempo perdico”.Es ahora despues de tanto tiempo (ahora tengo 48) que me he decido a leerlo. Cogí mis ahorros y me lo compré. Estoy desenado empezarlo. Lo miro desde mi cama cuando me despierto y me digo: te leeré entero,entero entero y ademas sé que me gustaras, he oido hablar de ti y no me decepcionarás…”
    Solo tengo que terminar el que tengo entre manos y lo devoraré…(he de decir que me he leido libros muy largos y los he disfrutado)
    Pacoer

  69. Cervantes, en el prólogo de su vigente Quijote, empieza diciendo: “Desocupado lector,…”. Eso mismo, para caminar en las siete o en una de las cumbres de “A la recherche du temps perdu”, es requisito, impepinable, estar desocupado de la máxima positivista, “el tiempo es oro”. Proust, noche tras noche, encerrado en su habitación forrada de corcho, desatendiéndose de la decadencia imperante, accedió al tiempo mágico de su creación; el pasado viajó a su presente y con ello desató el futuro, sin recuperar nunca el “tiempo perdido” porque éste ya se fue en favor de una constante memoria vital. Entrar en las montañas de Proust es entrar en la mente de Proust, allende las páginas que se alcanzó, 3000 o 500 (eso es un número y por ende inexistente); lo que vale y arraiga es la comunicación entre esas dos islas, lector y artista, con sus altibajos como en la música clásica, pero ya en un contacto irreductible ante el tiempo.

  70. ¿cómo pudo aburrime con veinte años?
    Me he perdido esta joya, hasta que ahora, en que en la tercera y última parte de mi vida la devoro….
    Gracias Marcel por acompañar mis días y mis noches

  71. Hola, primero de todo felicidades por el blog. Leí a Proust cuando tenía 20 años, y recuerdo que los 3 ó 4 años siguientes no era capaz de encontrarle sabor a ninguna otra obra. Y hoy todavía no he conseguido disfrutar con ningún título como con este que reseñais para felicidad de todos los que lo adoramos. Quizás con Villalonga y su ” Prous intenta vender un de Dion-Bouton” reviví esa esencia. Es un pequeño cuento incluido en una edición que lleva por nombre “Pastis” y que recoje varios de los cuentos del mallorquín.Trece años después estoy planteándome volver a leer En busca del tiempo perdido. Sin embargo no he tenido buenas experiencias con las relecturas. Prefiero ´eso´que dejaron en mí cuando inmaculada, todavía creyendo en que era imposible que una mamá le negara a su hijo cuantos besos de buenas noches quisiera. Viendo los paseos de Charlus con su nariz empolvada y creyéndole feliz.
    Persiguiendo espinos rosas y fotos en blanco y negro de ese rostro de mirada melancólica que nos sigue mirando a todos,esperando al que le abarque ,con el puño en la barbilla y acomodado en cualquier sofá de gastada piel.

  72. Escribo este comentario al que quizá nadie interese solo para dar dos consejos que espero sirvan para algo. Primero aconsejo no leer menos de media hora seguida (leer un par de páginas cada vez que vas al baño sirve de bien poco) y por último no leer y releer todas las frases varias veces ya que de esa manera, la raíz no te permite ver el bosque.
    Un saludo a todos/as.

  73. Hola! Me acaban de regalar para mi cumpleaños los dos primeros tomos. Empecé hace un par de días con Por la parte del Swann, y me ha fascinado! Espero poder completar los 5 libros y más aún después de haber leido esta reseña, que por cierto me pareció muy buena.
    Es maravilloso lo que los hombres pueden llegar a construir con las palabras…

  74. Hola a todos. Cuesta mucho dar con alguien que haya leído a Proust. De hecho, comencé ayer La Fugitiva, y hasta ahora no he podido charlar con nadie acerca de En busca del tiempo perdido. Ha sido un gusto leer los comentarios de aquí.

    Yo comencé la lectura por un profesor de la facultad, quien, por vete a saber qué razón, nos recomendó la lectura de Proust, ya que para comentar no sé qué, puso el ejemplo de Swann y sus celos obsesivos con Odette.

    Ya me siento menos solo. Me incomodaba un poco el pensar que nadie recorría los pasillos de este mundo increíblemente multicolor que es la obra de Marcel.

    Un saludo a todos!!!!!

  75. ¡ Vaya año afortunado que llevo! empece con “Guerra y Paz” , segui con “Madame Bovary” y ahora estoy con ” Por la parte de Swan”. ¿ Puede existir felicidad mayor que haber estado flotando, durante estos seis meses, en las alturas de la mejor literatura que nunca se haya escrito ?
    Estoy totalmente de acuerdo en que el ritmo, el encaje de Proust es dificil, muchas veces tengo que releer la misma larga frase dos y tres veces antes de continuar , pero una vez dentro ese ritmo hipnotico como si de un digeridoo se tratase te envuelve en su cadencia estas ya preso de esas aimagenes de esa melancolia y delicadeza para siempre. Creo que cuando termine el libro mi cabeza necesitara respirar unas semanas antes de acometer el segundo.

  76. Gracias Dani, seguiré tu consejo!!! Yo es que me compré la obra completa de Alianza pero si la de Valdemar merece la pena me la pido por mi cumple.

  77. Hola Carmen. Yo leí la versión de Salina y Consuelo Bergues y también la de Valdemar, de Mauro Armiño. Tienen un estuche editado con miles de notas que te ayudarán a conocer mejor la obra, fenomenalmente editado, una gozada. Cuesta una pasta, pero creo que es la mejor compra que he hecho. Venden los volúmenes por separado, si no estoy equivocado. Puesto que vas ya por Guermantes, quizás podrías continuar con Sodoma y Gomorra editado por Valdemar. O volver a leerlo, que es lo que hice yo. Me impactó tanto la obra que la leí dos veces seguidas. Y también me siento muy orgulloso de haberlo logrado. La pena es quelno conozco gente con quien compartir esta pasión. Bueno, un saludo.

  78. Empecé a leer En busca del tiempo perdido por recomendación de un tutor, que me aconsejó empaparme de los clásicos antes que dejarme seducir por los superventas, me resultó pesado, difícil; al principio lo hacía como quien hace ejercicio para la mente, pero luego llegó el milagro, no es que me enganchase, es que me resulta necesario, voy por El mundo de Guermantes, no sólo no deseo acabar si no que no sé qué haré cuando se acabe, por lo que me obligo a no leer más que un número de páginas diarias (cosa que no consigo, simpre leo más del doble que me propuse no superar) (Después de visitar este blog he recuperado la esperanza, supongo que cuando acabe empezaré con Balzac y Zola). Leo otros libros al mismo tiempo, y lo comparo con la música: leer a Proust es como escuchar música clásica y los demás libros son como escuchar música actual, el mejor rock del que disfruto muchísimo, pero la música clásica me hace crecer interiormente, lo mismo Proust. Además se trata de un motivo de orgullo cuando mis amigos me preguntan qué estoy leyendo, me siento como aquellos que me relatan sus proezas en el deporte, mi proeza es leer esta catedral y no sucumbir en el intento, y ver cómo mejora mi visión de la vida, me ayuda a poder disfrutar de placeres que antes ni podía imaginar.
    Una puntualización: yo estoy leyendo la traducción de Salinas para Alianza, juraría que he encontrado fallos importantes, y digo importantes por que los he notado yo, que no soy una experta, todo lo contrario, uso la obra para enriquecimiento de mi lenguaje. Es así, o son percepciones equivocadas mías??

  79. Apreciado Rodolfo, creo que no sería conveniente que empezaras la casa por el tejado. ( es solo una sugerencia , pero para mi entender fundamental), un saludo.

  80. Esta noche decidí empezar una de mis tantas lecturas pendientes, justamente Proust. El volúmen que tengo en mis manos es “El tiempo recobrado”, mismo que fue toda una ambigüedad por ser mi primera lectura del autor. Los comentarios de este blog me han sido de gran ayuda para no desertar en esta nueva aventura. Gracias.

  81. He leído dos veces “En busca del tiempo perdido”, la primera en la edición de Alianza (traducción de Salinas+Bergés) y otra, en la de Lumen (de momento hasta el sexto tomo, con traducción de Carlos Manzano).
    Veo que hay muchos lectores animándose a empezar esta obra que no se puede comparar con ninguna otra, y me compartir algunas reflexiones que podrían ayudar a disfrutar más de su lectura.

    -“Un amor de Swann” contiene todas las claves temáticas del resto de la obra. Lean primero, y con mucha atención, esta parte. Si es necesario, léanla dos, tres o cuatro veces, sin perder detalle. En esta parte aparecen, en forma esquemática o tangencial, TODO lo que después se desarrollará: los esquemas de las relaciones amorosas, los celos, el sadismo, la movilidad social, el esnobismo, el recuerdo, la redención a través de la escritura, la relación de la memoria con el arte, la intermitencia de los sentimientos, la idea de “duración”, los dos caminos, etc… “Un amor de Swann” es el índice.

    -La división por tomos no significa división por temas. Yo creo que se pierde bastante si leemos teniendo en cuenta cosas como: “A la sombra de las muchachas…” es sobre la adolescencia y el amor; “La prisionera” sobre los celos, “Albertine” sobre el olvido, etc… La obra está dividida en unidades menores, en segmentos temáticos (de veinte, treinta, cuarenta páginas) que aparecen y reaparecen a lo largo de todos los libros.

    -La traducción de Carlos Manzano (en Lumen) es mejor para una primera lectura de Proust. Fluye maravillosamente; hace que la lectura no parezca difícil. La edición de Valdemar es magnífica desde el punto de vista filológico, pero la traducción es algo más ardua y la información extra (notas, etc) puede distraer de lo fundamental: la unión lector-texto.

    -Tomen notas de lo que están leyendo, constantemente. No sólo porque así descubrirán el esquema “musical” según el cual los temas aparecen y reaparecen sino porque el aspecto social de la novela es fundamental. Muy atentos a los personajes que hay detrás de los títulos nobiliarios, pues cambian a lo largo de la novela, y atentos también a quién se relaciona con quién, pues eso, a la larga, dibuja el panorama social de una época.

    No hay novela como ésta. Van a disfrutar muchísimo.

  82. Vuelvo otra vez sobre él. Años después , cuando todo ha cambiado cuando no hay ya un vacío que llenar con interminables tardes de lecturas, cuando los niños lo ocupan todo. Él esta ahí, desde que lo conocí no se ha ido. Pulula por diferentes sitios de mi cerebro, me enseña perspectivas, me asesora en estilo va y viene, ahora por aquí ahora por allá, es cálido, es vital, es intelectual, su recuerdo es un placer; él está ahí oculto llenándolo todo , llamándome sin cesar.

    Marcel y su obra “En busca del tiempo perdido”, su celebérrima magdalena , sus celos, la frasecilla musical de Venteuil, pero sobre todo ese pasaje…., ese del que nadie habla , ese en el que tocó fondo, donde nació la esperanza desde la mas insoportable desdicha, desde el mas desesperante tedio y vacío , toda una vida pérdida estaba por nacer, y como no , sucede en un tren, espacio vacío donde la ausencia de interferencias te deja solo, contigo mismo. La hora , a que hora ocurrió?, antes del crepúsculo, donde?, en medio del campo , en ningún lugar. En un tren, tras la canícula, en medio del campo. Ahora o nunca, ha de pasar algo, ahora o nunca, hoy vuelves, se acaba el día, ahora o nunca:

    “Durante el trayecto en ferrocarril que hice para regresar a París, el pensamiento de mi carencia de dones literarios que había creído descubrir antaño del lado de los Guermantes, y que había reconocido con mayor tristeza aún en mis paseos diarios con Gilberta antes de volver para la cena, muy adelantada la noche, en Tansonville y que en víspera de dejar esa propiedad había identificado o poco menos, -leyendo algunas páginas del diario de los Goncourt- , con la vanidad, la mentira de la literatura ; ese pensamiento quizás menos doloroso, mas triste,si le daba como objetivo no mi propia invalidez, la mía propia, si no le inexistencia del ideal en que creyera; ese pensamiento que desde hacía tiempo no acudía a mi espíritu, me golpeó de nuevo y con una violencia mas lamentable que nunca. Era , lo recuerdo, en una parada del tren en pleno campo. El sol iluminaba hasta la mitas de sus troncos una línea de árboles que seguía la línea del ferrocarril. “ Arboles , pensaba, ya no teneis nada que decirme, mi corazón enfriado ya no os oye . Estoy aquí sin embargo en plena naturaleza, y bien , es con frialdad, con fastidio que comprueban mis ojos la línea que separa vuestra frente luminosa de vuestro tronco de sombra. Si alguna vez pude creerme poeta , sé ahora que no lo soy. Tal vez en la nueva parte de mi vida tan mustia que se abre, los hombres lograrán inspirarme lo que ya no me dice la naturaleza. Pero los años en que quizá hubiera sido capaz de cantarla, no volverán nunca.” Al darme este consuelo de una observación humana posible que iba a ocupar el lugar de una inspiración imposible , yo sabía que solo se trataba de darme un consuelo que yo mismo sabía carente de valor. Si tuviera verdaderamente un alma de artista, que placer no experimentara frente a esa hilera de árboles iluminada por el sol poniente, delante de esas florecillas del talud que se alzaban casi hasta el estribo del vagón, cuyos pétalos podía contar y cuyo color me cuidaré muy bien de describir, como lo harían tantos buenos letrados, porque, ¿ puede esperarse transmitir al lector un placer que no se ha experimentado?”

    Bueno , que decir. Ya no hay mas prórrogas, nunca será escritor ni poeta, se acabó, lo ha perdido todo, menos mal que su madre no está. El dolor es infinito, marea, solo queda la muerte y el olvido, el tiempo cruel frío y gris pasará por encima de este pobre dandi , no será mas que eso, es horrible. Tanto dolor, tan trágico final y tanta desesperación le aturden y le dejan convaleciente, empieza a despegarse de la realidad, pierde la conciencia. Y es entonces ahí , si ahí , con todo perdido, mas muerto que vivo donde sobreviene el milagro Ay! Cuando ya no queda nada viene la libertad , la inconsciencia del genio se rebela, su mas profunda memoria viene a su rescate, su conocimiento inconsciente le guía ahora, su capacidad perceptiva se muestra en el reveladora, extremadamente fecunda : el adoquín, la servilleta, George Sand,: “Se habían disipado toda inquietud acerca del porvenir, toda duda intelectual” uf….., las siguientes 200 páginas son vertiginosas, fulminantes……” Cógeme al pasar, si tienes la fuerza necesaria y trata de resolver el enigma de felicidad que te propongo”.

  83. Aún a riesgo de parecer repelente y sabiondo, me gustaría aclarar que el título de la serie de novelas que dió fama inmortal a Marcel Proust es “En busca del tiempo perdido” y no “A la busca del tiempo perdido”.

  84. He acabado el primer volumen… necesito coger algo de aire para afrontar el segundo, reconozco que en mi periplo proustiano he tenido que liarme una manta a la cabeza para seguir la lectura. Mucho me temo que es una obra que deja poso aunque mi lectura sea bastante angosta y empantanada en muchos momentos, creo que seguiré!

  85. […] La verdad es que hoy pensaba escribir acerca de algunos guisos recientes, pero resulta que he dado con unas notas tomadas el verano pasado mientras disfrutaba de las vacaciones leyendo una de mis obras favoritas:En busca del tiempo perdido. […]

  86. Es la mejor obra que leí en mi vida, no sólo ¨ En busca del tiempo perdido¨, sino que he leído cada libro en castellano que se ha publicado de él y sobre él. Me encantaría participar de un grupo sobre Proust, Pero aquí en Argentina no he encontrado nada al respecto, lamentablemente.

  87. te recomiendo la traducción e Carlos Manzano. La tienes en Editorial LUMEN, aunque el 7º y último tomo aún no ha salido. Espero que en abril ya esté a la venta.

  88. entré a la obra de Proust por La Prisionera y me maravilló lo minucioso del relato. Pregunto ¿que traducciones al castellano son recomendables?
    Gracias

  89. Llegamos al negocio de mi mamá y nos sentamos alrededor de la mesa donde mi hermana y mi mamá estaban trabajando y tomando mates. Mi mamá pintaba muy concentrada sobre pequeños trozos de madera unos osos marrones con moños rojos en el cuello. Sobre la mesa estaba un libro de tapa verde oscura que yo le había regalado hace poco a mi hermana. Me dijo que lo había empezado a leer y que lo estaba disfrutando mucho. También sobre la mesa había un libro de historia del arte, lo abrí y busqué un cuadro de Vermeer. Hablamos sobre el libro y sobre el cuadro largo rato. Al principio miré distraídamente el cuadro de Vermeer, pero luego comencé a recorrer cada vez más despacio cada pequeño punto y mientras hablaba con mi hermana los pequeños puntos empezaron a atraerme más y más. Hasta que me persuadieron silenciosamente de ser, cada uno de ellos, una concreción clamorosa de un acto de observación perfecto. Ante mis ojos el cuadro se componía como una totalidad orgánica de pequeños puntos, microcosmos minuciosamente constituidos y ensamblados con trazo indeleble, pero al mismo tiempo se descomponía en esa misma infinidad de puntos diversos, resaltando al descomponerse la coherencia y la plenitud de cada punto, reflejo único e irrepetible de la belleza del Todo, con el cual se abrazaban en una interpenetración fluida y oscilante.

    El libro parecía protestar, en su mutismo, ante las alabanzas que hacía al cuadro. El nombre del autor aparecía escrito sobre la cubierta en letra dorada, el opaco brillo de las letras evocó en mi memoria un extendido prejuicio que pesaba sobre él. Respondí al primer sablazo de mi recuerdo con otro igualmente violento. No, él no era un excéntrico burgués que escribía sobre naderías. Aunque parecía serlo. No, claro que no. Cada punto de un cuadro de Vermeer son cientos de páginas en un libro de Proust. Él mismo llamó la atención sobre esta analogía, proclamando que deseaba escribir como el holandés pintaba.
    Sentémonos y gocemos cómo se descorre el velo que cubría a una glamorosa duquesa o a una simple sirvienta. Sentémonos: vamos a observar como nunca jamás lo hemos hecho lo que ocurre en esas mujeres. La mano enguantada de Proust descorrerá para nosotros, uno a uno cada pliegue que oculta o manifiesta el alma de una persona. El experto nos dirá cómo tratar cada pliegue.
    Si correrlo a derecha o a izquierda, hacia arriba o hacia abajo. Si es una pista verdadera o falsa. Cada pliegue será interpretado siguiendo sutilísimas indicaciones de tono, clima, humor, situación, carácter y clase. Nunca se sabe cuándo se impondrá un elemento sobre otro. Así Proust va dibujando los infinitesimales y preciosísimos puntos que apabullan al lector pero que, si con infinita paciencia, se van colocando uno junto a otro, con la distancia, comienzan a ensamblarse atraídos entre sí por el magnetismo de un imán invencible y conforman un cuadro de una belleza indecible.
    Una conciencia esponja abre sus poros y deja que el flujo imparable de la vida la atraviese sin obstáculos. ¡Por fin se dio el milagro! Una conciencia esponja, no sólida, que no opone resistencias al flujo y reflujo de la masa líquida de las sensaciones, que no intenta hacer diques para atrapar nada. Entonces sí puede describir con fidelidad incomparable cómo discurre el agua por cada poro, que no son más que los diversos órganos de las sensaciones del observador y de los observados, traspasados por la misma corriente líquida que atraviesa a todos. El agua no es atrapada, es saludada y celebrada a cada paso. La vida se hace consciente y la conciencia se hace vida. Por fin la vida deja de vagabundear en la ignorancia y la conciencia deja de aplicarse a cosas fútiles.

    Gracias por el espacio y la paciencia.

  90. Hola! gracias por tu comentario acerca de la lectura de esta gran obra. Siempre he querido leerla, su título me dice mucho, ” En busca del tiempo pérdido”. Talvez porque yo mismo he estado en busqueda de ese tiempo…
    será un reto pero sé que lo leeré…
    Gracias

  91. Estoy en La Prisionera, pero ando un poco perdido porque hace mucho que lei los otros volumenes. Me acuerdo mas de la película

  92. Sublime. A veces arduo pero vale la pena. Yo lo he leído en la tradución que comenzó Pedro Salinas, y la verdad es que me parece muy buena. No sé qué tal sonarán las de C. Manzano y la de Valdemar. ¿Hay necesidad, por ejemplo de cambiar EN BUSCA DEL TIEMPO PERDIDO por A LA BUSCA DEL TIEMPO PERDIDO? En fin, que recomiendo su lectura a cualquier buen lector, en cualquiera de sus versiones en español para los que no lo puedan leer en francés.

  93. animo adrian: y a por los otros 6 tomos,

    Yo voy por el 6º y este me ha relajado pues me parece el mas filosofico, El autor se cuestiona sobre el por qué de sus celos, una vez que ha desaparecido Albertine y sobre muchos aspectos de la vida. Estoy deseando terminarlo para comenzar el último. Si bien es cierto que creo que pasado un tiempo tendré que releer la obra, para saborear mejor su lectura. Digamos que mi mente se ha adaptado un poco a esos interminables párrafos, que se abren laberinticamente en otros y otros y otros.

  94. Estoy leyendo “Por la parte de Swann”, el primer volumen. Me está pareciendo una maravilla, y hay algo en la forma de escribir de Proust que me parece impresionante; tiene algo que ver con lo que ha comentado Juan un poco más arriba.

    No describe utilizando los sentidos habituales: utiliza los olores, el tacto o los sentimientos. Pero lo hace de una forma que provoca que la mente del lector recree perfectamente el objeto de la descripción, y además lo haga de una manera totalmente nueva y sorprendente (al menos para mí).

    De lo que llevo leido, aparte de la famosa magdalena, hay una parte que me ha dejado impresionado. Cuando habla sobre su tia, comienza describiendo la habitación de la que nunca salía. Pues bien, de esa habitación solamente describe los olores y dice que tenía una ventana que daba a una calle más o menos transitada. Y con eso y a base de pequeños detalles consigue que los pensamientos del lector “dibujen” literalmente las habitaciones de su tia deprimida.

    Está claro que Proust conocía muy bien la mente humana, y como penetrar en ella y hacerla funcionar utilizando la palabra y el arte. Es la impresión que tengo despues de unas cien páginas.

  95. “El verdadero viaje al descubrimiento no consiste en ver nuevos paisajes sino en tener nuevas miradas”.
    firmado, Marcel Proust

  96. me encanta leer y releer sus comentarios a la magnificencia de proust…y de su “pluma”…cómo las palabras de un hombre sencillo, de un genio sencillo, pretendiéndolo o no, se asemejan a un fuego que enciende otros fuegos…ojala que en lo humano, en lo concreto, en lo social, en la defensa del hombre…también hubiese unos fuegos que enciendan otros fuegos…proust, wilde, anais, camus…os amo….gracias a todos por compartir sus pensamientos

  97. Estic una mica espantada ja que he de iniciar la lectura de “Por el camino de Swann” i ja que veig que ets un iniciat en aquest llibre, m’agradaria demanar-te consell respecte a si hi ha alguna metodologia per a entendre’l millor o com optimitzar la seva lectura.

    Gràcies

    Isabel

  98. voy a comenzar el VI volumen de En busca del tiempo perdido. Me da pereza comenzar un nuevo tomo, pero se que llegaré a finalizar la lectura de l VII, aunque me siga resultando, un poco dificil. El tema de la homosexualidad lo trata con mucha delicadeza. Y tengo que decir que si al principio los largos párrafos me despistaban, ahora ya soy capaz de proseguir la lectura con mas facilidad.

    Si bien es cierto que, cuando finalice la lectura, me resultara imprescindible leerla de nuevo para saborearla con mas calma.

  99. Juan, te recomiendo que leas “Proust enamorado” de William C. Carter, publicado recientemente por la editorial Belacqva, y saldrás de muchas dudas acerca de la sexualidad de Proust.
    En cuanto a la edad, en “A la sombra de las muchachas en flor” creo que tenía 14 años. Y creo recordar que se llama igual que su autor: Marcel. De hecho, todos los tomos de “En busca…” no son más que una autobiografía novelada.
    Saludos.

  100. Estoy finalizando el 2° volumen, “A la sombra de las muchachas en flor”. Dejo un par de preguntas para los expertos (en Proust):

    1- Yo creo que, deliberadamente, Proust da infinitos detalles sobre algunos aspectos a la vez que intencionalmente omite otros. Por ejemplo, notaron que, al menos hasta el punto al que llegue en mi lectura, no se menciona la edad del protagonista? Concretamente, que edad suponen que tiene el protagonista en sus vacaciones en Balbec? Yo estimo que debe tener unos 15 años, pero realmente no lo se. Y su nombre? Se menciona alguna vez?

    2- Hasta que punto es un relato autobiográfico?
    Lei que Proust era abiertamente homosexual, mientras que el protagonista, al menos en los 2 primeros volumenes, no muestra tal inclinación.

    Saludos,

    Juan

  101. De todos los tomos, nunca olvidaré la lectura de “Por el camino de Swann”, “A la sombra de las muchachas en flor”(el mejor), “El tiempo recobrado” y “La prisionera”..Me gustó un poco menos El mundo de Guermantes y sinceramente me aburrió bastante “Sodoma y Gomorra”.
    En cualquier caso, una obra imprescindible. Y quien pueda leerla en francés, mejor.
    Saludos.

  102. Hoy mismo he terminado de leer el primero de los volúmenes que componen la obra magna de Proust, “Por el camino de Swann”. Me parece un libro magnífico, aunque no exento de dificultades. Poco puedo decir ya que no se haya dicho de esta maravilla, exquisitez de estilo en la redacción, inmejorable análisis de los personajes, descripciones sublimes de la naturaleza, … pero me gustaría destacar la infinidad de certezas que plasma el autor como conclusión a algún evento o a alguna sensación descrita, su capacidad silogística, y lo aventurado de sus aseveraciones.
    Es un libro de una complejidad extrema por la vastedad de sus cavilaciones, sin ajar en absoluto la belleza y el placer de su lectura.
    Desde mi modesta opinión, la lectura de este primer volumen es un acto de voluptuosidad y, aconsejo a sus futuros lectores que sorteen en la medida lo posible los escollos que encontrarán (como he dicho antes entraña cierta dificultad) y prosigan con la lectura.
    Yo ahora voy a hacer un alto en el camino con respecto al bueno de Proust, y voy a leer Las Venas Abiertas de América Latina, de Eduardo Galeano, pero con ganas de abordar el segundo volumen.

    Saludos desde Barcelona

  103. ¡ja!…los apasionados de proust…que vivan los apasionados de proust…yo también llegué a leer “a la sombra de las muchachas en flor” y quedéenganchadísimo…hoy ando como loco a la búsqueda de los demás tomos de la novela y es realmente dificil..no todas las librerías tiene todos los ejemplares y …bueno…yo también soy de proust…así como soy de wilde…de anais nin…y de camus…por citar extranjero….desde chile….saludos….
    david

  104. Soy otro infectado. Abrí el libro de Valdemar (estupendo pero que mal se maneja en la cama) y me puse a escuchar a ese personaje que escribe: Marcel. Y empezó a sonar, muy tenue, como un murmullo, su música y ahora (noche tras noche) no suena ya otra cosa. Voy camino de la tercera lectura consecutiva. Por favor, no me consuelen diciendo que mi tormento es sublime. Recomiendenmé un medicamento apropiado, ¿qué leer para salir del laberinto ?

  105. voy por la cuarta vez del primer tomo, no se si acabare la obra completa puesto que es muy dificil de asimilar,aunque me gustaria.La descripcion de Combray me recuerda a mi pueblo, a mi infancia y a las magdalenas
    que me daba mi maravillosa abuela. El olor de las cosas hacen que revivas el tiempo que ha pasado y no perdido, porque nada se pierde totalmente,gracias a Proust por ayudarme a recobrarlo.NO SE COMO SE PUEDE ESCRIBIR ASI.NO ENCUENTRO PALABRAS PARA CALIFICARLO.

  106. Estoy finalizando el primer volumen (Por la parte de Swann).

    Es de dificil lectura, con frases interminables. Hay permanentemente, en casi todas las frases, disgresiones o aclaraciones, que a veces conviene saltearse y leerlas al terminar la oración, para no perder la idea.

    Dicho esto, creo que se trata de un escritor estupendo. Tiene un estilo refinadisimo y es un observador notable de la realidad humana. Permanentemente, durante la lectura, se encuentran frases que resultan realmente pensamientos memorables.

    En definitiva, creo que vale la pena el esfuerzo.

    Saludos,

    Juan

  107. Se agradecen los comentarios de lectores reales, porque orientan a quién así lo desea, aunque las recomendaciones no dejan de ser opiniones “estadísticamente significativas”…lo que no parece muy normal es que alguien escriba ¡¡”muy buena obra, aún no la leí”!!.
    Por favor, en esta página sería deseable que las palabras tuvieran algún contenido, aunque sea “minimalista”.
    Un saludo

  108. Compré hace más de dos años “A la sombra de las muchachas en Flor” y cada vez que he intentado empezar a leerlo, lo cambio por otro que sea de otro estilo, aún cuando he escuchado muy buenos comentarios de Proust. Hace una hora comencé a leerlo, pero decidí revisar algunos comentarios en la web, y ustedes me han animado a ponerme en marcha con mi lectura pendiente. Gracias!!

  109. Acudí a vosotros en la red porque necesitaba lo que me habéis dado: estímulo. El libro ha estado tres años seguidos en mi mesilla sin que me atreviese a hincarle el diente. Ahora que por fín le dedicaba mi verano, me estaba resultando desoladora esa insoportable lentitud. Vuelvo a la lectura, sea el que sea el tiempo a invertir, no será tiempo perdido. Gracias a todos vosotros, especialmente a los amantes de Proust en el América, vuestras descripciones son inigualables.

  110. Me lo regaló mi novia por mi cumpleaños. Me preguntó si estaba seguro. Le dije que sí. En la estanteria de la librería central, había tres ejemplares bastante maltratados. La edición es de Valdemar. Pesaba mil demonios cuando lo llevábamos a casa. Tengo muchas ganas de leer a Proust. No importa el tiempo que tenga que invertir porque para mi no será tiempo perdido.

  111. Marcel llego en un momento oportuno a mi vida y la ha cambiado .
    Leerlo jamas sera perder el tiempo, puede que les pase algo similar a lo que me esta sucediendo con su lectura y que ningun autor habia logrado conmigo y es el verme reflejada e identificada sorpresivamente en su obra y con algunos de sus personajes.

    Recomiendo leer “Los placeres y los dias” que aun cuando no forma parte de en busqueda del tiempo perdido, es un buen comienzo para entender su forma de escribir

  112. A mí Proust me ha cambiado la vida. Lo he leído dos veces consecutivas, (entre medias la traducción de Disbach) tanto la traducción de Pedro Salinas y Consuelo Berges, como la de Mauro Armiño, con sus miles de notas que la hacen más apasionante todavía. Lo mejor que he hecho en mucho tiempo es comprarme la edición de Valdemar. Incluso tengo un cuadro con el comienzo de La Recherche y una foto de Marcel que preside mi humilde morada. Viva Proust, sin duda, el mejor escritor que ha existido jamás. Su anáilisis psicológico de los personajes es, sencillamente, perfecto y va más allá de lo imaginable. El análisis filosófico de cualquier tema es apabullante y su estilo narrativo es inigualable. La mayoría de los escritores no tienen ningún don, los buenos, en el mejor de los casos, dos. Que un tío sea el mejor en tres aspectos tan fundamentales en una novela lo catapulta al olimpo de los dioses. En busca del tiempo perdido es la obra de arte más importante de la humanidad.

  113. termine “Por el lado de Swann”, inicio A la sombra de las muchachas en flor”. increible, leer esta monumental obra es un reto, es volver a muchas scenas de mi pasado. lei hace poco “ulises” de Joyce, estoy empecinado en encontrar sus similitudes, y lo lograre sigiendo hasta el fin con Proust.

  114. Tarde como 3 años para leer todo “en búsqueda del tiempo perdido”, no por indolencia sino por falta de tiempo. Valió la pena: mi amor por Proust fue inmediato, entusiasta, duradero. Recuerdo sobre todo la frase de Swan que cierra la segunda parte del primer libro: “pensar que he dado la vida por una mujer que no era mi tipo”, refiriéndose, claro está, a Odette de Crecy. Juzgué aburridas muchas páginas de “el mundo de los Guermantes”, lo mismo que la mayor parte de “la prisionera” y “Albertine ha desaperecido” -que otros traducen “la fugitiva”- pero en términos generales la obra me pareció de una belleza insuperable. Proust es el artista por excelencia. De pronto te obliga a llenar de aire los pulmones soltándote una frase larga -lo que yo doy en llamar “frases frysbis”- con sorpresivos símiles relacionados con la arquitectura, la música, la escultura, la pintura, la vida de los animales -recordar la escena del abejorro en las primeras páginas de “Sodoma y Gomorra” , la filosofía -Proust ocupó el primer lugar en la clase de filosofía en el liceo Condorcet- en fin, con lo primero que afluya a su memoria vigorosa, para frenarte con un punto seguido, que te conduce a una frase corta, que completa el efecto musical perseguido. Proust, pues, es un músico.
    Y un pintor. Pinta los gestos, los tacones que X duquesa llevó a Z fiesta, los estados emocionales, la fachada de las catedrales, las particularidaes de un canapé, la forma de pronunciar las palabras de Fulano De tal, y lo más increíble: es capaz de graficar lo abstracto: pinta frases musicales . Es lo que hace con la famosa “sonata de Vienteuil”, aquella que lo une a Odette en casa de la señora de Verdurín. Este es otro de los pasajes inolvidables.
    En mi ciudad no pasan de 10 los beneméritos (modestia aparte) que han leído de cabo a rabo “en búsqueda del tiempo perdido”-vivo en una casa pobre de una ciudad pobre de un país pobre- . Yo soy uno de los tales. No tendré quejas con la vida cuando llegue mi hora última. Yo también imagino un mundo sin pájaros, pero no un mundo sin Proust.

  115. Me gusta mucho Marcel Proust, su falta de hipocrecía, quizas alentado por el hecho de saber que uno se muere, de la fugazida de la vida, de saber que somos fantasmas que hablamos con fantasmas diría Jorge Luis Borges. Mientra Freud elaboraba sus teorías Marcel escribía sus libros, creo que estaban en el mismo camino ambos sin saberlo. Me impresiona Marcel su capacidad para expresar el dolor que causa el paso del tiempo, creo personalmente que el mismo no se puede recobrar, solo nos queda el dolor o angustia y quizas felicidad de haber sido lo que fuimos alguna vez, uno es su pasado dice Erick Fromm, soy lo que fui. Así es la vida, mejor dejar de esperar el hecho extraordinario y vivirla lo medianamente bien que se pueda, ya que la felicidad es lo unico que se justifica por si mismo diría Borges.

  116. Recién he comenzado a leer UN AMOR DE SWANN y confío en que no me desubique en la secuencia por haberme saltado COMBRAY.
    Estoy fascinado con la obsesivamente detallada estructuración de Marcel Proust: Casi se pueden ver, tocar, oler, sentir las cosas de las que habla en cada pasaje. No dudo de que abordaré todo ese monumento literario, desde la primera hasta la última palabra.

  117. Hace tiempo traté de leer ‘A la busca del tiempo perdido’. Fui incapaz. Tal vez no era el momento. Ese preciosismo con que se describe cada nimio acontecimiento me sacaba de mis casillas. No he vuelto a intentar leer la obra.
    Sin embargo, me consuela saber que, cuando algún día lo intente de nuevo, quedaré atrapada, como le ha ocurrido a otros que aquí han dejado sus opiniones. Lo que la primera vez me parecieron defectos, serán las virtudes que me seduzcan. Será el momento, y podré entrar en esa ‘catedral’ de la literatura.

  118. Hace más de veinte años, cuando yo tenía diecinueve, leí el primer tomo de “En busca del tiempo perdido” (“Por el camino de Swann”), aunque sólo su primera parte, “Combray”. Me gustó, pero, aunque era lector empedernido, y de literatura no precisamente fácil, no me sentí con el valor de continuar, pues tan larga se me hacía, y ya se sabe que cuando uno es muy joven las cosas se ven de otro modo. Hace unos días me propuse leer la obra completa. Terminé “Combray” y ahora estoy a la mitad de “Unos amores de Swann” (utilizo la edición de Alianza Editorial, en traducción de Pedro Salinas). Cada vez me gusta más. Es, como decís algunos, el puro placer de leer. Leer por leer. Disfrutar de una literatura minuciosa, de orfebre, que se convierte, más que en una catedral (aunque también), en una joya brillante, deslumbradora, que acapara la vida con la belleza que exhala y que te hace introducirte en ella de tal modo que más que leerla la vives.

  119. Es un absoluto coñazo pero no se que tiene que engancha, voy por “sodoma y gomorra” y seguro que lo leeré todo simplemente por el placer de leer algo bien escrito.

  120. en que me haces pensar marcel prost, en que parte de mi memoria buscaba mi tiempo perdido y buscaba y buscaba…al igual que muchos hasta que el sabor de una madalena, nos introduce en el tunel del tiempo, aca en mi pais peru las clase politica hacen todo por embrutecer al pueblo, no fomentan el amor por la lectura y encima los libros son carisimos y algunos dicen que la gente pobre no lee…
    y escribo esto con algo de pena a mis tantos años, nadie me dijo que existia marcel proust,ni sabia que era frances y que sufria de asma y que dormia de dia y escribia de noche, pero gracias a gente como ustedes del internet me nacio aunque algo tarde mi amor por los libros esos libros que en mi pais la gente no le da importancia, se que no es lo mismo leer a prust ahora , me hubiese gustado leerlo a mis 20 años quizas como dicen no lo hubiera comprendido, pero de veras me hubiese gustado, solo porque ahora si buscaria en mi memoria esa parte en que no comprendi a proust, mi hijos se que leeran a proust y esta joya que es en busca del tiempo perdido obra maestra y genial que es imposible leerla como dijo alguien con los ojos secos…alegria y tristeza sentimientos encontrados, ahora estoy ahorrando para comprarme el volumen dos…a la sombra de las muchachas creo que se llama…gracias marcel proust por el libro que escribiste y que me cambio la vida.

  121. Me está costando trabajo leer a Proust. Voy por el 3º “por la parte de Guermantes”. y, a veces, tengo que cerrarlo por tanto noble y principe como aparece, pero de pronto, el autor pasa a tocar otro tema, de forma inesperada, y en unas cuantas lineas te la hecho pensar en cosas que siempre son actuales, las emociones, los sentimientos. Creo que seguiré hasta el final. Me encanta como describe las cosas pequeñas, las flores, la luz que entra por los visillos…..

  122. La más grandiosa novela que se haya escrito jamás. ¿Será posible superarla algún día? No lo creo. No tengo palabras para describir lo que ha supuesto para mí, pero me ha cambiado la vida, para mejor.

  123. Cuando tenía 20 años, leí los dos primeros volúmenes de Enbusca del tiempoperdido y, francamente, no pude continuar. Hoy, casi 40 años después he vuelto a empezar el primer volumen y sé que no voy a parar hasta la última página del último volumen. Hoy sé lo que me dice Proust.

  124. Con orgullo, pero sin vanidad, debo decir que mi punto de vista en dos ocasiones, ha pasado con pasión por esa “catedral de palabras” llamada “En busca del tiempo perdido”.

    A pesar de que soy colombiano, y mi lectura del francés hasta ahora está tomando vuelo, debo confesarles que mi trabajo de grado, para recibirme como filósofo en la Universidad del Rosario de aquí de Bogotá – Colombia, ha versado sobre La Recherche y su carácter fenomenológico, en la traducción de Alianza Editorial.

    Carácter heredado por supuesto, de su relación con Henry Bergson, pero que adquiere vida propia, por aquello que Umberto Eco denomina bajo su concepto de “obra abierta”.

    En efecto, eso es La Recherche, una catedral de múltiples “lecturas”, que se pueden hacer desde la filosofía; la historia; la medicina; la psicología, la sociología, entre muchas otras más.

    Una declaración que leí, a finales del siglo pasado, decía que se encontraba entre las tres grandes obras escritas en el siglo XX, colocándola al lado del “Ulises” de Joyce y “El hombre sin atributos” de Musil. Para mí en lo personal, esta obra es más grande, no solo por su extensión, sino por su lenguaje, y las temáticas de las que trata sin levedad. Y más allá del mecanicismo erótico que encontramos en un Ulises, podemos ver una dimensión inexplorada en el ser humano, mediante el amor, como centro de toda actividad humana.

    Por último, deseo decir que la lectura de la Recherche no es para todo el mundo. Debe haber un estímulo, mediante el cual busquemos algo que falta en nuestras vidas. Ese estímulo se resume en la frase de Vargas Llosa que díce: “La literatura nace del paso, entre lo que el hombre es, y lo que desea ser”. Basta con decir eso, para invitarlos a todos a buscar en las páginas de La Recherche, ese pedazo de vida que nos faltaría por leer del mundo. Estoy seguro que más de uno lo encontrará.

  125. Las cosas en mi vida no suelen suceder por casualidad. Elegir una película genial Pequeña Mis Sunshine me lleva al interés por conocer la obra del autor citado en ella. Mañana empezaré a descubrir a Proust en su primera obra. Estoy segura que merecerá la pena.

  126. He visto las Pirámides de Egipto, tu crees que podré ver Petra sin borrarme el sabor de grandeza…???? POR SU PUESTO AMIGO, ademas ahora viene ni mas ni menos que ” A la sombra de las muchachas en flor”, la grandeza continuua !Ay!, ojalá no lo hubiera leido todavía.

  127. Leí recientemente “Por El Camino de Swann”‘. Podré seguir leyendo las demas obras sin borrarme el sabor a grandeza y a genio de Proust?

    Buen blog!

  128. -Que voy a decir… Marcel, mi pequeño Marcel, tumbado, enfermo, el mas gran artista que haya tenido el placer de entender..y disfrutar..
    !Ay!.
    -Enamorado del buen café con leche, apasionado del croisant, enfermo..artista.Su orfrebería es la construcción mas delicada que nigún nazarí si quiera haya imaginado jamas…lloro, delicadamente, en silencio, hacia dentro y vivo aquel lloro como si llorara hoy, y vuelvo a llorar, efectivamente una catedral, la catedral del arte literario, mi libro mi vida Marcel…..
    -Fue de casualidad, un libro viejo en una caja ( editorial Rueda, buenos Aires, traducción de Salinas..), lleno de polvo y no se quien es este Proust, y lo cogo y al niño le duele antes de que su madre suba, que ya se va a ir…y el enfermo en la posada se alegra de que vaya a amanecer y se apaga la raya…y yo digo: pero bueno, esto que es?, y sigo y busco tiempo, y me enamoro, y vuelvo a sentir calor en los carrillos, y el cafe con leche, y mi libro, mi descubrimiento, el arte y lloro emocionado ante cada párrafo, y mancho el libro, necesito horas muchas horas, poco a poco, leo dos veces , pero que dice, pero como lo dice y no me lo puedo creer, piel de gallina, y sigo. Lo entiendo , he aprendido a pensar como escribe, “en busca del tiempo perdido” Gracias Marcel por estos cuatro años, te necesitaba, algo mas que la memoria, algo mas que el recuerdo, gracias marcel donde estes….Gracias.

  129. Leer Proust es como escuchar musica. Leer por el placer de leer. Cuántos libros (que no sean ensayos) se pueden leer sin preguntarnos “que va a pasar ahora”? Creo que “la Recherche” es el único: no importa lo que sucede, sino como se explica y porqué. Leerlo es dejarse llevar por el armonico y armonioso vertigo de sus palabras. Eso sí, si no se puede leerlo en francés, una buena tradución es fundamental (la de C. Manzano , Lumen, creo sea una de las mejores en el mercado)

  130. iveldie, empieza comprando “x el camino de swann”, hay ediciones de bolsillo x 10 euros. Aunque pienso que esta es la parte más dura, en mi caso fue con “a la sombra de las muchachas en flor” con la que me enganchó totalmente, no te desanimes, es el libro más grande que se haya escrito

  131. Me encataría leer este libro, el problema que hacerse con el significa un desembolso de casi 120 euros, y si luego no puedo con el o me resulta pesado me daria cabezazos contra la pared…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here