Grandes esperanzas – Charles Dickens

5
12546

Como en casi todas las novelas de Charles Dickens, en Grandes esperanzas tenemos personajes de caracteres muy marcados que se sumen en historias sinuosas y de innumerables variaciones. Sin embargo, en este libro hay un poso de tristeza que supera con mucho otras grandes obras del maestro inglés, que no era, precisamente, parco en dosis de amargura.

Grandes esperanzas nos narra la historia de Pip, un joven huérfano criado por una hermana feroz y por su marido, un herrero amable e inocente. Un día el muchacho recibe la invitación de la señora Havisham, una viuda excéntrica y solitaria, para que acuda a jugar a su desolada casa junto a su protegida, otra huérfana llamada Stella; Pip pronto se enamorará de ella, pero la señora Havisham ha educado a Stella en la frialdad más absoluta hacia el género masculino, por lo que Pip resuelve convertirse en un auténtico caballero para hacerse merecedor de sus favores. Un misterioso benefactor la dará la oportunidad de hacerlo, pero, como es de esperar, nada saldrá como el protagonista planea y la trama se enrevesará hasta extremos insospechados.

Al igual que en otras novelas de Dickens, el humor va de la mano con la crítica social y la causticidad; no hay en ella personajes malvados, o al menos no por completo, ya que en esta ocasión al autor le interesa resaltar los reveses que la vida depara a aquellos que no obran con honradez. Esta lección, quizá algo ramplona, pero no por ello menos auténtica, se impone como leitmotiv de la obra, haciendo así que no existan caracteres extremos (no tanto, al menos, como en otras novelas de Dickens como David Copperfield u Oliver Twist), sino que encontremos una cierta evolución psicológica en la mayoría de ellos, que pasan de una situación inicial bastante plana (en lo relativo a idiosincrasia y comportamiento) a un estadio final algo más complejo.

Es este hecho el que hace de Grandes esperanzas una novela amarga como pocas dentro de la producción del genio inglés. A pesar de que su desarrollo es apacible y, de hecho, los acontecimientos trágicos o crueles brillan por su ausencia, lo cierto es que el libro rezuma un regusto melancólico y el final, si bien esperanzador, no mueve a alegría ni por asomo. La maestría de Dickens se pone de manifiesto al construir una historia de superación y ascenso social que, paradójicamente, no hace más que revelar las miserias de casi todos los personajes y hundirlos bajo el peso de sus vicios y errores. Como casi siempre, serán los personajes de extracción más baja los que representan el lado amable del espíritu humano y los que tengan una cierta capacidad de redención para con los que les rodean, como es el caso de Joe o la joven Biddy, compañera de la infancia del protagonista. El resto, incluido el joven Pip, mostrarán el lado más voluble de la naturaleza humana, sucumbiendo a la influencia de diferentes elementos (dinero, poder, amor) que les sumen en la ignominia o, simplemente, les devastan hasta casi la destrucción.

Grandes esperanzas es una novela que suma a las características clásicas de Dickens una visión aún más cínica de la naturaleza humana; puede que no sea su obra más brutal, pero el poso de melancolía y amargura es tan profundo que hasta los personajes más histriónicos (Wemmick, por ejemplo; no se pierdan las escenas en casa con su padre) o las situaciones más pintorescas no dejan de llevar implícita una carga de tristeza bastante insólita. Encontrarán personalidades arquetípicas y rasgos marcados, pero no habrá personaje al que no rodee un aura de aflicción difícil de definir, pero sumamente fácil de percibir. Este libro es, sin duda, una de las mejores creaciones del genial inglés, y les aseguro que les deparará momentos de literatura inigualables. Sólo se echa en falta, en esta edición de Backlist, una traducción más moderna y una revisión más certera, ya que es una lástima que obras de este jaez se publiquen sin dedicarles la atención que se merecen.

Más de Charles Dickens:

5 Comentarios

  1. Buen análisis. Opino como tu, es una de las mejores novelas del genio inglés. De hecho junto a «David Copperfield» y «Casa desolada» mis novelas favoritas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here