Las némesis – Philip Roth

1
777

Las némesis - Philip RothLas némesis es el nombre genérico que esta edición de PRH utiliza para englobar cuatro de las últimas novelas de Philip Roth. La muerte o sus efectos sobre los seres humanos son los temas que cohesionan estas cuatro novelas, por otra lado independientes, que conforman una suerte de fresco sobre la finitud de nuestra especie y cómo nos enfrentamos a ese hecho. Como suele ocurrir en las obras de Roth, el entorno social y físico en el que se desarrollan los acontecimientos juega un papel crucial en el destino de sus protagonistas: algo que vemos muy claro en Indignación y, sobre todo, en Némesis, en las cuales la ambientación determina el devenir de unos personajes que no pueden escapar a prejuicios, costumbres, opiniones y miedos.

Para no mezclar el comentario de los cuatro textos, hablaremos brevemente de cada uno de ellos en diferentes epígrafes.

Elegía

Si bien las cuatro novelas que componen Las némesis tienen la muerte como elemento común, es en la primera de ellas, Elegía, donde lo hallamos en toda su crudeza. La vida y su acabamiento se muestran con un estilo pleno de belleza, de pasión por cada hecho cotidiano; pero el reverso inevitablemente oscuro acecha en todo momento, recordándonos lo frágil de nuestra existencia y lo efímero de nuestra plenitud.

El protagonista del texto es un hombre muerto ya, a cuya vida asistimos como espectadores merced a un omnisciente narrador que va mostrando distintas etapas de la vida de aquél. Ese hombre, lleno de vigor en su juventud y amante de los placeres, asiste a su desmoronamiento con una incredulidad dolorosa; el paso de los años le lleva al hospital varias veces, deteriorando su salud y llevándole a plantearse su mortalidad ante la evidente fragilidad de su cuerpo. Esa terrible asunción es el motivo central de una novela que nos enfrenta con el hecho desnudo del desmoronamiento que sufrimos a medida que envejecemos: un derrumbamiento no sólo físico, sino también psicológico, mental, casi ético. El título original en inglés de la obra, Everyman, da cuenta del carácter universal del tema que trata.

Roth muestra de manera descarnada el declive de un hombre que sólo ansía vivir, gozar, experimentar, soñar y contemplar; pero que, sin embargo, advierte con horror que, más allá de suelos y deseos, «solo existían nuestros cuerpos, hechos para vivir y morir». Un convencimiento que no por obvio se le hace más llevadero. La vejez se asocia aquí con el dolor, con la falta de energía, que el desvanecimiento de lo que nos hace humanos. Un aterrador texto que, sin embargo, también está teñido de esperanza en la fuerza del hombre para sobreponerse a su propio acabamiento.

Indignación

El caso de Indignación es la excepción dentro de este compendio de obras; aunque su narrador esté muerta y el lector conozca ese hecho desde el principio, en esta ocasión la presencia de la muerte es solo un complemento para ilustrar la historia de un obstinado muchacho judío que debe enfrentarse a los prejuicios morales de una pacata universidad del medio oeste estadounidense. Sus opiniones son libres y forjadas por el trabajo constante, de manera que la visión de una sociedad entera (la de Winesburg, lugar al que se traslada para completar sus estudios) dominada por unos escrúpulos morales retrógados e injustos le obliga a enfrentarse a sus compañeros, primero, y después a la dirección. La indignación del título sirve aquí como referencia acerca de la lucha entre el conservadurismo cerril y la libertad de elección; entre la visión reducida de las posibilidades de cada cual y la creencia en la diversidad.

La humillación

En La humillación el foco pasa de la propia muerte al miedo; miedo tanto a la propia desaparición como a las consecuencias de la vejez. Simon Axler, el protagonista, es un actor sexagenario que abandona su profesión debido a una falta de confianza en sus habilidades. Su relación con una mujer veinte años menor parece insuflarle vitalidad y despertar en él deseos que ni siquiera sabía que atesoraba, pero el desenlace le (nos) enfrentará a su propia debilidad.

La crudeza se esconde, en esta ocasión, en la fragilidad que entraña cualquier sentimiento, y en especial los de cariño hacia los congéneres. El amor se muestra aquí no como una tabla de salvación frente a las inevitables adversidades de toda existencia, sino como una amenaza para la estabilidad; lejos de ofrecer consuelo o seguridad, parece como si tan solo provocara dolor y resignación. Aunque Axler se aferre al sentimiento como un salvavidas, pronto comprende que la estabilidad no es otorgada por actores externos, sino solo por nosotros mismos; el amor de los demás (amor de cualquier tipo, ya sea romántico o familiar) no es suficiente para calmar las inquietudes que nos asaltan, de manera que debemos resolver nuestras dudas con nuestros propios medios.

Némesis

Aunque la muerte también constituye el eje sobre el que gira Némesis, en esta novela Roth pone su atención en la culpa que ésta puede provocar en una mente desconsolada. Bucky Cantor, un joven profesor de educación física que no puede alistarse en el ejército durante la Segunda Guerra Mundial, es testigo de un virulento brote de polio en el Nueva York de 1944. Algunos de los niños a su cargo se ven afectados por la enfermedad y Bucky se va convenciendo poco a poco de que tiene alguna especie de maldición a cuestas, ya que parece llevar la epidemia consigo allá donde va.

Ya el título nos pone sobre la pista de esa lucha interior que tiene el protagonista: una lucha absurda, cierto, puesto que es evidente (como el resto de personajes le hace notar) que él no tiene nada que ver con la magnitud de la epidemia. Sin embargo, Roth pone de manifiesto con una sutileza magistral la espiral de culpa en la que cae Bucky; sus miedos sobre su propia persona, sobre su futuro y sobre sus capacidades lo dominan hasta amalgamarse en un todo fantasmagórico, pero letal para el joven. La muerte toma aquí la forma de la culpa, del autoengaño y de la falta de confianza: elementos tan devastadores que pueden afectar la vida de múltiples personajes.

Las némesis es un libro que reúne algunos textos del mejor Roth, como son Elegía o Némesis, con otros de un nivel narrativo algo menor, como Indignación. A pesar de que el tema de la muerte sirva de hilo conductor, dos de las novelas son superiores en términos de calidad a las otras dos, marcando un evidente contraste. Sin embargo, todas ellas ofrecen una muestra de la maestría literaria del autor estadounidense, y pueden servir como «aperitivo» para otras de sus obras.

Más de Philip Roth:

1 COMENTARIO

  1. Absolutamente de acuerdo con esta crítica. «Elegía» y «Nemésis» son infinitamente superiores a «La humillación» (irregular y en mi opinión poco cerrada) e «Indignación» que llega a hacerse aburrida. Gracias por darnos sus útiles opiniones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí