Libertad – Jonathan Franzen

7
2385

Libertad - Jonathan FranzenDesde su publicación hace unos meses, se ha hablado de Libertad como la Gran Novela Norteamericana (así, con mayúsculas) y de Jonathan Franzen como un autor destinado a convertirse en el icono de las letras estadounidenses del siglo XXI. ¿Es así? Es difícil juzgar una novela como ésta sin la perspectiva del tiempo; lo que sí les puedo asegurar es que es una gran novela, con un gran trabajo narrativo y con un ambicioso objetivo, si bien está lejos de poder considerarse una obra maestra.

Franzen nos cuenta la historia de una familia de cuatro miembros a lo largo de las últimas décadas; con algunos saltos adelante y atrás en el tiempo, y centrándose en distintos personajes en las diversas partes en que se divide el texto, el autor consigue conformar un mosaico que va mostrando, de forma muy sutil, la personalidad e idiosincrasia de cada uno de los protagonistas; y, de paso, recorre también a través de la narración la historia reciente de Estados Unidos y muestra cómo han influido algunos acontecimientos en el modo de vida y en el pensamiento de esos personajes.

Libertad trata, fundamentalmente, del amor: el amor entre Walter y Patty, marido y mujer que atraviesan una profunda crisis que sirve como eje de la novela. Sin embargo, también podemos encontrar el amor en otro tipo de relaciones: el fraternal, entre sus hijos Joey y Jessica (inexistente, por otro lado); el pasional, como el que existe entre Patty y Richard, el mejor amigo de Walter; el racional, como es el de Connie, la novia de Joey; incluso el prohibido, como Walter tendrá ocasión de probar. Amores todos ellos muy bien llevados por Franzen, que sabe ahondar bien en los sentimientos de los personajes sin caer en el sentimentalismo facilón. Sin embargo, todos ellos resultan un tanto excesivos en otros ámbitos y facetas: véase el ejemplo de Connie, un personaje ciertamente conmovedor, pero llevado a un límite que bordea la caricatura; otro tanto sucede con Abigail, la hermana de Patty, o en ocasiones con el mismo Richard, personaje secundario pero de trascendental importancia para la historia.

Otro elemento muy bien elaborado a lo largo del libro es el referente al contexto. Sin centrarse en hechos concretos, o circunscribir las tramas a alguno, Franzen consigue ir tejiendo un tapiz en el que se refleja el impacto que los acontecimientos políticos de las últimas dos o tres décadas han tenido sobre la sociedad estadounidense. Las posiciones ideológicas de Walter y su hijo, por ejemplo, son antitéticas, pero en ningún momento constituyen un motivo de rivalidad (aunque sí de algún desencuentro); las intervenciones militares en Afganistán e Irak también tienen su papel en la trama de la novela, y de alguna manera todo ello va conformando una visión del mundo que, si bien no es decisiva en el carácter de los protagonistas, les influye siempre de un modo u otro.

Hasta aquí no hay casi nada que reprochar, como habrán observado: Libertad es una novela enjundiosa en su tratamiento de personajes, poco alambicada y con una mirada honesta al siempre complicado tema de los sentimientos. No obstante, sí que hay “algo” que no acaba de convencer: es difícil definirlo, ya que no es algo tangible, como pueda ser un estilo tosco o una trama absurda; es un componente más sutil, un poso que apenas se percibe. Puede ser un tono que, aunque no literalmente, peca de grandilocuente: como si el autor/narrador se supiese investido de una certeza absoluta a la hora de enfocar cada tema, de contar cada anécdota; en una novela que refleja una historia de incertidumbre (el amor complicado entre Walter y Patty), el hecho de que todo parezca grabado en piedra hace que la confianza del lector se resienta. Da la impresión de que el autor juega desde el convencimiento de que la única posible mirada sobre las pasiones es la suya, cuando es evidente que sus personajes, en muchas ocasiones, actúan guiándose por motivos irracionales y rozan el arquetipo más burdo (el ecologista, la estrella del rock, etc.).

Con todo y con eso, no es menos cierto que Libertad es una buena novela, cuya máxima virtud es profundizar en el sentimiento amoroso con la intención limpia de mostrar las dificultades que entraña. Hoy por hoy, ese empeño en sí ya es bastante meritorio.

Más de Jonathan Franzen:

7 Comentarios

  1. Buen análisis de Libertad. Coincido en que es una buena novela. No sé si la “gran novela americana”, no conozco suficiente la literatura de ese país para decirlo. Pero a mí me atrapó completamente, pese a su extensión, por el magnífico análisis de los personajes y sus contradicciones.
    Es cierto que algunos situaciones o personajes podrían acercarse a lo caricaturesco. Pero la habilidad narrativa de Franzen los hace creíbles. Además, ¿qué vida mirada tan de cerca no caería en la caricatura en algún momento?
    En cuanto a la grandilocuencia creo que, más que estar en la mente del autor, está en la mirada que cada uno de los personajes ofrece sobre sí mismo al situarse como centro de la historia y mirarla desde su prisma. Un libro muy recomendable.

  2. Conforme en lo esencial. Es una buena novela social, que describe una época concreta americana que va desde Vietnam hasta Afganistán e Irak, y en la que no se deja en el tintero ningún tema actual importante: religión, educación, política internacional, capitalismo, consumo, medio ambiente, política nacional, lealtad, relaciones familiares, amistad, matrimonio……………
    Pienso que el defecto del libro no es el que dices, el de la grandilocuencia del autor, al fin y al cabo como autor crea los personajes a su antojo y les da la perspectiva que más le apetece. En mi opinión considero que es un libro demasiado”elaborado”, redactado milimétricamente, donde falta algo más de espontaneidad, naturalidad, sencillez.. Los temas están tan elaborados que a veces exceden al argumento. El argumento en si no debería pasar de 300 páginas, pero se alarga hasta más del doble en su afán de abarcar exhaustivamente demasiados temas colaterales.

  3. Es cierto que hay una obsesión con eso de la gran novela americana. Creo que Franzen contribuye con Libertad a poner una pieza más del enorme mosaico de la cultura y la política de EEUU, y la cruza con la historia de personajes bastante bien construidos. Es un gran aporte a la novela social, algo que tambien se puede ver en Roth (La mancha Humana, Me case con un Comunista, dos trabajos fundamentales para entender el EEUU desde los años `50 en adelante)

  4. Es normal que una novela de Frazen tenga los defectos que tú has planteado en este crítica, ya que Frazen en realidad es un escritor que peca bastante de egocéntrico.
    Por otra parte, siempre me ha parecido sospechoso esa obsesión de siempre escribir “la gran novela americana” que normalmente se traducen en tochos donde el novelista se extiende y aburre sobre un tema que hubiera podido resumirse en un relato de 50 páginas.

  5. Felicidades y gracias.
    Es la crítica más sustanciosa y profunda que he leído ultimamente, y que contribuye generosamente a mi decisión de abordarla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here