Lo que arraiga en el hueso – Robertson Davies

3
1406

Lo que arraiga en el hueso - Robertson DaviesSi con “Ángeles rebeldes” Robertson Davies nos introducía en el fascinante e inmisericorde universo de los cenáculos universitarios, en “Lo que arraiga en el hueso”, segunda parte de su Trilogía de Cornish, opta por dar un paso atrás en el tiempo para narrar la vida y milagros de Francis Cornish, protagonista indiscutible de este libro e indirecto del primero, como recordarán.

Como ya ocurría en su Trilogía de Deptford, el escritor canadiense utiliza personajes y circunstancias para remontarse en el tiempo, aprovechando para iluminar ciertos aspectos de la personalidad de alguna de sus creaciones, o bien para poner en primer plano acontecimientos que tendrán una importancia capital en el devenir del conjunto narrativo. En este caso, Francis Cornish vuelve a la vida para convertirse en centro de una novela plagada, como es habitual en Davies, de intelectualismo, sabiduría y aventuras, todo ello mezclado con una prosa directa y hermosa, sin demasiadas concesiones a la poesía, pero eficaz como pocas. En esta ocasión, el autor introduce un recurso insólito para mostrar la historia de Cornish sin tener que remontarse directamente al pasado: su daimon Maimas y un ángel llamado Zadkiel evocan las peripecias del humano al que velan, formando así la narración que nosotros leemos.

Sí, sí, como lo oyen. Ángeles contando cuentos. Si no fuese porque, en realidad, ese detalle apenas tiene importancia para el desarrollo de la trama, cualquiera podría echarse las manos a la cabeza, y con razón. Porque el recurso de echar mano de un narrador externo para contar una historia es tan viejo como el tiempo, e incluso se han utilizado narradores de todo tipo y condición (hasta muertos), pero en este caso esa opción es tan inverosímil, tan absurda, tan superflua, que casi podría uno avergonzarse de Davies como escritor. No sólo por el hecho de utilizar a esos dos entes como observadores, sino porque su inclusión no aporta nada al texto: se limitan a comentar las acciones de Cornish desde una posición que podríamos calificar —de forma benévola— como inocente y banal; sus apariciones en ciertos momentos de la narración son anodinas, exasperantes y no introducen elementos que puedan enriquecer la historia, o bien interpretarla. Parece mentira que un autor como Davies, que tan bien urde la trama y sabe hilvanarla con la sucesión de acciones de sus personajes, haya errado de manera tan clamorosa en este libro.

Afortunadamente, si el lector obvia las apariciones estelares (quizás nunca mejor dicho) de estos dos seres se encontrará con una novela muy hermosa que muestra de forma contundente la historia de un hombre hecho a sí mismo por medio de su inteligencia y perseverancia. El personaje de Francis Cornish va cobrando una entidad inusitada conforme avanza el texto, y hacia la mitad del libro su periplo artístico y vital se convierte en una auténtica metáfora del esfuerzo humano por la superación personal y en un bello canto al poder del ideal creador. Con su estilo vigoroso y sugerente, Robertson Davies construye una figura casi heroica, aunque aquejada de debilidades, que se sobrepone en muchas ocasiones a un destino que parece ineludible para construirse un porvenir brillante a base de ingenio e inteligencia. Es destacable, sobre todo, la parte que se dedica a la formación como restaurador del joven Cornish, en la que a la habitual capacidad del autor para la aportación de una gran cantidad de detalles sobre algún tema concreto se une, en esta ocasión, la sensibilidad que muestra para narrar las relaciones humanas y su infinidad de matices. Y no hay que olvidar las digresiones de los diferentes personajes (en especial las de su meister Tancred Saraceni, una de las creaciones más brillantes salidas de la pluma de Davies) acerca del mundo del arte y las pasiones y teorías que desata.

“Lo que arraiga en el hueso” es una muy digna segunda entrega para la Trilogía de Cornish; no está a la altura de “Ángeles rebeldes” en cuanto a composición, aunque la trama sea mucho más colorista y alambicada. Con todo, uno ya ha expresado su admiración por la capacidad novelística de Robertson Davies y este libro sólo corrobora esa impresión. Sólo cabe esperar que aparezca lo más pronto posible la tercera entrega.

Más de Robertson Davies:

3 Comentarios

  1. […] Lo que arraiga en el hueso en Solodelibros.com […]

  2. He ojeado unas cuantas veces este libro y he leido alguna crítica elogiosa. De todas ellas, me quedo con la tuya ya que parece más ecuánime que el resto.

    Un saludo.

  3. Sí, a mí también me dieron un poco de vergüenza ajena las apariciones de los ángeles narradores y no fue lo único: La estampa navideña y falsísima que abre el libro, la relación de Cornish con el éfebo (que está explicada con el culo) y la muerte también dejan que desear. De todas formas está claro que a Davies le iba contar historias estrafalarias al modo de Dickens, como en “El quinto en discordia”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here