La señora Lirriper – Charles Dickens

1
765

La señora Lirriper - Charles DickensAntes de nada, hay que aclarar al lector desprevenido que La señora Lirriper es una colección de relatos que giran en torno a los habitantes de una pensión londinense y están escritos por varios autores (no solo por Charles Dickens); estas historias se publicaron en el semanario All the Year Round, fundado por Dickens en el año 1859, por un periodo de casi dos años. El personaje principal fue ideado por el maestro inglés, que invitó a otros escritores amigos —Elizabeth Gaskell entre otros— a concebir relatos basados en ella para completar ese universo íntimo, pero proceloso.

La señora Emma Lirriper decide poner una pensión para sufragar las deudas que deja su esposo al morir. Honrada y charlatana, la buena señora acoge en sus habitaciones a un nutrido grupo de huéspedes, algunos de los cuales serán actores (o narradores) de historias que van desde el humor al más puro misterio. Con el único hilo conductor de que sus protagonistas se alojen en la casa de la señora Lirriper, estos relatos ofrecen algunos momentos deliciosos, asistiendo a tramas tan originales como complejas.

Precisamente esa ausencia de cohesión interna (comprenderán que el mero hecho de ser huéspedes de la misma patrona apenas si reviste importancia), unida a la obvia circunstancia de la diversidad de estilos literarios, es lo que resta entidad al libro. La variedad de voces siempre es sinónimo de multiplicidad de estilos, lo cual puede llegar a ser enriquecedor desde el punto de vista de la calidad literaria; no obstante, en este caso hace que el volumen pierda intensidad ante la evidente discordancia y calidad de todas ellas. Mientras que el genio de Dickens se hace patente en el primero de los relatos («De cómo la señora Lirriper sacó adelante el negocio»), construyendo con unas cuantas frases un protagonista antológico como solo él podría hacer, otros personajes son inanes y ramplones, incapaces de interesar al lector por sus vivencias, no digamos ya de fijarse en su recuerdo; es el caso de «De cómo el segundo piso tuvo un perro», escrito por Edmund Yates, o de «Otra antigua huésped relata ciertos pasajes a su marido», de Hesba Stretton. Estos dos relatos, y algunos más, ciertamente ofrecen una calidad que dista mucho de la de los textos del creador de la obra, quedando en meras aproximaciones narrativas a un conjunto que podría haber dado mucho más de sí.

Y es que el propio personaje de la señora Lirriper y todo su entorno son creaciones que constituyen una fuente casi inagotable de anécdotas, pero que en esta colección apenas tienen importancia, limitándose a quedar como elemento de cohesión. Las tramas, si bien dispares, suelen caer en el tópico (historias de amor muy costumbristas; relatos de fantasmas con palmarios convencionalismos), haciendo así que el conjunto del volumen se vea lastrado por sus componentes más débiles. Si el mismo Dickens o Elizabeth Gaskell consiguen extraer de unas simples anécdotas unas historias de cierta entidad (obras menores, quizá, pero siempre tocadas por ese genio que ostentan los grandes autores), la práctica totalidad de sus compañeros de escritura apenas se alejan de los clichés y la ramplonería para idear unos relatos que podrían pertenecer a cualquier antología de segunda fila. Estas diferencias, tanto de estilo como de interés, son tan palpables que la lectura se ve irremediablemente lastrada por ellas, convirtiendo el libro en un mero entretenimiento de tarde invierno, cuando podría haber dado mucho más de sí.

En pocas palabras habría que afirmar que La señora Lirriper es una obra menor: no tanto por un trasfondo sin duda prometedor, sino por la ejecución de unos autores que sin duda no estaban a la altura del proyecto y que desdoran aquellos textos que sí que ofrecen al lector una grata lectura.

Más de Charles Dickens:

1 Comentario

  1. Gracias a su reseña tengo conocimiento de esta obra , he leído algunas novelas suyas por ejemplo «Historia de do ciudades «, entre otras recién tengo conocimiento de este libro La señora Lirriper , gracias por su informe. Si a Elisabhet Gaskell, Cuentos Góticos .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here